El Verdadero Musulmán No Interfiere En Lo Que No Le Concierne

El musulmán lúcido que se preocupa por el nivel de su Islam y busca obtener la complacencia de su Señor, no interfiere con lo que no le concierne, ni mete su nariz en los asuntos privados de otras personas, ni cae en argumentos vacíos sobre rumores y sobre quién los dijo. Él intenta evitar todo eso, adoptando así una actitud islámica digna que pone a los hombres por encima de todos estos argumentos frívolos e inadecuados: 

"Es señal del buen musulmán abandonar lo que no le concierne".[1] 

Abû Hurairah (R) informó que el Profeta (B y P) dijo: 

"A Allah Le complacen tres actitudes vuestras y detesta otras tres. Le complace que vosotros Le adoréis sin asociarle nada, que os aferréis a lo que Él ha prescripto, y que estéis unidos y que no os dividáis. Y Él detesta que vosotros seáis chismosos, hagáis muchas preguntas, y derrochéis el dinero".[2] 

La sociedad divinamente guiada que está formada según las enseñanzas del Islam no tiene nada que ver con las conversaciones frívolas, con formular demasiadas preguntas, o con meterse en los asuntos privados de los demás, porque los miembros de tal sociedad están demasiado ocupados con temas más importantes como expandir la palabra de Allah en la Tierra para que ésta prevalezca, llevar el estandarte del Islam a los cuatro puntos cardinales, y difundir sus nobles valores entre la humanidad. Aquellos que están comprometidos en estas importantes y valiosas misiones no tienen tiempo para caer en semejantes pecados.


[1] Transmitido por At Tirmidhi e Ibn Mâyah. Es un Ĥadîz Saĥîĥ debido a la existencia de relators que lo corroboran
[2] Transmitido por Muslim

Se encuentra usted aquí