El Verdadero Musulmán No Oprime A Nadie

A tal magnitud es que el musulmán se adhiere a la justicia, que también rechaza la opresión (el Dhulm), porque la opresión es la oscuridad (Dhulumât) en que el opresor se pierde, como el Profeta (B y P) explicó: 

"Manteneos alejados de la opresión, porque la opresión será oscuridad el Día del Juicio".[1] 

El siguiente Ĥadîz Qudsi expresa definitiva y elocuentemente la prohibición de Allah respecto a la opresión (o la injusticia) que no deja ningún lugar a tal transgresión: 

"¡Oh, siervos Míos! Yo Me he prohibido la opresión a Mí mismo y la he prohibido entre vosotros. No os oprimáis, pues, entre vosotros".[2] 

La opresión (o la injusticia) es algo que Allah se ha prohibido para Él mismo, y Él es el Creador, el Soberano, el más Santo, el Exaltado, el más Poderoso, el Omnipotente, el Dominante ¡Alabado sea! Y Él también la ha prohibido para Sus siervos. ¿Cómo puede ser entonces aceptable que la opresión provenga de un musulmán que está aferrado al Islam? 

"El musulmán es hermano de otro musulmán: él no lo oprime ni lo desampara cuando está siendo víctima de la opresión. Quienquiera que ayude a su hermano, Allah lo ayudará. Quien alivie a su hermano de alguna pena, Allah lo aliviará de alguna pena en el Día de la Resurrección. Quien oculte las faltas de un musulmán, Allah lo cubrirá en el Día de la Resurrección".[3] 

El Profeta (B y P) no se limitó a prohibir la opresión, aunque ésta es inadmisible en el verdadero musulmán, sino que le prohibió al musulmán que abandonara a su hermano oprimido, porque abandonarlo es en sí mismo un acto de severa opresión. Entonces él estimuló al musulmán para satisfacer las necesidades de su hermano, apartarlo del dolor y ocultar sus faltas, como si estuviera sugiriendo que el abandonar éstas buenas acciones es considerado opresión y rechazo a los deberes de hermandad que ligan a los musulmanes. 

Nosotros hemos visto como el Islam ordena que se haga justicia absoluta y que ésta no sea influenciada por el amor, el odio, los deseos o los vínculos de sangre, y como también prohíbe la opresión en cualquiera de sus formas. Esto significa que la justicia sea aplicada a todas las personas, y que la opresión debe evitarse, incluso en el caso de los que no son musulmanes. Allah ha ordenado la justicia y el trato justo, y ha prohibido la opresión y el mal a cualquier persona: 

{Allah no os prohíbe ser benevolentes y equitativos con quienes no os han combatido por causa de la religión ni os han expulsado de vuestros hogares, pues ciertamente Allah ama a los justos.} [60:8]


[1] Transmitido por Muslim
[2] Transmitido por Muslim
[3] Transmitido por Al Bujâri

Se encuentra usted aquí