Resumen De Las Virtudes Y Recompensas Del Ayuno Y Del ‘Id

Hadith Número Cuatro

Ibn 'Abbás (radialláhu 'anhuma) dijo que escuchó al Profeta Muhammad (sallalláhu `aleihi wa sallam) decir: "Ciertamente el Yannah se perfuma con una dulce fragancia durante Ramadán. Desde el principio del año hasta su fin, es decorado a la espera de la llegada del bendito mes. Cuando la primera noche de Ramadán aparece, un viento sopla desde debajo del 'Arsh (Trono). Su nombre es Muthirah y hace que las hojas de los árboles del Yannah susurren y suenen las manijas de sus puertas, produciendo un melodioso sonido que ningún oyente había oído antes. Las mujeres del paraíso se levantan y se ubican en los balcones del Yannah y exclaman: ¿Hay alguien suplicando a Alláh Ta'álá para que sea casado con nosotras? Entonces dirán estas doncellas: "¡Oh Riduán! portero del Yannah ¿Qué noche es esta?" Él responderá: "Labbaik, esta es, de hecho, la primera noche de Ramadán, cuando las puertas del paraíso se abren para aquellos que ayunan entre la Ummah de Muhammad."

Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo además: "Dice Alláh Ta'álá, ¡Oh Riduán! Abre las puertas del Yannah y ¡Oh Málik! (el encargado de guardar las puertas del infierno) Cierra las puertas de Yahannam para aquellos de entre la ümmah de Ahmad que ayunan, ¡Oh Yibril! Ve a la tierra y ata a los shayátin con cadenas y lánzalos al océano para que no hagan ningún mal que pueda estropear el ayuno de la ümmah de Mi amado Muhammad". Alláh ordena a un heraldo de los cielos que anuncie tres veces durante cada noche de Ramadán: "¿Hay alguien que pida algo de Mi para que yo pueda concedérselo? ¿Hay alguien que se arrepienta ante Mí para que Yo tenga Misericordia de él? ¿Hay alguien que Me pida perdón para que Yo acepte su arrepentimiento? ¿Quién está ahí que deba dar un préstamo a Uno cuya riqueza no disminuye y Quien cumple debidamente sin descuentos injustos?".

Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "Cada día al momento del iftár (momento de romper el ayuno), Alláh Ta'álá libera a miles de miles (un millón) de almas de Yahannam, todas quienes ya estaban condenadas a entrar en él. En el último día, Él libera a tantas almas como aquellas que han sido liberadas a lo largo de todo el mes. En la noche de Lailatul Qadr, Alláh Ta`álá ordena a fibril ('aleihis salám) que descienda a la tierra con un grupo de ángeles, ellos descienden llevando una bandera de color verde que es colocada en lo alto del Ka'bah. Yibril ('aleihis salám) tiene cien alas, dos de las cuales son desplegadas en esta noche, y su extensión abarca el oriente y el poniente, luego envía a los ángeles para que se dispersen en todas direcciones durante esta noche y saluden a todos quienes se encuentren, de pie o sentados, en oración o adorando a Alláh Tá álá. Ellos les saludan y estrechan sus manos con estos hombres y dicen "Ámin" después de todas sus súplicas hasta que llega el amanecer y entonces dice Yibr?1 ('aleihis salám): "Partid ¡Oh grupo de ángeles de Alláh, Partid!" Los ángeles preguntarán: "¿Oh Yibr?1? ¿Qué ocurrió con las necesidades y suplicas que estos siervos creyentes de entre la Ummah de Ahmad hicieron a Alláh Ta'álá?" Yibril ('aleihis salám) responderá: "Alláh Ta'álá les ha visto con Misericordia y les ha perdonado a todos excepto a cuatro clases de personas".

Preguntamos: "¿Quiénes son estas personas? ¡Oh Mensajero de Alláh!" Rasúlulláh (sallalláhu `aleihi wa sallam) respondió: "Los que tienen el hábito de beber alcohol, los desobedientes con sus padres, los que rompen sus relaciones familiares y los musháhin". Le preguntamos entonces: "¡Oh Mensajero de Alláh! ¿Quién es un musháhin?". Dijo (sallalláhu 'aleihi wa sallam): "Aquellos que guardan malos sentimientos de sus hermanos en los corazones y que rompen relaciones con ellos".

