El Verdadero Musulmán No Conversa Privadamente Con Una Persona Cuando Hay Una Tercera Presente

El musulmán que entiende su religión considera y respeta los sentimientos de los demás y evita lastimarlos. Por consiguiente, él tiene buenos modales cuando les habla, y entre estos encontramos que no habla privadamente con alguien cuando una tercera persona está presente. Éste es uno de los más importantes modales que infunde el Islam en sus seguidores, como se declara en el Ĥadîz de Ibn Mas‘ûd (R) en el que el Profeta (B y P) dijo: 

"Si hay tres personas dos no deben conversar privadamente excluyendo a la tercera, hasta que más personas se unan a ellos, porque pueden entristecerlo".[1] 

El musulmán que conoce las enseñanzas islámicas, y éstas le han dado criterio, sensibilidad y buenos modales, evita susurrar y conversar privadamente cuando él está en un grupo de no más de tres personas. Él tiene el cuidado de no herir los sentimientos de la tercera persona, para que no se sienta excluida y ofendida. Si hay una necesidad urgente para conversar privadamente, entonces ellos deben pedirle permiso a la tercera persona, hablar brevemente y luego disculparse. 

Los Saĥâbah cuyas vidas y modales eran la implementación de las enseñanzas del Islam, nunca ignoraron estos temas sensibles en sus relaciones con las personas. Esto se ve reflejado en muchos relatos que describen su respeto cuidadoso por los sentimientos humanos. Un ejemplo de esto lo encontramos en lo que informó el Imâm Mâlik en Al Muatta' de ‘Abdullah Ibn Dinar, quien dijo: 

Estaba con Ibn ‘Umar en la casa de Jâlid Ibn ‘Uqbah que estaba ubicada en el mercado cuando un hombre vino para hablarle (a Ibn ‘Umar) en privado. Yo era el único presente, entonces Ibn ‘Umar llamó a otro hombre para que nuestro número sea de cuatro. Después me dijo a mí y al que recién había venido: Apartaos un poco, porque escuché al Mensajero de Allah (B y P) decir: "Dos no deben conversar privadamente excluyendo a un tercero". 

Ibn ‘Umar no quiso escuchar al hombre que había entrado de repente para conversar con él en privado, porque sabía que había una tercera persona presente cuyos sentimientos podrían verse heridos si le pedía a él solo que se apartase. Él esperó que haya un cuarto hombre para conversar en privado con el que se lo había solicitado, entonces les explicó que ésta era la Sunnah del Profeta (B y P), y les comentó el Ĥadîz correspondiente, recordándoles a los musulmanes que éste es el procedimiento adecuado cuando se encuentran en tales situaciones, respetando así los sentimientos de las personas y siguiendo la Sunnah del Profeta (B y P).


[1] Transmitido por Al Bujâri y Muslim

Se encuentra usted aquí