El Verdadero Musulmán: Con Su Generosidad Se Benefician Tanto El Vecino Musulmán Como El No Musulmán

El verdadero musulmán no restringe su buen trato a los vecinos que están relacionados con él o son musulmanes, sino que lo extiende también a los vecinos que no son musulmanes, para que la tolerancia del Islam pueda extenderse a todas las personas sin tener en cuenta su raza o religión. El eminente Saĥâbi ‘Abdullah Ibn ‘Amr había sacrificado una oveja y le preguntó a su sirviente: ¿Le has enviado un poco de carne a nuestro vecino judío? Yo escuché al Profeta (B y P) decir, "El Ángel Gabriel insistió tanto con el buen trato a los vecinos que pensé que los incluiría como herederos".[1]

La Gente del Libro (judíos y cristianos) que han vivido entre los musulmanes durante siglos sabiendo que ellos, su honor, sus riquezas y sus creencias están seguras, han disfrutado las buenas relaciones del vecino, el buen trato y la libertad de culto. La evidencia de esto se ve en la existencia de sus antiguas iglesias, grandes como montañas, rodeadas por los miles de musulmanes que propagan el bienestar de sus vecinos judíos y cristianos de acuerdo con las enseñanzas del Corán: 

{Allah no os prohíbe ser benevolentes y equitativos con quienes no os han combatido por causa de la religión ni os han expulsado de vuestros hogares, pues ciertamente Allah ama a los justos.} [60:8]


[1] Transmitido por Al Bujâri y Muslim

Se encuentra usted aquí