El Verdadero Musulmán Extiende El Saludo De Paz

Uno de los aspectos distintivos de la conducta social del musulmán es que saluda con el saludo de Salâm. En el Islam, saludar con el Salâm no se considera una costumbre social definida por los hombres que se puede cambiar y puede adaptarse según la época y las circunstancias. Saludar con el Salâm es una etiqueta claramente definida que fue ordenada por Allah, el Omnipotente, en Su Libro, y las reglas y las regulaciones de este saludo se han definido en numerosos Aĥâdîz en los cuales los estudiosos de los mismos consagraron un capítulo entero llamado ‘Kitâb As Salâm’ o ‘Bâb As Salâm’. 

Allah les ordenó a los musulmanes que se saludaran con el Salâm de una manera definitiva y clara en el Corán: 

{¡Oh, creyentes! No entréis en ninguna casa que no sea la vuestra sin antes pedir permiso y saludar a su gente...} [24:27] 

Allah ordenó a los musulmanes que devuelvan el saludo con otro similar o mejor, por eso es una obligación para el que escucha un saludo devolverlo, y no ignorarlo: 

{Si os saludan responded con un saludo aún mejor o igual...} [4:86] 

El Profeta (B y P) estimuló mucho a los musulmanes para extender el Salâm y saludar a aquellos que conocemos y a los que no conocemos. ‘Abdullah Ibn ‘Amr Ibn Al ‘Âs (R) dijo: 

Un hombre le preguntó al Profeta (B y P): ¿Qué tipo de Islam es el mejor? Él dijo: "Alimentar a los pobres y saludar a aquellos que conoces y a los que no conoces".[1] 

Saludar con el Salâm es una de las siete prescripciones que el Profeta (B y P) le ordenó a sus Compañeros, y a la Ummah musulmana. Al Barâ' Ibn ‘Âzib (R) dijo: 

El Mensajero de Allah (B y P) nos ordenó hacer siete cosas: Visitar el enfermo, asistir a los entierros, bendecir al que estornuda, apoyar al débil, ayudar al que es víctima de la opresión, saludar con el Salâm, y ayudar a cumplir los juramentos.[2] 

El Profeta (B y P) puso un gran énfasis en el Salâm y animó a que los musulmanes usaran este saludo en muchos Aĥâdîz, porque entendió sus efectos en el amor fraternal y en el fortalecimiento de los lazos afectivos, y de amistad entre los individuos y los grupos. Él lo describió como algo que conduce al amor, y el amor lleva a la fe, y la fe lleva al Paraíso: 

"Juro por Aquel en Cuyas manos está mi alma que no entraréis al Paraíso hasta que no creáis, y no creeréis hasta que no os améis mutuamente. ¿Queréis que os informe algo que si lo hacéis aumentará el amor entre vosotros? Extended el Salâm entre vosotros".[3] 

Él (B y P) también dijo que el que comienza con el saludo estará más cerca de Allah y merecerá Su complacencia, favor y bendición: 

"El más próximo de las personas a Allah es el que empieza con el saludo (Salâm)".[4] 

‘Abdullah Ibn ‘Umar (R) solía ir al mercado por la mañana, y siempre que pasaba ante una persona le decía el Salâm. Un día fue preguntado:¿Qué haces en el mercado, si no vendes nada, ni preguntas por los precios, ni asistes a ninguna reunión? Él dijo: Vamos allí por la mañana con el propósito de decir el Salâm a quienes encontramos.[5] 

Hay sólo una forma de saludar que el musulmán consciente de los modales islámicos utiliza: ‘As salâmu ‘alaikum ua raĥmatullahi ua barakâtuhu’ (La paz sea con vosotros, y la misericordia de Allah y Sus bendiciones). Él lo dice así, en plural, aunque esté saludando a una sola persona. Y la contestación es: ‘Ua ‘alaikum as salâmu ua raĥmatullahi ua barakâtuhu[6] 

Este saludo islámico correcto no debe reemplazarse por otros saludos, como el saludo árabe anticuado: ‘Im Sabâĥan, o saludos modernos como: Sabâĥ Al Jair (Buen día), o Bonjour (en idioma árabe, español y francés, respectivamente), y otros usos que se están extendiendo en las sociedades musulmanas y que contradicen la guía del Islam. 

