El Verdadero Musulmán Es Compasivo Y Misericordioso

El musulmán que de verdad entiende las enseñanzas del Islam es compasivo y benevolente, porque entiende que la misericordia con las personas en la Tierra le hará merecedor de la misericordia de Allah: 

"Tened misericordia con aquellos que están en la Tierra para que Aquel que está en el cielo sea misericordioso con vosotros" [1] 

El musulmán ha aprendido de su religión que: 

"Quienquiera que no se muestre benevolente con la gente, Allah no le tendrá compasión".[2] 

"Sólo se le priva la compasión a quien ha sido condenado".[3] 

El verdadero musulmán no limita su compasión a su familia, sus hijos, parientes y amigos, sino que la extiende hacia todas las personas. Esto está de acuerdo con las enseñanzas del Profeta (B y P) que incluyó a todas las personas e hizo de la compasión una condición de la fe, como lo narra Abû Mûsa Al Ash‘ari del Profeta (B y P): 

"No creeréis hasta que no os tengáis mutua compasión". Ellos dijeron: ¡Oh, Mensajero de Allah! Todos somos compasivos. Él dijo: "No es la compasión que cualquiera de vosotros tiene por su amigo, sino que es la compasión por todas las personas".[4] 

Ésta es la compasión que abarca a todas las personas, que el Islam despierta en el musulmán, para que la comunidad musulmana pueda volverse una fuente de mutua compasión, llena de profundo amor, benevolencia y sinceridad. 

El Profeta (B y P) fue un excelente ejemplo de compasión, y era la personificación de esta virtud, tanto que cuando dirigía la oración y escuchaba el llanto de un niño se conmovía y se apiadaba de la madre que se incomodaba por su niño. Entonces él acortaba la oración, como lo registró Al Bujâri y Muslim de Anas (R): 

El Profeta (B y P) dijo: "Al comenzar con la oración pensé en alargarla pero al oír el llanto de un niño la acorté debido al dolor que su madre pudiera estar sintiendo". 

Un beduino vino al Profeta (B y P) y le preguntó: ¿Besas a tus hijos? Porque nosotros no los besamos. Él dijo: "Ya no puedo hacer nada por ti, pues Allah ha quitado la compasión de tu corazón".[5] 

El Profeta (B y P) besó a Al Ĥasan Ibn ‘Ali (R) cuando Al Aqra‘ Ibn Ĥabis At Tamimi estaba sentado con él. Entonces Al Aqra‘ le dijo: Yo tengo diez hijos y nunca los he besado. El Profeta (B y P) lo miró y le dijo: "El que no muestra compasión no recibirá misericordia".[6] 

‘Umar (R) quiso otorgarle una posición de autoridad a una persona, pero se enteró que había dicho algo similar a lo que dijo Al Aqra‘ Ibn Ĥabis, es decir, que él no besaba a sus hijos. Entonces ‘Umar cambió de opinión respecto a su nombramiento, y le dijo: ‘Si tu corazón no tiene compasión con tus propios hijos, cómo podrás ser misericordioso con el resto de las personas? Juro por Allah que nunca te elegiré’. Luego rompió el documento de su nombramiento. 

El Profeta (B y P) extendió el sentimiento de misericordia y compasión en la conciencia de los musulmanes incluyendo a los animales. Al Bujâri y Muslim transmitieron de Abû Hurairah (R) que el Profeta (B y P) dijo: 

"Un hombre estaba caminando mientras se sentía muy sediento. Cuando vio aljibe de agua se acercó para beber y luego continuó su marcha. Después vio un perro jadeando y mordiendo la tierra debido a la sed, y exclamó: La sed de este perro es tan severa como lo era la mía. Entonces regresó al aljibe y llenó sus zapatos con agua y le dio de beber al perro. Allah le agradeció y lo perdonó". Ellos preguntaron: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Acaso seremos recompensados por tratar bien a los animales? Él dijo: "Seréis recompensados por tratar bien a cualquier ser viviente". 

Al Bujâri y Muslim también informaron de Ibn ‘Umar que el Profeta (B y P) dijo: 

"Una mujer fue castigada debido a que ella encerró a una gata hasta que se murió de hambre. Por eso ella fue arrojada al Infierno. Fue dicho -y Allah sabe más-: “No la has alimentado ni le has dado de beber, tampoco le permitiste andar libremente para que pudiera alimentarse con los insectos de la tierra”. 

El Profeta (B y P) alcanzó tal nivel de misericordia que una vez, cuando él y sus Compañeros se detuvieron en un lugar, un pájaro asomó su cabeza como si estuviera buscando su ayuda y quejándose porque una persona había tomado su huevo. Él preguntó: "¿Quién de vosotros ha tomado su huevo?" Un hombre dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! Yo lo he tomado. Entonces el Profeta (B y P) le dijo: "Devuélvelo por misericordia hacia ese pájaro".[7] 

El Profeta (B y P) quiso, en este caso, infundir en la conciencia de todos los musulmanes la misericordia para que ellos sean compasivos por naturaleza, incluso con los animales, porque quien tiene compasión con los animales no es insensible con su hermano humano. 

El Profeta (B y P) estaba lleno de misericordia y compasión hacia las personas y los animales, y nunca dejó de exhortar a los musulmanes a que la misericordia y la compasión inunden la sociedad musulmana y sus territorios. Cuando la compasión se extiende en la Tierra, una abundancia de misericordia divina desciende y sus habitantes se ven beneficiados, según las palabras del Profeta (B y P): 

"Ten misericordia con aquellos que están en la Tierra para que Aquel que está en el cielo sea misericordioso contigo".[8].


[1] Transmitido por At Tabarâni. Sus transmisores son Riyâl As Saĥîĥ
[2] Transmitido por At Tabarâni con un Isnâd Ĥasan
[3] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad
[4] Transmitido por At Tabarâni. Sus transmisores son Riyâl As Saĥîĥ
[5] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[6] Transmitido por Al Bujâri y Muslim
[7] Transmitido por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad
[8] Transmitido por At Tabarâni. Todos sus transmisores son Riyâl As Saĥîĥ

Se encuentra usted aquí