El Verdadero Musulmán Utiliza Los Métodos Más Apropiados Para Formar A Los Hijos

El verdadero padre, y me refiero al padre y a la madre, entiende la psicología de su hijo y sabe tratarlos, usando el mejor y más eficaz método para formarlos. 

Él se hace amar y se acerca a ellos, según la edad que tengan, jugando con ellos, elogiándolos, haciendo bromas, utilizando palabras cariñosas y haciéndolos felices. Así ellos lo amarán, y aceptarán de buen grado sus obligaciones. Cuando ellos le obedezcan, lo harán de corazón, y hay una gran diferencia entre la obediencia que está basada en el amor, respeto y confianza, y la que está basada en la violencia y la crueldad. La primera es la obediencia duradera, mientras que esta última es poco profunda y sin base, y desaparecerá rápidamente cuando la violencia alcance niveles extremos. 

Algunas personas piensan que si el padre se rebaja al nivel de sus hijos y actúa estrechamente con ellos, esto hará disminuir su posición de padre ante ellos y se desmerecerán sus esfuerzos. Pero nada puede estar tan lejos de la verdad, debido a que este tipo de acercamiento es el método más eficaz para criar a los hijos adecuadamente, y es aconsejado por los expertos modernos. También es el método utilizado por el Profeta (B y P) hace aproximadamente mil cuatrocientos años. Él claramente lo demostró con sus palabras y actos. 

El Profeta (B y P) alineaba a ‘Abdullah, ‘Ubaidullah y Kuzaiir, todos ellos hijos de Al ‘Abbâs (R), y les decía: "Aquel que me alcance primero obtendrá tal y tal cosa". Entonces ellos corrían hacia él y saltaban en su espalda y pecho, besándolo.[1] 

Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad, y At Tabarâni informaron de Abû Hurairah que el Profeta (B y P) tomó la mano de Al Ĥasan o Al Ĥusain (sus nietos), luego puso sus pies encima de los suyos y le dijo: "Trepa". 

Hay una clara demostración del corazón del gran educador (B y P), al ver cómo llevaba a Al Ĥasan y Al Ĥusain, tratándolos con amor y consideración, estableciendo así un ejemplo para los padres y abuelos, no importa que tan grande sea su rango o posición, de cómo tratar a los tiernos niños de la manera más dócil y afectuosa. Esto también puede verse en el Ĥadîz narrado por Aĥmad y An Nasâ'i de Shaddâd

El Profeta (B y P), una vez, cargó a Al Ĥasan o Al Ĥusain, y cuando nos dirigió en la oración, soltó primero al niño y luego comenzó. Cuando se prosternó se quedó durante mucho tiempo en esa posición, entonces yo levanté mi cabeza y vi al niño sobre su espalda, pero volví a posición. Luego de que hubo terminado las personas dijeron. ¡Oh, Mensajero de Allah! Te has prosternado durante un tiempo largo. Y él dijo: "Mi hijo estaba montado en mi espalda, y no quería levantarme hasta que estuviese lo suficiente".[2] 

El musulmán debe acostumbrarse a involucrarse con sus hijos, tratándolos con amor y bondad, y haciéndoles bromas tanto como pueda, siempre que encuentre la oportunidad, para que así sus corazones se llenen de felicidad.


[1] Transmitido por Aĥmad. Al Ĥâfidh dijo en At Tahdhîb, 8/421: Es un Ĥadîz Mursal, y su Isnâd es Yaiid
[2] Transmitido por Aĥmad y An Nasâ'i con un Isnâd Saĥîĥ

Se encuentra usted aquí