¿Cómo Consigue Llegar Satanás Al Alma Del Ser Humano?: 2. Los demonios pueden adoptar distintas apariencias

¿CÓMO CONSIGUE LLEGAR SHAITÁN AL ALMA DEL SER HUMANO?

2. Los demonios pueden adoptar distintas apariencias

A veces los demonios no se acercan al ser humano por vía del susurro en el alma. En cambio, aparecen en forma de un ser humano; otras veces puede oírse una voz pero no puede divisarse cuerpo alguno. También pueden asumir extrañas formas y apariencias. A veces los genios aparecen ante la persona, y ésta puede percibir que se trata de un genio. Otras veces pretenden hacerse pasar por ángeles. Otras veces se autodenominan "hombres invisibles" mientras que en otras ocasiones alegan pertenecer al mundo de los espíritus.

En ocasiones estos demonios hablan directamente a una persona, mientras que en otras situaciones hablan a través de un intermediario (Úasit), utilizando el idioma de este a veces, y otras respondiendo por escrito.

Estos genios y demonios pueden llegar más lejos incluso, pueden hacer volar al hombre elevándolo por los cielos, o transportarlo de un lugar a otro, o pueden traerle distintas cosas que solicite. Pero sólo lo hacen por aquellos que han descreído de Allah, el Señor de los Cielos y la Tierra. Muchas veces, estas personas aparecen como piadosas y santas, pero en realidad son desviados y corruptos. Muchos sabios y relatores del Hadiz han narrado innumerables historias de estas, que no pueden ser negadas porque han sido relatadas por muchísimas personas a lo largo del tiempo (mutaúátir).

Uno de esos sucesos fue narrado por Ibn Taimiah. Dijo: ''Al Halláy era un mago, y a veces los demonios lo servían. Este se encontraba cierta vez con algunos de sus seguidores en la montaña Abú Qubais. Éstos le pidieron algunos dulces. Entonces fue a un lugar cercano y trajo un plato de dulces. Pero luego fue descubierto que esos dulces habían sido robados de una tienda en el Yemen, y que un demonio los había transportado hasta ese lugar."

Ibn Taimiah escribió:

"Existen otras personas además del Al Halláy, que viven siguiendo los pasos de Shaítán. En nuestros días conocemos historias de otras personas, como la de un hombre que ahora (en tiempos de Ibn Taimiáh) habita en Damasco. Shaítán lo transporta desde las montañas de Sálihía hasta pueblos alrededor de Damasco. Lo eleva por los aires hasta las ventanas de las casas, por las cuales entra mientras es visto por la gente. También viene por la noche a la Entrada Pequeña (una de las seis entradas alrededor de Damasco) siendo que es una de las personas más corruptas y degeneradas. También otra persona en Shaúbak, lugar fortificado en los límites de la Gran Siria (Shám), en un pueblo llamado Al Sháhida, vuela por encima de las montañas, porque Shaítán lo transporta y es un ladrón de caminos.

La mayoría de estas personas son líderes de la oscuridad. A Uno de ellos llamado Al Búshí Abú Al Muyíb, le preparaban una tienda en lo profundo y oscuro de la noche, y panes para ofrendas. No mencionaban el nombre de Allah ni tenían ningún libro con el nombre de Allah. Entonces Al Búshi volaba elevándose por el aire. Sus seguidores podían verlo y escucharlo hablar con Shaítán. Si alguien reía o tomaba algún pan, un ser invisible le pegaba. Entonces Shaítán les informaba sobre algunas de las cosas que les gustaban. Iblís les pedía que sacrificaran una vaca, caballo o animal similar estrangulándolo y sin mencionar el nombre de Allah. Cuando hubieran culminado con esto, Shaítán cumpliría algunas de sus peticiones".

Ibn Taimiah también mencionó otra historia:

Había un Sheij (sufi) que confesó que fornicaba con mujeres y también mantenía relaciones homosexuales con jovencitos. Dijo: "Un perro negro con dos manchas blancas entre sus ojos venía por la noche y me decía: 'fulano de tal ha hecho un voto (promesa) por ti. Yo te lo traeré mañana'. La mañana siguiente venía la persona con su ofrenda. Entonces este Sheij incrédulo le informaba sobre cuánto había prometido".

