El Verdadero Musulmán Gasta En Sus Hijos Con Generosidad Y De Buen Grado

El Islam no se limita sólo a depender de los instintos naturales de los padres de cuidar a sus hijos, porque a veces los padres pueden ser renuentes a dejar algunos de sus placeres por la causa de sus hijos, o a veces los tiempos duros y la pobreza pueden causar que los padres se quejen de la carga pesada que es mantenerlos. Así que el Islam refuerza los instintos naturales de los padres para que se ocupen de sus hijos prometiéndoles una gran recompensa que los anima a que ellos se sacrifiquen y los ayuda a sobrellevar su pobreza. 

Umm Salamah dijo: 

Le pregunté al Profeta (B y P): ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Acaso yo seré premiada por lo que gaste en los hijos de Abû Salamah? Yo no voy a abandonarlos, porque ellos también son mis hijos. Y él me respondió: "Sí, serás premiada por lo que gastes en ellos".[1] 

Abû Mas‘ûd Al Badri (R) dijo: 

El Profeta (B y P) dijo: "Cuando un hombre gasta en su familia con el propósito de complacer a Allah es registrado como Sadaqah (caridad) de su parte".[2] 

El Islam considera gastar en la esposa y en los hijos como una de las mejores acciones que merecen recompensa. Esto lo sabemos debido al Ĥadîz que registró Muslim de Abû Hurairah (R), quién dijo: 

El profeta (B y P) dijo: "Del dinero desembolsado para contribuir por la causa de Allah, del desembolsado para librar a un esclavo, del desembolsado en caridad a los pobres, y del desembolsado para la manutención de la familia, el que mayor recompensa tiene es el desembolsado para la manutención de la familia". 

En otro informe, Muslim narró que el Profeta (B y P) dijo: 

"El mejor dinero que un hombre puede gastar es el dinero que gasta en sus hijos, el que gasta en su montura con el propósito del Yihâd, y el dinero que gasta en sus amigos por la causa de Allah". 

El verdadero musulmán está contento cuando gasta en su familia, porque está seguro de que lo que él gasta en ellos con la intención de complacer a Allah le será recompensado, incluso el pedacito de comida que él lleva a la boca de su esposa como demostración de cariño. Esto está claramente narrado en el Ĥadîz transmitido por Sa‘d Ibn Abî Uaqqâs (R), que el Profeta (B y P) le dijo: 

"Nunca contribuirás por la causa de Allah sin obtener una recompensa por ello, incluso la comida que lleves a la boca de su esposa".[3] 

El verdadero musulmán no puede abandonar a sus hijos y dejarlos en la pobreza y la miseria, sabiendo que el Profeta (B y P) advirtió a los hombres que descuiden sus responsabilidades hacia sus familias que recibirán el peor castigo y tormento en la otra vida: 

"Es un pecador aquel que abandona a quienes están bajo su cuidado".[4]


[1] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[2] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[3] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[4] Transmitido por Muslim, Abû Daûd, y otros.

Se encuentra usted aquí