El Verdadero Musulmán Tiene Sentido Del Humor

El musulmán tiene un buen sentido del humor que hace que las personas lo quieran. Él se mezcla y bromea con ellos cuando es apropiado hacerlo, sin sobrepasarse o decir algo perjudicial. Por otra parte, cuando es serio no se sobrepasa siendo áspero. Su humor está dentro de los límites de la tolerancia islámica, y no va más allá de los límites de la verdad. Éste es el ejemplo del Profeta (B y P) y de los Saĥâbah en sus chistes y humor. Se informa que los Saĥâbah le dijeron al Profeta (B y P): Tú bromea con nosotros. Y él dijo: "Pero nunca miento".[1]

El Profeta (B y P) solía hacer bromas, pero nunca decía mentiras en sus chistes. Los Saĥâbah tomaron el mismo ejemplo en el humor. Hay muchos registros sobre los chistes intercambiados entre el Profeta (B y P) y los Saĥâbah. Entre las historias relatadas en los libros de Ĥadîz y Sîrah encontramos que el Profeta (B y P) solía bromear con el hijo pequeño de un Saĥâbah, un niño llamado Abû ‘Umair quien tenía un pequeño pajarito con el que jugaba. Un día vio al niño triste, y le preguntó: "¿Por qué veo a Abû ‘Umair tan triste?" Los Saĥâbah le dijeron: El Nugar[2] con el que jugaba ha muerto,¡Oh, Mensajero de Allah!. Entonces el Profeta (B y P) le empezó a decir en broma suavemente: "¡Oh, Abû ‘Umair! ¿Qué le pasó al Nugair?"[3] 

Un hombre le pidió al Profeta (B y P) un animal para montar. El Profeta (B y P) graciosamente le dijo: "Te daré la cría de una camella para que la montes". El hombre dijo: "¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Qué puedo hacer con la cría de una camella? El Profeta (B y P) dijo: "¿Acaso los camellos para montar no nacen de una camella?"[4] 

El Imâm Aĥmad informó de Anas (R) que había un beduino cuyo nombre era Zâhir. Él solía regalarle cosas del desierto al Profeta (B y P), y el Profeta (B y P) le proporcionaba lo que necesitaba. El Profeta (B y P) dijo: "Zâhir es nuestro hombre del desierto, y nosotros somos sus amigos de la ciudad." El Profeta (B y P) lo quería mucho, pero él era un hombre duro. Un día el Profeta (B y P) lo fue a ver mientras estaba vendiendo unas mercaderías. Él lo abrazó por detrás y el hombre no podía verlo, entonces dijo: ¡Déjame! ¿Quién eres? Entonces se dio vuelta y reconoció al Profeta (B y P), entonces el Profeta (B y P) empezó a decir: "¿Quién comprará a este esclavo?" Zâhir dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! No encontrarás a nadie que me compre. Entonces el Profeta (B y P) le dijo: "Pero ante Allah eres valioso". 

Una anciana vino al Profeta (B y P) y le preguntó: ¡Oh, Mensajero de Allah! Pídele a Allah que yo sea de los moradores del Paraíso. Él le dijo graciosamente: "¡Oh, madre de fulano! Ninguna mujer vieja entrará en el Paraíso". Entonces la mujer se fue llorando, y el Profeta (B y P) dijo: "Decidle que no entrará en el Paraíso como una mujer vieja, porque Allah dice: {Ciertamente hemos creado a las huríes asombrosamente. Las hemos hecho vírgenes, afectuosas [con sus maridos] y siempre con la misma edad.} [56:35-37]"[5] 

Un Ĥadîz que refleja el sentido de humor del Profeta y de la sana diversión es el informe de Aĥmad de ‘Â'ishah (R), quién dijo: Acompañé en un viaje al Profeta (B y P). En ese momento yo era una muchacha joven y estaba bastante delgada. El Profeta (B y P) le dijo a la gente: "Adelantaos" Y ellos se adelantaron. Entonces me dijo: "Hagamos una carrera". Yo corrí con él, y le gané. Él dejó el asunto sin decir nada hasta que subí de peso. Luego lo acompañé en otro viaje y le dijo a la gente: "Adelantaos" Y ellos se adelantaron. Entonces me dijo: "Hagamos una carrera". Yo corrí con él, y me ganó. Luego empezó a reírse, y dijo: "Esto es por lo de aquel día". 

Los Saĥâbah no vieron nada malo en bromear o divertirse, porque vieron al Profeta (B y P), su líder y maestro, de vez en cuando hacerlo. Las historias agradables sobre el sentido de humor que tenían reflejan la forma de ser de la primera sociedad islámica, alejada de la estrechez y de la oscuridad. 

En Al Adab Al Mufrad, Al Bujâri relata de Bakr Ibn ‘Abdullah lo siguiente: Los Compañeros del Profeta (B y P) solían tirarse las cáscaras de melón entre sí, pero cuando había algún asunto importante eran hombres serios. 

Esto es algo moderado, un humor aceptable dentro de los límites del Islam que no va más allá de los límites de la verdad ni disminuye la masculinidad de la persona. Más bien, sirve para refrescar los corazones y las mentes de los individuos. 

Un ejemplo del sentido del humor de los Saĥâbah que hizo reír al Profeta (B y P), es el relato dado por el Imâm Aĥmad de Umm Salamah (R). Abû Bakr (R) fue a hacer negocios a Busra, y con él estaba Nu‘aimân y Suaibit Ibn Ĥarmalah (R), los dos habían estado presentes en Badr. Suaibit estaba encargado de cocinar durante el viaje, y Nu‘aimân le dijo: Dame de comer. Y Suaibit le contestó: No, hasta que venga Abû Bakr. Nu‘aimân era una persona con sentido de humor, entonces fue a decirles a algunas personas que llevaban el ganado con ellos: ¿Quién de vosotros me comprará un esclavo árabe fornido? Ellos dijeron: Nosotros lo haremos. Él les dijo: Sabed que tiene una boca grande, y puede decirle que es un hombre libre. Si eso es una complicación para vosotros entonces olvidaos del asunto, y no me causéis problemas. Ellos dijeron: Ningún problema, nosotros lo compraremos. Entonces lo compraron pagando diez camellas jóvenes. Nu‘aimân volvió con los animales, y les dijo a las personas: Allí está. Suaibit dijo: Yo soy un hombre libre. Y ellos dijeron: Él ya nos ha dicho todo sobre ti. Y le pusieron una soga alrededor de su cuello. Luego vino Abû Bakr, y le informaron lo que había pasado. Entonces él y sus compañeros devolvieron los animales y regresaron con Suaibit. Luego le dijeron al Profeta (B y P) lo que había pasado, y él y sus Saĥâbah se rieron de la historia durante un tiempo. 

Esto es una indicación clara junto a otros relatos similares del sentido de humor que el Islam quiere que sus seguidores tengan. Estas cualidades hacen que una persona sea más querida y le permitirá ganarse los corazones de las personas. Y ninguno necesita más de tales características que el musulmán que invita a otros al Islam.


[1] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad
[2] Nugar: Nombre de un pájaro pequeño semejante al gorrión. [Autor]
[3] Nugair: Diminutivo de Nugar. [Autor] En el idioma árabe, éste es un juego de palabras, debido a la rima que hay entre el nombre del niño y el del pajarito. [Traductor] Esta historia se encuentra en Ĥaiâh As Saĥâbah, 3/149
[4] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad
[5] Transmitido por At Tirmidhi. Es un Ĥadîz Ĥasan debido a la existencia de informes que lo corroboran

Se encuentra usted aquí