Ibn Taimiah mencionó del mismo hombre: "Si me solicitaban algo, como Al Ladn (producto usado como perfume o medicina), hablaba hasta perder mis sentidos y entonces al despertar encontraba Al Ladn en mi mano o mi boca y no sabía quién lo había puesto alli". Dijo también: "Cuando caminaba por la noche, algo negro caminaba delante de mí portando una luz". Ibn Taimiah dijo: "Cuando este Sheij se arrepintió y comenzó a orar, ayunar y evitar los actos prohibidos, el perro negro lo dejó, las experiencias se detuvieron".

Otra historia cuenta que un Sheij enviaba a sus demonios a poseer a ciertas personas. La familia de estas personas venía al Sheij para pagar su rescate. Entonces éste decía a sus demonios que abandonaran a tal persona. La familia agradecida le pagaba enormes cantidades de dinero al Sheij por sus servicios. Otras veces los genios traían dinero y comida que habían robado. Cuando era la época de higos, pedía a sus demonios que le trajeran higos y éstos los robaban a personas del lugar para traérselos. Cuando las personas querían comer higos e iban a buscarlos encontraban que sus higos habían desaparecido.

Un hombre que se hallaba en camino de adquirir el conocimiento, fue tentado por los demonios que querían engañarlo y le dijeron:

"Nosotros haremos que la oración (Salat) deje de ser obligatoria para ti, y te traeremos cualquier cosa que necesites". Los demonios le traían dulces y frutas, por un tiempo hasta que algunos sabios de la Sunnah lo visitaron y le instaron a arrepentirse. Entonces este arrepentido pagó a los dueños de los dulces y las frutas por cuanto había comido, mientras era tentado por los demonios."

En su libro Maymú' Al Fatáúa, Ibn Taímiah explicó algunas de las maneras utilizadas por los demonios para tentar las personas.

"Conozco algunas personas a quienes las plantas hablan y les cuentan sus ingredientes beneficiosos. Pero en realidad es Shaítán quien desde dentro de la planta habla. Y conozco a personas a quienes arbustos y piedras dicen: 'Bienvenido, amigo de Allah'. Pero cuando lee el versículo del Trono (Aleya de Al Kursi 2: 255) todo se desvanece. También conozco personas que cuando van a cazar, los pájaros, los gorriones les dicen: 'Ven y tómame para que los pobres puedan comerme'. Pero era sólo un demonio que había entrado en el pájaro y hablaba de la misma manera que entran en los humanos y hablan a través de ellos. Otras personas que se encuentran dentro de sus casas con las puertas cerradas, se ven fuera y viceversa. Es parecido a lo que ocurre a veces en las afueras de la ciudad. Los genios entran y salen rápidamente. Entonces puede que encuentres a una persona que estas deseando ver, pero en realidad es un demonio que ha tomado su apariencia, por lo que sí recitas la Aleya de Al Kursi (versículo del Trono) todo se desvanece".

"Conozco a personas que escuchan una voz que les dice: 'Vengo por orden de Allah' y les asegura que él es el Mahdí que el Profeta Muhammad había anunciado. Y realiza actos sobrenaturales para ellos. Por ejemplo, sienten que sus pensamientos se materializan, de tal forma que al ver un pájaro o una langosta y desean que éste vuele hacia la derecha, vuela hacia la derecha y si desean que vuele hacia la izquierda, vuela hacia la izquierda. Estos seres los llevan hasta Makkah. Se aparecen ante ellos criaturas bellísimas y dirán ser querubines que han venido a visitarlos. Entonces piensan para sus adentros: '¿Cómo es que aparecieron en forma de jóvenes imberbes?' Pero al levantar la cabeza para mirarlos nuevamente los hallan con barba. Ellos (los demonios con apariencia de ángeles) les dicen: 'La señal de que tú eres el Mahdi es que tienes una marca (lunar)'. Este lunar aparecerá y podrán verlo. Y todo esto no es sino un plan de Shaítán".

