Las Armas Del Creyente En Su Lucha Contra El Demonio: 4) La Constancia En El Recuerdo De Allah

Las armas del creyente en su lucha contra Shaítán

4) La constancia en el Recuerdo de Allah

El recuerdo de Allah es una de las obras más sublimes, y protege al ser humano de Shaítán. Encontramos en un Hadiz que Allah le ordenó a su Profeta Iahía (Juan ) inculcar al pueblo de Israel cinco hábitos. Uno de ellos era: "Ordeno que recordéis a Allah . Porque es como un hombre que es perseguido por un veloz escuadrón enemigo. Al llegar a un fuerte, se protege del enemigo. De la misma manera, el siervo no encuentra refugio de Shaítán excepto en el recuerdo de Allah."

Dijo Ibn Al Qaiem: "Si fuera ese el único beneficio del recuerdo de Allah, el siervo debería permanecer recordando a Allah y nunca permitir que su lengua cesara en el recuerdo. El ser humano no encuentra protección de su enemigo excepto a través del recuerdo de Allah. Shaítán no ataca sino al despreocupado, tendiéndole una emboscada. Pero si éste recuerda a Allah nuevamente, Shaítán se retirará derrotado, humillado y empequeñecido como un gorrión. Por esto fue denominado 'el susurrador que se retira' (Al úasúas Al jannás (114:4)). Porque susurra en el alma del hombre, pero cuando éste recuerda a Allah se retira. Ibn 'Abbás dijo: "Shaítán se encuentra pendiente en el corazón del hijo de Adán. Si éste es despreocupado, Shaítán le susurra. Pero si recuerda a Allah , Shaítán se retira".

Dijo Ibn Al Qaiem: "Los demonios se adhieren a los seres humanos, a pesar de ser sus enemigos declarados. ¡Cómo será el caso de quien se encuentra rodeado de enemigos furiosos, dañándolo tanto como desean! La única manera de estar seguro y libre de ellos es el recuerdo de Allah . Narró ‘Abdu Al Rahman Ibn Samurah que cierta vez el Mensajero de Allah dijo mientras estaban en Suffah en Madinah: "Ayer vi algo asombroso. Vi a un hombre de mi comunidad (Ummah) a quién visitó el ángel de la muerte para tomar su alma. Entonces se presentó su buen trato hacia sus padres (para interceder en su favor) y el ángel de la muerte lo abandonó. Vi a un hombre al que se le presentó el castigo en la tumba, llegaron sus abluciones (údú) y lo rescataron. Luego vi a un hombre que había sido rodeado por los demonios, recordó a Allah y los demonios huyeron. Luego vi a un hombre rodeado por los ángeles del castigo, se presentaron sus oraciones (salát) rescatándolo de sus manos. Vi a un hombre de mi comunidad jadeando de sed. Cada vez que se acercaba a una laguna de agua era rechazado. Vino a él su ayuno del mes de Ramadán, y le dio de beber hasta que quedó satisfecho. Vi a un hombre de mi comunidad y vi Profetas sentados en grupos. Cada vez que éste se acercaba a uno de círculos era ahuyentado. Entonces vino su purificación mayor - Gusl Al yanábah- lo tomó de la mano y lo sentó junto a mí. Luego vi a un hombre de mi comunidad rodeado de oscuridad, perdido. Entonces apareció su peregrinación mayor y menor Hayy y 'Umrah sacándolo de la oscuridad hacia la luz. Luego vi a un hombre de mi comunidad tratando de protejerse con sus manos del fuego y las chispas, entonces vino su caridad (Sadaqah) formando una barrera entre él y el fuego, proporcionándole sombra sobre su cabeza. Luego vi a un hombre de mi comunidad (Ummah) que hablaba con los creyentes, pero éstos no le dirigían la palabra. Entonces vinieron sus relaciones familiares y dijeron: '¡Musulmanes! Este hombre mantenía unidos los lazos familiares y era misericordioso, así que hablad con él'. Entonces los creyentes se dirigieron a él extendiendo sus manos y él se las estrechó. Luego vi a un hombre de mi comunidad ser abrazado por los ángeles del Infierno. Entonces vinieron su ordenar el bien y prohibir el mal (Al Amr bil Ma'rúf úal Nahi 'an Al Munkar) que lo rescataron de entre sus manos, dejándolo con los ángeles de la misericordia. Y vi a un hombre de mi comunidad arrodillado, y entre él y Allah un velo. Entonces vinieron sus buenos modales, y tomándolo de la mano lo llevaron junto Allah . Y vi a un hombre de mi comunidad cuyo libro (el registro de sus acciones) había sido tomado por su mano izquierda. Entonces vino su temor de Allah y tomando su libro lo depositó sobre su mano derecha. Y vi a un hombre de mi comunidad que tenía un peso muy ligero en su plato derecho de la balanza. Entonces vinieron sus hijos que habían muerto durante la infancia, y se pararon sobre el plato de la balanza aumentando su peso. Luego vi a un hombre de mi comunidad que estaba al borde del Fuego del Infierno. Entonces vino su esperanza en Allah y lo rescató de allí. Luego vi a un hombre de mi comunidad que era arrojado al Fuego. Entonces vinieron las lágrimas que había derramado por temor a Allah y lo rescataron de esa situación. Y vi a un hombre de mi comunidad que estaba de pie sobre un puente, que se estremecía del mismo modo que se estremece una rama de palmera en una noche tormentosa. Entonces vinieron sus pensamientos buenos sobre Allah y el tremor se detuvo. Y vi a un hombre de mi comunidad que era arrastrado sobre el puente que cruza sobre el Infierno, a veces se arrastraba y otras veces colgaba de él. Entonces vinieron sus súplicas de Paz y Bendiciones sobre mí, y tomándolo por los pies lo pararon, y consiguió cruzar el puente. Luego vi un hombre de mi comunidad que al llegar ante las puertas del Paraíso, se cerraron antes de que entrase. Entonces vino su testimonio (Shaháda) de que no existe divinidad sino Allah, y le abrieron la puerta dejándolo entrar". [Dijo Ibn Al Qaiem] Este Hadiz fue transmitido por Al Hafidh Abu Musa Al Madıni en su libro Al Targib fi Al Jisal Al Manyiáh úa Al Tarhib min Al jilál Al Mardiáh. De hecho, este Hadiz fue la base de su libro. El resto es una explicación del mismo. Este Hadiz es legítimo y aceptable. Fue narrado por Sa’ıd Ibn Al Musaiab. Se relata también que a Ibn Taimiah consideraba importante a este Hadiz, y que solía decir: "Otras narraciones dan testimonio que este Hadiz es auténtico."

