El Verdadero Musulmán Es Dócil Con La Gente, No Duro

El verdadero musulmán es amable con las personas, y no es una persona complicada y difícil, pues el creyente trata de facilitarle las cosas a la gente. Esto es lo que Allah quiere para Sus siervos: 

{Allah desea facilitaros las cosas y no dificultároslas...} [2:185] 

Por consiguiente, el Profeta (B y P) estimuló a que los musulmanes faciliten las cosas y les prohibió hacerlas difíciles: 

"Enseñad, facilitad las cosas y no las hagáis difíciles. Y si cualquiera de vosotros se enfada que guarde silencio"[1] 

Sólo quiere dificultar y complicar las cosas la persona que es torcida y mala, y a quien le falta educación. A la persona sincera cuya educación islámica es buena no le gusta las dificultades y las complicaciones, y no se priva de hacer algo que beneficie a los demás. Él sigue el ejemplo del Profeta (B y P) como lo ha informado ‘Â'ishah (R): 

‘El Mensajero de Allah (B y P) siempre que se enfrentaba con dos alternativas optaba por la más fácil de las dos, mientras no fuera ilícita, pues de ser así él era quien más se alejaba de ella. Y el Mensajero de Allah (B y P) nunca se vengó por algo que le hicieron a él, sino que lo hacía cuando los límites impuestos por Allah eran transgredidos, entonces él se vengaba por la causa de Allah’.[2] 

El Profeta (B y P) entendió la debilidad de las personas y sus diferentes niveles y potenciales para la paciencia y la excelencia moral. Él supo que sólo lo bueno para ellos era lo fácil, y que nada los aplazaba o los hería más que dificultarles las cosas. Así que él escogía la alternativa más fácil, siempre dentro de los límites de la Sharî‘ah, y este proceder fue un estilo de vida para los musulmanes, para que ellos estén libres de las cargas de hacer demasiado difíciles las cosas.


[1] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad
[2] Transmitido por Al Bujâri y Muslim

Se encuentra usted aquí