El Verdadero Musulmán Infunde A Sus Hijos Buenos Modales

Cuando los corazones de los hijos están llenos de alegría y bondad, el padre puede llevarlos entonces al adecuado nivel moral y a las nobles virtudes humanas. Él les inculca los buenos modales como querer a otros, ayudar al débil, ser amable con los parientes, respetar a los ancianos, ser misericordioso con los niños, hacer el bien alegremente y esforzarse por extender la justicia entre las personas. El hombre que dijo lo siguiente tenía razón: ‘La rectitud viene de Allah y los buenos modales de los padres’.[1]

El padre musulmán inteligente entiende la psicología de sus hijos y sabe como inculcarles sabiduría y buenos modales, usando los métodos más apropiados, como darles un buen ejemplo, tratarlos bien, mostrarles misericordia, humildad, amor, interés, estímulo, bondad, consejo, corrección y guía. Él es indulgente hacia ellos sin ser débil, y es estricto sin ser cruel. Así los hijos crecerán en una atmósfera de cuidado, compasión y afecto. Ello puede producir sólo hijos fieles y virtuosos cuyas personalidades son fuertes, y están deseosos de dar y de sobrellevar sus responsabilidades. Ésta es la norma para las familias que crían a sus hijos según los principios islámicos y según las enseñanzas del Corán: 

{Nuestra religión es la de Allah. ¿Y qué mejor religión que la de Allah?...} [2:138]


[1] Ver Al Adab Al Mufrad de Al Bujâri, Pág. 92

Se encuentra usted aquí