Este saludo islámico es el saludo que Allah escogió para Su creación, desde Adán a quien Él le enseñó y le ordenó que saludara a los Ángeles con él. Él quiso que los descendientes de Adán en todas las épocas y lugares usen este saludo, debido a su significado de paz que tan importante es. Este saludo ordenado divinamente no se conserva en ningún lugar excepto en la Ummah del Islam, que se ha adherido al verdadero camino y no lo ha cambiado ni se ha desviado de él. El Profeta (B y P) dijo: 

"Cuando Allah creó a Adán, le dijo: Ve y saluda a aquel grupo de Ángeles que están sentados y escucha cómo te saludan, que ése será tu saludo y el de tus descendientes. Entonces él les dijo: As salâmu ‘alaikum, y ellos respondieron: As salâmu alaika ua raĥmatullah. Ellos agregaron: Ua raĥmatullahi".[7] 

No nos debe sorprender que este saludo sea bendito, dado que proviene de Allah, y Él nos ordenó que lo usemos para saludarnos y que no lo modifiquemos. 

{Y cuando entréis en una casa, saludaos unos a otros con la salutación bendita [que Allah ha prescripto: As Salâmu ‘Aleikum] y decios palabras afables...} [24:61] 

Yibrîl (P) lo usó para saludar a ‘Â'ishah (R), y ella lo usó para devolvérselo. A continuación presentamos el Ĥadîz narrado por ‘Â'ishah (R): 

El Mensajero de Allah (B y P) me dijo: "Éste es Yibrîl que te saluda con el Salâm". Ella dijo: Le contesté Ua ‘alaihi as salâm ua raĥmatullahi ua barakâtuh (Y que con él sea la paz y la misericordia de Allah y Sus bendiciones".[8] 

Hay también reglas que hay que tener en cuenta respecto al saludo, las cuales el verdadero musulmán aplica apropiadamente en su vida social. Estas reglas se resumen en el Ĥadîz narrado por Al Bujâri y por otros de Abû Hurairah (R): 

El Mensajero de Allah (B y P) dijo: "El que está montando debe saludar al que está caminando, el que está caminando debe saludar al que está sentado, y el grupo menor de personas debe saludar al grupo más numeroso". Y en un relato narrado por Al Bujâri se agregan las palabras: "Y el joven debe saludar a la persona mayor". 

El saludo se da a los hombres y a las mujeres por igual, como lo contó Asmâ' Bint Iazîd (R) cuando dijo que el Profeta (B y P) pasó por la mezquita un día y había un grupo de mujeres que estaban sentadas, entonces él levantó su mano y las saludó.[9] 

El saludo también debe ser dirigido hacia los niños, así aprenden los modales de saludar. Se informa que Anas (R) pasó por algunos niños y los saludó con el Salâm, después dijo: El Mensajero de Allah (B y P) solía hacer así.[10] 

Cuando el saludo se da por la noche, debe hacerse suavemente y en un tono de voz tenue para que sólo aquellos que están despiertos lo oigan y no perturbe a quienes están durmiendo. Esto es lo que el Profeta (B y P) hacía, según el largo Ĥadîz relatado por Al Miqdâd (R): 

Nosotros apartábamos algo de leche para el Profeta y él venía por la noche y nos saludaba de tal manera que no despertaba a aquellos que estaban dormidos, y sólo lo que estaban despiertos lo escuchaban. Así el Profeta (B y P) vino y nos saludó como solía hacerlo.[11] 

Se debe saludar cuando uno llega a una reunión, y cuando se retira de ella. El Profeta (B y P) dijo: 

"Cuando uno de vosotros asista a una reunión que salude, y cuando quiera retirarse que también salude. El anterior no es más importante que el último".[12].


[1] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[2] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[3] Transmitido por Muslim
[4] Transmitido por Abû Daûd con un Isnâd Yaiid. También lo transmitió At Tirmidhi con un relato similar, y dijo: Es un Ĥadîz Ĥasan
[5] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad
[6] El saludo siempre debe decirse en árabe. [El traductor]
[7] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[8] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[9] Transmitido por At Tirmidhi, que dijo: Es un Ĥadîz Ĥasan
[10] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[11] Transmitido por Muslim
[12] Transmitido por Abû Daûd y At Tirmidhi, quien dijo: Es un Ĥadîz Ĥasan

Se encuentra usted aquí