Lailatul Qadr (La Noche Del Decreto): Las Diez Últimas Noches De Ramadán

Hadith Número Cuatro

'Áishah (radialláhu 'anha) narró que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) dijo: "Busquen Lailatul Qadr entre las últimas diez noches impares de Ramadán."

Comentario

Llegamos al punto ¿Cuándo es Lailatul Qadr? El hadith que leímos nos ordena buscarla entre las últimas diez noches de Ramadán. De acuerdo con la gran mayoría de los sabios, las últimas diez noches comienzan en la noche del veintiuno. Entonces, si resulta que Ramadán tendrá veintinueve o treinta días, se debe buscar Lailatul Qadr en la noche del veintiuno, veintitrés, veinticinco, veintisiete o veintinueve. Si la duración de Ramadán es de veintinueve días, entonces igual serán consideradas como las últimas diez (Al 'Asharah Al Ajirah).

Ibn Hazm (rahmatulláhi 'aleihi) tiene una opinión diferente, dice que la palabra 'asharah en este hadith se refiere a diez, por lo tanto, el cálculo anterior sólo será correcto si es que el mes de Ramadán consta de treinta días, en caso de que sea de veintinueve días, entonces comenzarán las últimas diez noches en la noche del día veinte. De acuerdo a este cálculo, las noches impares serían veinte, veintidós, veinticuatro, veintiséis y veintiocho.

(Con el debido respeto que se debe a un gran sabio como Ibn Hazm (rahmatulláhi 'aleihi)), la mayoría de los sabios no están de acuerdo con él, la razón es que la sunnah del i'tikáf corresponde a los diez últimos días de Ramadán) Todos los 'ulamá están unánimemente de acuerdo que Rasúlulláh (sallalláhu `aleihi wa sallam) se retiraba a i'tikáf en la mezquita en la noche del veintiuno de Ramadán.

Consejo

Aunque existe gran posibilidad de que Lailatul Qadr se encuentre en una de las noches impares de los diez últimos días a partir del veintiuno, también existe la posibilidad de que ocurra en una de las diez últimas noches. El mejor consejo que podemos dar, es que uno debiera de dedicar la `ibádah, cada noche desde el veinte en adelante, de manera que uno podrá estar seguro de que ha obtenido las bendiciones de Lailatul Qadr. Diez u once noches no son tan difíciles de pasar en vela si uno considera la gran recompensa que se encuentra en ellas.

"SI A TRAVÉS DEL LLANTO
EL AMADO PUEDE SER RECORDADO,
ENTONCES CIEN AÑOS DEBEN PASARSE LLORANDO
CON LA ESPERANZA DE RECORDAR ESTO"

Se encuentra usted aquí