"Estas personas desviadas, practicantes de innovaciones, ascetas y que practican formas de adoración que no han sido prescritas por Allah producen milagros y distintos efectos en la gente. Muchos de ellos concurren a los lugares donde se agrupan los demonios, esos lugares donde se prohiben las oraciones. Esto es que porque los demonios se juntan en esos lugares y les hablan sobre distintos asuntos de la misma manera que hablan con los adivinos. También son demonios quienes entran en las estatuas e ídolos y hablan dirigiéndose a sus adoradores politeístas, y los ayudan en sus necesidades de la misma manera que ayudan a los hechiceros. También ayudan a los adoradores de ídolos, del sol, la luna y los planetas, rindiendo distintas maneras de culto, pensando (equivocados) que así lo merecen estas (falsas) deidades, santificándolos, encendiendo para ellos incienso, etc. Estos demonios se hacen llamar 'los espíritus de los planetas' y en ocasiones, descienden y al encontrarse con quienes los adoran, cumplen con algunas de sus peticiones o necesidades".

Aquellos que son servidos por los demonios consiguen acercarse a ellos por la vía de los pecados.

Aquellos que demuestran poderes especiales y alegan ser santos (Aúlíah) de Allah, en realidad son servidos y ayudados por los demonios. No hay duda de que ellos consiguen acercarse a los demonios a través de lo que éstos aman, es decir la incredulidad y la idolatría, Ibn Taímíah narró que algunas de estas personas a petición de los demonios escriben partes del libro de Allah con substancias impuras e invierten el orden de las letras del Corán, o de alguna Súra, como Al Fátiha, o Súra Al Ijlás u otras Aleyas. También transcriben la palabra de Allah utilizando sangre u otras sustancias impuras, o escriben y dicen ciertas cosas que agradan a Shaítán.

Cuando estas personas cumplen las peticiones de los demonios de escribir o decir ciertas cosas, entonces éstos satisfacen algunos de sus deseos, como transformar el agua o ser transportados por el aire a algunos lugares, o robar las riquezas de personas traicioneras, o que no mencionan el nombre de Allah sobre ello, etc.

"Hombres invisibles"

El comentarista del libro Al ‘Aqídah Al Tahauıah mencionó: "Existen algunos demonios que las personas llaman 'hombres invisibles' (Riyál Al Gaib). Algunos pueden conversar con ellos, y estos demonios realizan por ellos algunos 'hechos sobrenaturales' que hace que muchos los consideren amigos íntimos de Allah (Aúliah, santos). Algunos de estos farsantes ayudan a los politeístas en sus batallas contra los musulmanes, y se excusan diciendo que el Mensajero de Allah les pidió que participaran en las matanzas de musulmanes junto a los politeístas porque los musulmanes eran pecadores".

El comentarista dijo como conclusión: "En la realidad ellos son hermanos de los politeístas. Los sabios tienen tres opiniones distintas respecto a los 'hombres invisibles':

(1) Un grupo que niega la existencia de tales 'hombres invisibles'. Pero que al escuchar a personas fidedignas que han sido testigos y les han relatado sus experiencias, se convencen sobre su existencia, los admiten.

(2) Otro grupo admite su existencia y los relaciona con el decreto divino de Allah (Al Qadar). Estos creen, por consiguiente, que existe un camino oculto para la complacencia y amistad de Allah distinto al camino de los Profetas.

(3) Un tercer grupo que considera que puede haber santos o amigos íntimos de Allah que no se atengan a la Shari'ah revelada al Mensajero de Allah. Estas personas sostienen que Muhammad es profeta para ambas clases (los que siguen la Shari'ah y los que no la siguen). Estas personas glorifican y ennoblecen al Mensajero de Allah pero son terribles ignorantes de su religión y las implicaciones de la Shari'ah".

Luego dijo, evidenciando la situación de estas personas y sus seguidores: "La verdad es que estas personas son seguidoras de los demonios. Los 'hombres invisibles' no son más que genios, pero pueden ser llamados 'hombres' tal como dijo Allah {Y algunos hombres de los humanos buscaban refugio en hombres de los genios con lo cual no hacían sino aumentarles su osadía en el mal.} (72:6). Porque los seres humanos son visibles y aparentes. Sólo a veces pueden tornarse no visibles a la vista (ayudados por los demonios) pero no es una situación permanente. Aquellos que piensan que los 'hombres invisibles' son seres humanos están equivocados, e ignoran estas realidades".