Luego continuó: "En la noche del `idul Fitr, llamada Lailatul Yáizah (noche de la premiación) y en la mañana del `id, Alláh Ta'álá envía ángeles a todos los rincones y caminos de la tierra, para que anuncien con una voz que todas las criaturas pueden oír excepto los humanos y los genios "¡Oh nación de Muhammad! Salid de vuestros hogares hacia un Señor que es Graciabilísimo y Noble, Quien concede en abundancia y perdona los pecados mayores". Cuando las personas van hacia la oración del `id, Alláh Ta'álá pregunta a los ángeles: ¿Cuál es la recompensa para los empleados que han cumplido con su trabajo?". Los ángeles responden: "¡Oh Amo y Señor! Su derecho es recibir la recompensa total por sus servicios". Alláh Ta'álá dirá entonces: "Sed testigos ¡Oh ángeles Míos! Por haber ayunado durante el mes de Ramadán, por haber hecho oraciones para Mí durante las noches, les He concedido como recompensa Mi complacencia y Mi perdón. ¡Oh siervos Míos! pidan ahora de Mi, pues juro por Mi Honor y Mi Grandeza, que lo que pidáis de Mi en esta asamblea por vuestras necesidades de la Otra Vida os lo concederé; y lo que pidáis de Mi por vuestras necesidades mundanas Lo veré favorablemente. Por Mi Honor juro, en tanto Me obedezcáis, cubriré vuestras faltas. Por Mi Honor y Mi Grandeza, Juro que no los deshonraré entre los malhechores y los incrédulos. ¡Marchad ya, Habéis sido perdonados, estáis complacidos de Mi y Yo lo estoy de vosotros!". Los ángeles, viendo esta gran recompensa concedida por Alláh Ta'álá a la Ummah de Muhammad en este día del `id se vuelven muy felices y complacidos".

¡Oh Alláh! Haznos de entre aquellos afortunados. Ámin.

Comentario

Las páginas anteriores de este libro, contienen casi todo lo que se dijo en este largo hadith. No obstante, algunos puntos han de ser atendidos. Vemos que hay algunos que se verán privados del perdón en Ramadán y son ciertamente desafortunados por no poder compartir los grandes regalos de Alláh Ta'álá que son concedidos en la mañana del 'id, entre estas personas se encuentran los que discuten y rompen sus relaciones con la gente y que desobedecen a sus padres.

Preguntémosle a ellos: si han causado el descontento de Alláh Tá álá ¿Dónde podrían encontrar refugio sino en Él? Es triste que, por la razón que sea, se hallen a sí mismos merecedores de la ira de Alláh Ta'álá, de Su Mensajero (sallalláhu 'aleihi wa sallam) y de Yibril ('aleihis salám), a la vez que se han privado ellos mismos del perdón de Alláh Tá álá. ¿Quién les concederá refugio entonces? ¿Quién y qué podrá estar junto con los que se han ganado la desdicha de Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam)? ¿Quién podrá ayudarlos cuando el ángel más cercano a Alláh Tá álá ha hecho un du'á en su contra mientras que Alláh Ta'álá les ha excluido de Su Perdón y Su Misericordia? Ruego a mis queridos hermanos y hermanas que piensen sobre su propia situación en este momento. Apártense de todo aquello que les aleja de Alláh Ta'álá, es tiempo aún para arrepentirse y corregir, pues mañana habremos de presentarnos en frente de Alláh Ta'álá, para ser juzgado y donde ni rango, ni riqueza, ni honor alguno servirán. Sólo nuestras acciones serán tomadas en cuenta por nuestro Juez, Quien conoce perfectamente nuestra situación en todo momento. Recordemos que Alláh Ta'álá puede perdonar nuestras faltas en tanto se trate de nuestra relación con Él, pero no perdonará las faltas que hayamos cometido con nuestros semejantes.

Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "La ruina de uno de los de mi Ummah, será la de quien, en el Día de Qiyámah, traerá sus buenas obras como el saláh, el ayuno y la caridad. Sin embargo, él maldijo a otro, acusó injustamente a alguien e hirió a otro, lo que resultará en que cada una de estas personas vendrá con tales acciones y darán testimonio en contra de él. Como castigo, sus buenas obras serán tomadas y puestas sobre las de las personas que agravió. Cuando sus buenas obras se hayan agotado, le serán traídos sus pecados que no podrá contrarrestar debido a que ya no posee buenas acciones a su favor. Por ello, entrará a Yahannam". Vemos entonces que a pesar de sus buenas obras, su pesar y tristeza serán indescriptibles. ¡Que Alláh Ta`álá nos libre, Ámin!

