I'tikáf (Retiro En La Mezquita): El Profeta (Sallalláhu `Aleihi Wa Sallam) Realiza I'tikáf En Busca De Lailatul Qadr

Hadith Número Uno

Abú Sa'id Al Judri (radialláhu 'anhu) narró que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) realizó i'tikáf durante los primeros diez días de Ramadán. Luego lo hizo por los diez días siguientes dentro de la mezquita en una tienda turca instalada en su interior. Luego él (sallalláhu 'aleihi wa sallam) asomó su cabeza por sobre la tienda y dijo: "He realizado i'tikáf buscando Lailatul Qadr por los primeros diez días de Ramadán, luego por los diez días del medio, hasta que alguien vino a mí (un ángel) y me dijo: "Está en los últimos diez días", así quien haya hecho i'tikáf conmigo que continúe por los últimos diez. Yo había sido informado acerca de que noche se trataba y luego se me hizo olvidar. Sus signos son: "Me vi a mí mismo prosternándome frente a Alláh Ta'álá con mi cabeza en el barro en la mañana después de la noche". Buscad Lailatul Qadr entre las últimas diez noches impares de Ramadán". Abú Sa'id dijo: "Esa noche llovió, el techo de la mezquita, hecho con hojas de palmeras, goteó y vi a Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam), y en su frente había restos de agua y barro, Esto ocurrió en la mañana del veintiuno haciendo suyúd en el barro."

Comentario

Solía ser una práctica habitual de Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) realizar i'tikáf en Ramadán. A veces se quedaba haciendo i'tikáf todo el mes y durante el último año de su vida, hizo i'tikáf por veinte días. Por causa de que él (sallalláhu 'aleihi wa sallam) solía hacer i'tikáf en la mezquita los últimos diez días, los sabios consideran que es una sunnah muakkadah (que Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) nunca dejó de hacerla), realizarla por este período.

De este hadith, se deduce que el mayor objetivo de i'tikáf es buscar Lailatul Qadr y ¿Qué otra forma de hacerlo podría ser mejor que en i'tikáf, cuando uno se encuentra en permanente 'ibádah, incluso durmiendo? Aún más, en i'tikáf uno está liberado de las obligaciones diarias, y dedica todo el tiempo a hacer dhikrulláh y a la meditación. Para quienes valoran Lailatul Qadr no hay nada mejor que hacer i'tikáf. A lo largo de Ramadán, Rasúlulláh (sallalláhu 'aleihi wa sallam) se esforzaba y aumentaba sus 'ibádát. Se puede leer en diferentes narraciones de Bujári y Muslim que, al llegar los últimos diez días de Ramadán, el Profeta (sallalláhu `aleihi wa sallam) se esforzaba al máximo. Él mismo permanecía despierto toda la noche y despertaba a los miembros de su familia. 'Áishah (radialláhu 'anha) relata que: "Durante Ramadán, Rasúlulláh (sallalláhu `aleihi wa sallam) amarraba su izár (trozo de tela rectangular que se usa para cubrir la parte inferior del cuerpo), estaba despierto toda la noche y despertaba a su familia (para que también hicieran sus ‘ibádát)".

Amarrar sus ropas significa que él (sallalláhu 'aleihi wa sallam) se esforzaba al máximo en actos de adoración o puede significar que dejaba de lado todo tipo de contacto sexual, para dedicarse solamente a sus 'ibádát.

Se encuentra usted aquí