La Verdadera Musulmana Es Compasiva Y Misericordiosa

La musulmana que verdaderamente comprende las enseñanzas del Islam es compasiva y misericordiosa porque entiende que la compasión de las personas sobre la Tierra provocará que la misericordia del cielo descienda sobre ellos. Ella sabe que quien no muestre compasión con los demás, no recibirá la misericordia de Allah , y que la misericordia de Allah no es retenida a nadie salvo a quien esté perdido y condenado, como dijo el Profeta :

"Tened compasión de quienes estén sobre la Tierra para que Quien está en el cielo tenga misericordia de vosotros".[1]

"Allah  no mostrará misericordia a quien no muestre compasión hacia la gente".[2]

"La compasión no es extirpada excepto de aquel que está condenado".[3]

   La verdadera musulmana no limita su compasión solamente a su familia, hijos, parientes, y amigos sino que la hace extensiva a toda la gente. Esto es en conformidad con las enseñanzas del Profeta que abarcan a toda la gente y hace de la compasión una condición de la fe:

"Vosotros no creeréis hasta que no tengáis compasión los unos a los otros". Ellos dijeron: "Mensajero de Allah, todos nosotros somos compasivos". Él dijo: "No es la compasión de cualquiera de vosotros hacia un amigo sino que es la compasión hacia todo el pueblo y hacia las personas comunes".[4]

    Esta es la compasión más amplia y abarcadora que el Islam despertó en los corazones de los musulmanes, y la hizo una de sus características distintivas para que la comunidad musulmana - hombres y mujeres, ricos y pobres, en suma todos sus miembros- puedan llegar a formar una comunidad integrada y protegida, llena de compasión, amor fraternal y verdadero afecto.

   El Profeta fue un brillante ejemplo de compasión sincera. Cuando escuchaba llorar a un niño mientras estaba dirigiendo a la gente en oración, acortaba la oración debido a la consideración que tenía por el sentimiento de preocupación de la madre por su niño.

  Al Bujâri y Muslim narraron de Anas  que el Profeta dijo:

"Comencé la oración con la intención de hacerla prolongada, pero escuché llorar a un niño, entonces acorté mi oración pues conocía la aflicción que estaría sintiendo su madre".[5]

Un beduino se presentó ante el Profeta y le preguntó: "¿Tú besas a tus hijos? Nosotros no lo hacemos". Él dijo: "¿Qué puedo hacer por ti, cuando Allah ha quitado la compasión de tu corazón?"[6]

El Profeta besó a Al Hasan Ibn ‘Ali cuando Al Aqra‘ Ibn Hâbis At Tamîmi estaba sentado junto a él. Al ver esto Al Aqra‘ dijo: "Tengo diez hijos y nunca he besado a ninguno de ellos". El Profeta lo miró y le dijo: "Al que no muestre compasión, no le será mostrada la misericordia".[7]

‘Umar quería nombrar a un hombre en una posición de autoridad sobre los musulmanes, pero le escuchó decir algo como Al Aqra‘ Ibn Hâbis (es decir que no besaba a sus hijos), y entonces cambió de parecer sobre designarlo, y dijo: "Si tu corazón no late con compasión hacia tus propios hijos, ¿cómo podrás ser misericordioso con el pueblo? ¡Por Allah! Nunca te designaré". Luego, rompió en pedazos el documento que había preparado respecto a su nombramiento.

   El Profeta extendió el sentimiento de misericordia en los corazones de los hombres y mujeres musulmanes hasta abarcar a los animales, así como a los seres humanos. Esto está referido en un cierto número de Ahâdîz sahîhah, como el recopilado por Al Bujâri y Muslim, en que el Profeta dijo:

"Un hombre iba caminando por un camino cuando de pronto sintió mucha sed. Vio un pozo de agua y se precipitó dentro del mismo; bebió hasta hartarse y luego salió. Al ver un perro jadeando y lamiendo la tierra (húmeda alrededor del pozo) por la sed, dijo: 'La sed de este perro es tan grave como la que  yo tenía'. Regresó de nuevo al pozo, llenó su calzado de agua, lo sostuvo en su boca (mientras trepaba), y le dio agua al perro. Allah , gracias a este acto, le agradeció y le perdonó." Ellos preguntaron al Profeta : "Mensajero de Allah ¿Acaso seremos recompensados por la benevolencia hacia los animales?" Él respondió: "En cada criatura viviente hay una recompensa".[8]