"ME ESFUERZO EN DIFERENTES LUGARES

SIN LOGRAR RESULTADOS Y AHORA,

DERROTADO, MIRO HACIA LOS CIELOS"

Otro punto importante que merece ser destacado, es que, como hemos visto repetidas veces, es la existencia de muchas obras y ocasiones que son un medio de obtener el perdón. El asunto aquí es, si se concede el perdón ¿Por qué debería ser otorgado una y otra vez? Dicho de otra forma, cuando una persona es perdonada no queda en ella ningún pecado. Entonces ¿Por qué se le concede nuevamente el perdón? La respuesta es que cuando le llega el perdón a alguien significa que sus pecados le fueron perdonados, pero cuando no tiene pecados sobre sí, quiere decir que se le ha concedido la Gracia y la Misericordia. Otro punto es que Alláh Ta'álá una y otra vez llama a sus ángeles a ser testigos ¿Por qué esto es así? Aquí se debe tener en cuenta que los asuntos del Qiyámah en el momento de rendir cuentas, un testigo será llamado adelante para testificar, luego los ambiá ('aleihimus salám) serán llamados a dar testimonio de si han entregado el mensaje. Muy a menudo, Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) decía: "Ciertamente seréis preguntados acerca de mí y mi misión, entonces dad testimonio de que si he entregado el mensaje".

En Bujári, leemos el hadith: "En el Día del Qiyámah, Núh (‘aleihis salám) será llamado y preguntado: ¿Entregaste el mensaje de manera apropiada?, él ('aleihis salám) responderá: "Sí, lo hice", entonces su Ummah será consultada: ¿Entregó él el mensaje? Ellos responderán:

"No, no llegó a nosotros ningún anunciador de buenas noticias ni tampoco alguien que nos advirtiera"

Luego, Núh (‘aleihis salám) será llamado a atestiguar y él llamará a Muhammad (sallalláhu 'aleihi wa sallam) y a su Ummah, ésta atestiguará a favor de Núh ('aleihis salám).

En algunas versiones de este hadith se dice que será preguntado: ¿Cómo sabéis que Núh ('aleihis salám) expuso las órdenes de Alláh Ta'álá (si no estuvisteis presente en aquél tiempo) Ellos responderán: "Porque nuestro Profeta (sallalláhu 'aleihi wa sallam) nos lo informó."

Del mismo modo los ambiá serán preguntados, por ello dice el Corán:

“De este modo hemos hecho de vosotros una comunidad justa para que dierais testimonio de los hombres y para que el mensajero lo diera de vosotros”

(Surah Al Bacará [2], ayah [143])

El Imám Fajruddin Rázi (rahmatulláhi ‘aleihi) escribe que en el Día del Qiyámah habrá cuatro tipos de testigos:

1. Los Ángeles,

"Cada alma vendrá acompañada de uno que la conducirá y de un testigo"

(Surah Qáf [50], áyah 21)

«No hay nada que diga, sin que tenga a su lado, presente, un vigilante»

(Surah Qáf [50], áyah 18)

"Cuando tenéis a dos guardianes pendientes de vosotros, nobles escriba que saben lo que hacéis"

(Surah Al Infitár [82], áyat 10, 11 y 12)

2. Los Profetas (ambiá),

«Y he sido testigo de ellos mientras permanecí en su compañía"

(Surah Al Máidah (5], áyah 117)

“¿Yqué pasará cuando traigamos aun testigo de cada comunidad y te traigamos a ti como testigo sobre ellos?”

