El Verdadero Musulmán Mantiene Los Lazos De Parentesco Aunque Sus Parientes No Lo Hagan

El verdadero musulmán mantiene los lazos de parentesco aun cuando sus parientes no lo hacen, porque el que mantiene los lazos de parentesco lo hace exclusivamente por Allah y en adhesión a las enseñanzas islámicas más elevadas, y no espera ser tratado igualmente por sus parientes. 

Él siempre mantiene los lazos de parentesco, al margen de si sus familiares hacen lo mismo o no. Se relaciona con sus parientes de la manera que el Islam quiere que sea. El Profeta (B y P) reforzó este significado del verdadero musulmán cuando dijo: 

"El que mantiene una relación con sus parientes porque ellos también mantienen una relación con él no está verdaderamente manteniendo los lazos de parentesco. El que verdaderamente mantiene los lazos de parentesco es el que lo hace cuando ellos rompen la relación con él".[1] 

El Profeta (B y P) aconsejó reforzar la actitud de bondad, paciencia, perdón y tolerancia en los corazones de las persona que están intentando mantener los lazos pero reciben sólo rechazo y mal trato a cambio. Él declaró que Allah está con quienquiera que busca tratar bien a sus parientes pero no recibe un trato recíproco, y describió un cuadro aterrador del pecado que cometen aquellos que se niegan a los actos buenos y no mantienen unidos los lazos de parentesco. 

Un hombre le dijo al Profeta (B y P): ¡Oh, Mensajero de Allah! Tengo parientes con los cuales intento mantenerme relacionado pero ellos no quieren; yo los trato bien pero ellos me rechazan; yo soy paciente y amable con ellos pero ellos me insultan. El Profeta (B y P) dijo: "Si es como tú dices, entonces es como si estuvieses poniendo polvo caliente en sus bocas. Allah continuará protegiéndote siempre que continúes haciéndolo".[2] 

Observad cómo Allah extiende Su apoyo y ayuda al que soporta el mal trato de sus parientes en contestación a sus esfuerzos por mantener unidos sus lazos con ellos. Allah llena su corazón con paciencia para sobrellevar el abuso, y le da fuerza para que siga con su noble actitud. El Profeta (B y P) asemeja el pecado de aquellos con el dolor de comer polvo caliente, como castigo por su abuso y maltrato a esta persona de buen corazón y generosa, que sólo busca hacer lo que es correcto. 

El verdadero musulmán mantiene unidos los lazos de parentesco en cada caso, siempre buscando obtener la complacencia de su Señor, pasando por alto los insultos y los malos comportamientos que ocasionalmente ocurren entre los parientes, y negándose a embrollarse en los problemas pequeños y triviales que ocupan las mentes estrechas, y hacen que las personas se enfaden. El verdadero musulmán sabe bien que los asuntos pequeños no deben afectar su relación con sus parientes. Él recuerda las palabras del Profeta (B y P): 

"El lazo de parentesco (Raĥim) está suspendido del trono de Allah, y dice: A quien me respete Allah lo protegerá, y a quien me corte Allah lo abandonará".[3]


[1] Transmitido por Al Bujâri
[2] Transmitido por Muslim
[3] Transmitido por Al Bujâri y Muslim

Se encuentra usted aquí