El Verdadero Musulmán Ayuda Al Deudor A Aliviar Su Carga

El verdadero musulmán es tolerante, de buen trato y amable. Él se apresura en ayudar al deudor para aliviar su carga, como el Corán le pide: 

{Y si quien os debe atraviesa una situación estrecha, concededle un nuevo plazo hasta que esté en condición de saldar la deuda…} [2:280] 

El Islam quiere que el musulmán sea un ser humano antes que un acreedor. Por eso si él sabe que su hermano deudor está atravesando un momento difícil, reconoce su situación y le tiene consideración. Él pospone la fecha de pago hasta que su hermano pueda pagar la deuda, o le perdona parte de ella. Haciendo esto, está obedeciendo las órdenes de su Señor y está realizando un acto virtuoso que lo salvará de las desgracias del Día de la Resurrección, por eso estará bajo la sombra del Trono de Allah, el más Poderoso. 

Abû Qatâdah (R) dijo: 

Escuché decir al Mensajero de Allah (B y P): "Quien desee que Allah lo salve del sufrimiento del Día de la Resurrección, que alivie la situación de su deudor[1] o que le condone toda o parte de la deuda".[2] 

Abû Hurairah (R) dijo: 

El Mensajero de Allah (B y P) dijo: "A quien le posterga la fecha de vencimiento del pago de la deuda a un deudor, o le perdona parte de la deuda, Allah lo cobijará bajo la sombra de Su Trono el Día de la Resurrección. Y ese día no habrá más sombra que la Suya".[3] 

Hay muchos Aĥâdîz que tratan este tema, y todos confirman que tenerle consideración al deudor debido a su situación es muy bien visto por Allah. Por ello se encontrará registrado en el registro de sus buenos actos, y Allah el más Generoso lo compensará por perdonar la deuda de su hermano dándole algo mejor. Será salvado de los terribles eventos del día en que toda la humanidad sea resucitada para encontrarse con el Señor de los mundos. 

Abû Hurairah (R) dijo: 

El Mensajero de Allah (B y P) dijo: "Había un hombre que solía vender dándole un plazo al comprador. Y les decía a sus empleados: Si encontráis a un deudor en dificultades, condonadle la deuda para que Allah así nos perdone. Y así fue, cuando se encontró con Allah lo perdonó".[4] 

Abû Mas‘ûd Al Badri (R) dijo: 

El Mensajero de Allah (B y P) dijo: "Un hombre que vivió antes que vosotros fue llamado para rendir cuentas, y ningún acto bueno se encontró en su registro salvo que él comerciaba con las personas, y era rico, y les decía a sus empleados que perdonaran a los deudores que estaban en dificultades. Entonces Allah, glorificado sea, dijo: Nosotros somos más generosos que él. Que sea perdonado pues".[5] 

Ĥudhaifah (R) dijo: 

Allah llamó a rendir cuentas a uno de Sus siervos a quienes Él les había dado riquezas, y le preguntó: ‘¿Qué has hecho en la vida mundanal?’ Él, y nadie Le puede ocultar nada a Allah, dijo: ¡Oh, mi Señor! Me diste riquezas, y por eso comerciaba con la gente. Era mi costumbre ser indulgente con el que podía pagar su deuda, y le daba más plazo al que estaba en dificultades. Allah dijo: ‘Yo soy más generoso que tú. Que Mi siervo sea perdonado, pues’. ‘Uqbah Ibn ‘Âmir y Abû Mas‘ûd Al Ansâri dijeron: Escuchamos algo así de la boca del Mensajero de Allah (B y P).[6].


[1] Es decir, posponiendo el vencimiento del pago de la deuda, si es a él a quien se le debe, o pagándola por él [El autor]
[2] Transmitido por Muslim
[3] Transmitido por At Tirmidhi, que dijo: es un Ĥadîz Ĥasan Saĥîĥ
[4] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[5] Transmitido por Muslim
[6] Transmitido por Muslim

Se encuentra usted aquí