(Surah An-Nisáá [4], áyah 41)

3. La Ummah de Muhammad (sallalláhu 'aleihi wa sallam),

"Se hará venir a los Profetas y los testigos"

(Surah Az-Zumar [39], áyah 69)

4. Las partes del cuerpo,

“Hoy les sellaremos la boca y serán sus manos las que nos hablen y serán sus pies los que den testimonio de lo que se ganaron”

(Surah Yasín [36], áyah 65)

El último hadith que discutiremos, entrega un jubiloso mensaje a los bienaventurados, Alláh Ta'álá dice que Él no humillará a quienes cumplan con sus obligaciones en frente de los incrédulos y pecadores. Este es un ejemplo de la inmensa Misericordia y bondad que Alláh Ta'álá muestra sobre el rango de los musulmanes. Además, para aquellos que buscan complacer a Alláh Ta'álá recibirán la bendición de que sus faltas y pecados serán cubiertos en esta ocasión.

'Abdulláh Ibn 'Umar (radialláhu `anhuma) narra que Rasúlulláh (sallalláhu `aleihi wa sallam) dijo: "En el Día del Juicio Final, Alláh Ta'álá llamará a un creyente para que se aproxime a Él. Una cortina será colocada de tal manera que nadie pueda ver y Alláh Ta'álá le mostrará cada una de sus faltas y pecados que este siervo admitirá. Al ver el gran número de faltas, esta persona sentirá que está perdido y que no se podrá salvar. Pero entonces Alláh Ta'álá dirá: En el mundo Yo cubrí tus faltas y en este Día también las he ocultado y perdonado para ti." Luego se le entregará su Libro de Buenas Obras".

El contenido de este hadith está presente también en otros ahádith. Uno debería de tener cuidado de no atacar a la gente recta por sus faltas, pues, es posible que estas les sean perdonadas. Es también posible que el verdadero perdedor sea aquel que calumnia y difama a quien busca, de alguna manera, complacer a Alláh Ta'álá. Es probable que Alláh Ta'álá oculte sus faltas y se las perdone por sus buenas obras, mientras que quien difama y habla mal de los demás y se burle de ellos, pueda estar construyendo su propia destrucción. ¡Quiera Alláh Ta'álá perdonarnos y tener misericordia de nosotros! Ámin.

Este hadith también afirma que en la noche anterior al ‘id es llamada la noche de la premiación, cuando Alláh Ta'álá entrega la verdadera recompensa. Esta noche también merece ser recocida apropiadamente. Es cierto que cuando se anuncia la fecha exacta del 'id, muchos de nosotros, incluso los más piadosos, nos dedicamos a dormir la última noche, no obstante que esta es una noche que debe dedicarse a la 'ibádah. Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "Quien permanece en oración durante la noche de los dos Id, con el propósito de ganar la recompensa, su corazón no morirá en el día en que los corazones estarán muertos". El significado de esto es que cuando el mal tome posesión de todo, ese corazón estará vivo (a salvo del mal). Puede referirse también al tiempo en que se soplará la trompeta que anuncia el Día del Qiyámah y su alma permanecerá consciente.

Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo también: "Quien permanezca despierto en 'ibádah durante estas cinco noches, se hará obligatoria para él la entrada al Yannah, Lailatut-Tarwiyah (la noche que precede al día ocho de Dhul Hiyyah), Lailatul 'Arafah (la noche que precede al día nueve de Dhul t-Iiyyah), Lailatul Nahr (la que precede al diez de Dhul Hiyyah), la noche anterior al 'idul Fitr y la que precede al día quince de Sha'bán".

Los jurisprudentes musulmanes han escrito que es mustahab (recomendable) realizar 'ibádah en las noches que preceden a los días de 'id. Se reporta en el "Máthabata Bis-Sunnah" que el Imám Sháfi'i (rahmatulláhi `aleihi), narró que hay cinco noches en las cuales el du'á es aceptado: La noche antes de Yumu'ah; Las noches anteriores a ambos 'id; La noche primera de Rayab y la noche quince de Sha'bán (Lailatul Bará-ah).

Entre los piadosos se ha dicho que debido a la grandeza de la noche del viernes, debiéramos de usarlas para hacer 'ibádah durante el mes de Ramadán. Hay algunos ahádith donde se nos ha prohibido dedicar sólo esa noche para 'ibádah, por ello es mejor que se le agreguen una o dos noches más.

Hemos llegado al final de este libro, esperamos que sea beneficioso para quienes desean complacer a Alláh Ta'álá. Ruego a todos quienes han leído este libro para que hagan una súplica para mí, durante el tiempo tan especial de Ramadán, es posible que por ello Alláh Ta'álá me conceda su amor y felicidad. Ámin.

Se encuentra usted aquí