El Verdadero Musulmán Evita Discutir Sus Hermanos, Hacerles Chistes Hirientes Y Romper Las Promesas

Entre los buenos modales del verdadero musulmán están: No agota a sus hermanos y amigos con argumentos inútiles, no los incomoda con chistes perjudiciales, y no rompe las promesas que les ha hecho. De esta manera, él sigue la guía del Profeta (B y P): 

"No discutas con tu hermano, no hables en broma excesivamente con él, no le hagas una promesa y luego la quebrantes".[1] 

Esto es porque discutir no beneficia, los chistes perjudiciales llevan a menudo al odio y a la pérdida de respeto, y no cumplir con las promesas perturba a las personas y destruye el amor. El verdadero musulmán debe estar por encima de todo eso.


[1] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad

Se encuentra usted aquí