Lo que nos interesa citar aquí de este Hadiz es la frase: "Luego vi a un hombre de mi comunidad que había sido rodeado por los demonios, entonces vino el recuerdo de Allah y los demonios huyeron". Coincide con el Hadiz narrado por Al Háriz Al Asha'ri, que dice: ''Y les ordenó el recuerdo de Allah. Ya que es como el hombre que es perseguido por un veloz escuadrón de enemigos, hasta que divisa una fortaleza segura, se refugia en ella". De la misma manera, el recuerdo de Allah protege de Shaítán.

Anas Ibn Málik narró que el Profeta dijo: "Quien al salir de su casa diga:

Bismillahi taúakkaltu 'ala Alláhi úa la haúla úa la quúúata illa billahi

'En el nombre de Allah. Me encomiendo en Allah. No hay poder ni fuerza salvo en Allah'. Será protegido de Shaítán. Entonces Shaítán le dirá a otro demonio: '¡Qué podemos hacer con un hombre que ha sido guiado, custodiado y protegido!"

Dice un Hadiz legítimo narrado por Abú Hurairah que el Profeta dijo: "Quien repita cien veces:

La ilaha illa Allahu uahdahu lasharıka lahu, lahul mulku ua lahul Hamdu ua huua a’la kullisha’in qadır

'No hay dios excepto Allah, sin asociados. Suyo es el reino y a Él pertenecen las alabanzas, y es por sobre toda cosa poderoso' tendrá diez guardias celestiales sólo para él, le serán anotadas cien buenas obras (Hasanát), le serán borrados cien pecados, y será protegido de Shaítán hasta la tarde".

Dijo Abú Jallád Al Misri. "Quien abraza el Islam entra en una fortaleza, y quién entra en una mezquita (Masyid) entra en una segunda fortaleza, y quién se sienta en una reunión donde se recuerda a Allah ha entrado en una tercera fortaleza".