Al Bujâri y Muslim también narraron de Ibn ‘Umar que el Profeta dijo:

"Una mujer fue castigada porque había encerrado a una gata, hasta que se murió de hambre. Ella fue arrojada al Fuego. Le fue dicho, y Allah sabe más: 'Tú no la alimentaste, ni le diste agua cuando la encerraste, ni tampoco la dejaste merodear libremente para que pudiera comer de los insectos de la tierra".[9]

El Profeta llegó hasta tales alturas de misericordia que cierta vez cuando él y sus Compañeros se detuvieron en un lugar, un pájaro apareció encima de su cabeza, como si estuviera pidiendo su ayuda y se estuviera quejando de la maldad de un hombre que había sacado su huevo. Él entonces dijo: "¿Quién de vosotros le ha hecho acongojar al sacarle su huevo?" Un hombre dijo: "Mensajero de Allah, yo lo he sacado". El Profeta dijo: "Colócalo en su lugar por misericordia al pájaro."[10]

   El Profeta quería en ese momento inculcar un sentimiento de misericordia completa en la consciencia de los musulmanes, hombres y mujeres por igual, para que se volvieran compasivos por naturaleza, incluso con los animales, porque quien tiene corazón para ser benévolo con los animales no será severo con su hermano musulmán.

    El Profeta estaba igualmente lleno de compasión hacia los seres humanos y los animales. Nunca dejó de fomentar la compasión entre las personas, y procuraba infundirla profundamente en los corazones de los hombres y mujeres musulmanes, al haber establecido que era la llave de la misericordia, el perdón, y la recompensa de Allah. Allah perdonará a aquellos que sean compasivos aunque sean pecadores.

En Sahîh Muslim, Abû Hurairah dijo:

"El Mensajero de Allah dijo: 'Un perro andaba alrededor de un pozo de agua casi muriendo de sed, cuando una ramera judía lo vio. Entonces se sacó el zapato, le llevó agua, y le dio de beber. Fue perdonada debido a este acto".[11]

    ¡Cuán grande es la bendición de la compasión y la misericordia para la humanidad! ¡Qué bellos atributos son! Es suficiente honor y status saber que el Señor de la Gloria y la Majestad deriva Su propio nombre de rahmah (misericordia, compasión), y es llamado Ar Rahîm, Ar Rahmân.


[1]  Relatado por At Tabarâni; los hombres de su isnâd son riyâl as sahîh. Ver Mayma‘ Az Zauâ'id, 8/187, Bâb rahmah an nâs.
[2]  Relatado con un isnâd hasan por At Tabarâni. Ver Mayma‘ Az Zauâ'id, 8/187, Bâb rahmah an nâs.
[3]  Relatado por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad, 1/466, Bâb irham man fi al ard.
[4]  Relatado por At Tabarâni; los hombres de su isnâd son riyâl as sahîh. Ver Mayma‘ Az Zauâ'id, 8/186, Bâb rahmah an nâs.
[5]  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 3/410, Kitâb as salâh, bâb at tajfîf li amrin iahduz.
[6]  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 13/34, Kitâb al birr ua as silah, bâb rahmah al ualad ua taqbîlihi.
[7]  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 13/34, Kitâb al birr ua as silah, bâb rahmah al ualad ua taqbîlihi.
[8]  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 2/229, Kitâb as salâh, bâb fadl salâh al ‘ishâ' ua al fayr fi yamâ‘ah.
[9]  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 6/171, Kitâb az zakâh, bâb fadl saqi al mâ'.
[10]  Relatado por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad, 1/472, Bâb ajdh al baid min al hammarah.
[11]  Sahîh Muslim, 14/242, Kitâb qatl al haiiât ua nahuaha, bâb fadl saqi al bahâ'im.

Se encuentra usted aquí