Las Armas Del Creyente En Su Lucha Contra El Demonio: 7) Contradecir A Shaítán

Las armas del creyente en su lucha contra Shaítán

7) Contradecir a Shaítán

Shaítán suele aparecer en forma de un consejero sincero, con buenos deseos hacia la persona. Pero el hombre debe oponerse y rechazar sus sugerencias e insinuaciones, diciéndole: "Si hubieras aconsejado sinceramente a alguien, deberías haber empezado por ti mismo. Ya que te has ganado el Fuego del Infierno, y la ira de Allah . ¿Cómo puedes aconsejar a otros cuando no te aconsejas a ti mismo?". Dijo Hariz Ibn Qais:

Si Shaítán viene a ti mientras te encuentras orando, y te dice: 'Estás presumiendo', entonces repréndelo y haz la oración aun más larga.

Si somos conscientes que existen actos que agradan a Shaítán o asuntos que acostumbraba hacer, debemos actuar contrariamente a eso. Por ejemplo, Shaítán come con su izquierda, bebe con su izquierda y toma las cosas con su mano izquierda. Por lo tanto, debemos actuar contrariamente. Abú Hurairah narró que el Profeta dijo:

"Vosotros debéis comer con la mano derecha, beber con la derecha, tomar con la derecha y dar con la derecha, porque Shaítán come con su izquierda, bebe con su izquierda, da con su izquierda y toma con su izquierda". También nos enseñó el Profeta que Shaítán bebe con nosotros si lo hacemos de pie, por eso es que debemos beber estando sentados.

Con el mismo concepto el Profeta nos aconsejó dormir la siesta, porque Shaítán no lo hace. Dijo: "Dormid la siesta, porque Shaítán no duerme siesta".

El Corán nos ha advertido sobre la extravagancia, y ha considerado a quien gasta de manera extravagante como un hermano de Shaítán. Shaítán ama que se despilfarre la riqueza y el gasto innecesario. Un ejemplo del gasto extravagante es el exceso de mobiliario y habitaciones. Muslim transmitió de Yábir Ibn 'Abdullah que el Mensajero de Allah mencionó las camas, y dijo: "Una cama para el hombre, una cama para su esposa, una cama para los invitados, y la cuarta cama es para Shaítán".

Asimismo el Profeta nos ha instruido para quitar la suciedad del trozo de comida que pudo, por casualidad, haber caído, y luego comerlo. No debemos dejarlo para Shaítán. Yábir dijo: "Oí al Mensajero de Allah decir: 'Shaítán está presente con vosotros ante cada acto que realizáis, incluso cuando coméis. Así que si una porción de comida cae al suelo, debéis limpiarle cualquier suciedad y comerla, no la dejéis para Shaítán. Y cuando terminéis de comer, chupaos los dedos, porque no sabéis donde se encuentran las bendiciones (barakah)".

Medios de transporte utilizados por los demonios

Caballos y otros medios de transporte sobre los que se formulan apuestas, son los medios de transporte de Shaítán. El Mensajero de Allah dijo: "Los caballos son de tres tipos: Los caballos del Misericordioso (Allah), los caballos de Shaítán,y los caballos del hombre. El caballo del Misericordioso es el que dispone para luchar en la causa de Allah. Por esto, su alimento, su estiércol y su orina estarán en la balanza de sus buenas acciones. El caballo de Shaítán es aquel sobre el que las personas apuestan. El caballo del hombre es el que se utiliza para montar y engendrar, y es una protección contra la pobreza."

La prisa es de Shaítán

Una característica amada por Shaítán es la prisa, porque lleva al ser humano a cometer muchos errores. El Profeta dijo: "La meditación es del Misericordioso y la prisa es de Shaítán". Por esto debemos diferenciarnos de Shaítán, actuando de manera que agrade al Misericordioso". El Mensajero de Allah dijo a Ashayy 'Abd Al Qais, "Tienes dos de las características que Allah ama: La clemencia y la reflexión".

El bostezo

Una de las cosas que agradan a Shaítán, es el bostezo. Es por esta razón que el Mensajero de Allah nos pidió que refrenáramos el bostezo tanto como nos fuera posible. Abú Hurairah narró que el Profeta dijo: "Bostezar es de Shaítán. Si alguno de vosotros presiente un bostezo, que lo refrene tanto como pueda. Porque cuando decís: '¡Ahhh!' al bostezar, Shaítán se ríe". Esto es porque el bostezo es una señal de pereza, y Shaítán se contenta y regocija con la persona perezosa. La pereza hace que sean pocas las obras y sacrificios personales, que elevan a la persona a la vista de Allah .

Se encuentra usted aquí