Bujári transmitió de Muhammad Ibn Sirin que Abú Hurairah dijo:

"El Mensajero de Allah me puso a cargo del cuidado del Zakát del mes de Ramadán (en Madinah). Mientras me encontraba cuidándolo, una persona entró y comenzó a recolectar comida con la intención de robarla. Entonces lo atrapé pero me dijo: 'Déjame ir, que no volveré' (y así sucedió durante tres noches consecutivas) Cuando lo atrapé por tercera vez, me dijo: 'Déjame ir, y te enseñaré algunas palabras, que te traerán las bendiciones de Allah: Cuando vayas a acostarte recita la Aleya del Trono Aleya de Al Kursi- de principio a fin. Allah te destinará un guardia y Shaítán no se acercará a ti hasta el día siguiente'. Entonces lo dejé ir. Al informar sobre el asunto al Profeta éste dijo: 'Ha dicho la verdad aunque es un gran mentiroso".

Al Háfidah Abú Músá citó un Hadiz de Abú Zubair, que según Yábir el Mensajero de Allah dijo: "Cuando una persona se acuesta, un ángel y un Shaítán van con él. El ángel dice: '¡Concluye el día con paz y bondad!' Mientras que Shaítán dice: '¡Concluye el día con perjuicio!'. Si la persona recuerda y glorifIca el nombre de Allah y duerme, el ángel lo protegerá durante la noche. Cuando la persona despierta, el ángel dice: '[Comienza (el día) con todo lo bueno!' Mientras que Shaítán dice: '[Comienza (el día) con todo lo malo!' Entonces si la persona dice:

Alhamdu lillahil ladhi radda’alaia nafsı ua lam iamut-ha fı manamiha, alhamdu lillahil ladhi iumsikus samauat ual arda an tazula ua la in zalatain amsakahuma min ahadin min ba’adihi alhamdu lillahil ladhi iumsikus sama’a an Taqa’u ’alal a’rdi illa bi idhnihi

'Todas las alabanzas pertenecen a Allah que devolvió mi alma, y no le dio muerte durante su sueño. Todas las alabanzas pertenecen a Allah que mantiene el cielo y la tierra en su lugar. Y si fueran a moverse, no habría quien pudiera mantenerlos (en su lugar) sino Él. Todas las alabanzas pertenecen a Allah que sostiene los cielos de caer sobre la tierra. Todo sucede según su designio'. Después de repetir estas palabras, si cae de su cama y muere, entrara en el Paraíso'.

Bujári y Muslim transmitieron de Ibn 'Abbás que el Mensajero de Allah dijo: "Si alguno de vosotros comienza una relación sexual, debe decir:

Bismillah, Allahumma yannibna Al Shaıtan, ua yannib Al Shaıtan ma razaqtana

'En el nombre de Allah, ¡Señor! Protégenos de Shaítán y protege a nuestra descendencia de Shaítán'. Luego si Allah ha decretado que tengan un hijo como resultado de esa relación, Shaítán jamás podrá dañarlo."

También se ha relatado que Shaítán huye al oir la llamada a la oración (Adhán).

Dijo Suhail Ibn Abú Salih: "Mi padre me envió a la tribu de Baini Harizah con un muchacho joven de acompañante. Durante el camino, alguien lo llamó por su nombre detrás de una pared. Pero al enviar a mi acompañante no encontró a nadie. Le informé sobre ese asunto a mi padre, y me dijo: "Si hubiera sabido que serías testigo de semejante cosa, no te hubiera enviado. Pero si alguna vez oyes una voz (como aquella), haz la llamada a la oración (adhán), porque oí a Abú Hurairah narrar que el Mensajero de Allah dijo: 'Cuando Shaítán oye la llamada a la oración (Adhán) huye, emitiendo flatulencias estridentes (para no escucharla)".

Dice otra narración de Abú Hurairah que el Mensajero deAllah dijo:

"Cuando se hace la llamada a la oración (Adhán) Shaítán huye emitiendo flatulencias para no escuchar el Adhán. Pero cuando concluye, regresa; una vez más vuelve a huir cuando se establece la oración (Iqámah) para luego regresar y distraer la mente de la persona".

El Imán Ahmad relató que Tamimah oyó que uno de los Compañeros del Profeta iba montando detrás del Mensajero de Allah El asno del Profeta tambaleó y estuvieron a punto de caer. Dijo entonces el compañero: "Shaítán empujó el asno, que sea destruido". Entonces el Profeta dijo: "No digas que Shaítán lo hizo, porque si lo haces se sentirá importante y creerá que puede hacerte caer. Pero si dices: 'Bismillah (En el nombre de Allah)" él se siente empequeñecer como una mosca". Ibn Kazir dijo: Este Hadiz fue transmitido sólo por Ahmad, pero la cadena de transmisores es buena.

Se encuentra usted aquí