Después, el comentarista pasó a explicar que la razón por la que existen diferentes opiniones con respecto a casos como el de los "hombres invisibles" apareciendo estos tres grupos, es que no han sabido diferenciar entre los amigos de Allah y los amigos de Shaítán. Evidenció luego la obligación de remitir las acciones de las personas y sus declaraciones al Libro de Allah y a la Sunnah del Profeta . Es decir que lo que coincida con ambos patrones será lo correcto, y lo que discrepe de ellos será el desvío y la equivocación. No importa lo que esta persona haga o exponga, no será un creyente o amigo de Allah, aun cuando vuele por el aire o camine sobre el agua, si no actúa según el Libro de Allah y la Sunnah.

Las personas deben tener una norma con la que distinguir entre los amigos de Allah y los amigos de Shaítán, entre los virtuosos y los injustos. Pues quien no la tenga estará perdido. Esa norma es el Libro de Allah y la Sunnah del Profeta . Quien se mantenga apegado y aferrado a ambos, estará en la guía. Pero si no lo está, entonces no estará en nada legítimo o laudable, aún cuando le veamos resucitando un muerto o transformando objetos.

Dijo Ibn Taimiáh:

"Quien no puede distinguir lo divino de lo que proviene del ego (e.d. de Shaítán), terminará confundiendo la verdad con lo falso. Aquel cuyo corazón no está iluminado por Allah con la realidad de la Fe y la guía del Corán, no podrá reconocer entre ambos caminos. Confundirá las situaciones, de la misma manera que ciertas personas se vieron confundidas y desconcertadas por Musailama, el mentiroso de Yamáma, y otros mentirosos que alegaban ser profetas, pero que eran impostores.

Ibn Taimiáh ha escrito un libro importante, que evidencia claramente las diferencias entre los siervos de Allah y los siervos de Shaítán. Este libro aclara cualquier posibilidad ambigua con respecto a los "amigos y aliados de Shaítán". Se llama: Al Furqan baına Aulıah Al Rahman ua Aulıah Al Shaıtán.

No le ha sido dado el dominio sobre los genios a nadie después del Profeta Sulaimán

Allah respondió al pedido del Profeta Sulaimán (Salomón ) concediéndole un reino y un dominio que nadie tendrá después de él. Por lo que si los genios obedecen a una persona no es debido a que Allah le haya concedido el dominio sobre ellos, sino por propia elección del genio, entonces ¿Está permitido?

Dijo Ibn Taimiáh:

"La relación entre hombres y genios, tiene diferentes posibilidades. Quien utiliza a los genios, ordenándoles lo que Allah y Su Mensajero mandan, de adorar sólo a Allah y obedecer a Su Profeta así como lo hace con sus hermanos seres humanos, esta persona es un amigo próximo de Allah y en este caso esta actuando como sucesor del Profeta .

Y si una persona utiliza los genios para actividades que están permitidas, es como quien se vale de seres humanos para asuntos permitidos, ordenándoles lo que es obligatorio para ellos y advirtiéndoles sobre cuanto les está prohibido. Por lo que si actúa de esta manera, será como un amigo próximo de Allah de entre los siervos devotos de Allah . Siendo un seguidor de los Profetas como: Sulaimán (Salomón)  y Iúsuf (José) , Ibráhim (Abraham) Músá (Moisés) , 'Ísá(Jesús) y Muhammad las bendiciones y paz de Allah estén con todos ellos.

Pero si se vale de los genios, utilizándolos en aquello que Allah y Su Mensajero han prohibido, como el politeísmo, matar a un inocente sin derecho, sembrar la enemistad entre las personas, causar daño sin llegar a la muerte, provocar enfermedades o hacer que olviden el conocimiento y otros actos de opresión, o cometiendo actos lujuriosos, y otros pecados, esta persona se ha servido de los genios en el pecado y la desobediencia. Y si fuera más allá aún buscando su ayuda en el Kufr (la incredulidad) entonces sería un incrédulo. Y si los usara para actos de desobediencia y pecados sería un fásiq (corrupto) o un pecador.

En caso de que la persona sea ignorante de algunos aspectos de la ley islámica y utilice a los genios para hechos que él cree nobles (y que considera como Karámát), como que un genio lo transporte para realizar la peregrinación, o que lo eleve por los aires al escuchar ciertas músicas innovadoras o lo transporte hasta Àrafat y no realice el Hayy (peregrinación) tal como lo ordenaron Allah y Su Mensajero o lo traslade de una ciudad a otra, u otros asuntos similares. Esta persona ha sido desencaminada y engañada por los genios".

Se encuentra usted aquí