La Verdadera Musulmana Evita Bostezar En Una Reunión Tanto Como Sea Posible

La musulmana sensible y de buenos modales, si lo puede prevenir, no bosteza en una reunión. Si el apremio por bostezar la sobrepasa, trata de resistirse en la medida de lo posible. Esto es lo que el Profeta  aconsejó:

"Si alguno de vosotros quisiera bostezar, que lo reprima tanto como le sea posible".[1]

   Si el apremio por bostezar no puede ser resistido, entonces ella debe cubrir su boca con la mano, como prescribió el Profeta :

"Si alguno de vosotros bosteza, que cubra su boca con la mano para que Shaitân no entre".[2]

   El acto de bostezar en frente de otras personas es algo desagradable y fuera de lugar que no es propio de la persona decente. Por tanto, ella debe resistir el impulso de bostezar o al menos, cubrir su boca abierta con la mano para que las demás personas presentes no la vean. El Profeta enseñó a los musulmanes cómo comportarse apropiadamente en un marco social para que no incomoden a las personas, ni las hagan sentir fastidiadas queriendo que se vayan, o provoquen la partida de otros invitados. Este el modo por el cual se conduce la musulmana educada que sigue la etiqueta islámica.


[1]  Fath al Bârî, 10/611, Kitâb al adâb, bâb idha tatha'ab fa layada' yadahu 'ala fihî, Sahîh Muslim, 18/123, Kitâb al zuhd, bâb kirahah al tatha'ub.
[2]  Sahîh Muslim, 18/122, Kitâb al zuhd, bâb kirahah al tatha'ub.

Se encuentra usted aquí