La Verdadera Musulmana Guía A Los Demás A Realizar Acciones Correctas

La musulmana cuya alma fue purificada por el Islam y depurada de las manchas del egoísmo ama guiar a otras personas hacia acciones correctas, para que la bondad salga a la luz y la gente se beneficie de ella. Para ella es como si hubiera realizado la buena acción, porque sabe que quien guía a otras personas hacia los actos de rectitud será recompensada como quien los hace, tal como dijo el Profeta:

"Quien guíe a otros a hacer el bien, tendrá una recompensa igual que la de quien hace el bien".[1]

   La musulmana es la que menos se preocupa en buscar el bien para sí misma o hacer alarde ante otros del bien que hace, actitud propia de las mujeres egoístas que buscan hacer ostentación. A la musulmana que guía a otros a hacer el bien le es suficiente saber que será recompensada por Allah  bajo toda circunstancia. Y para la verdadera musulmana, acumular recompensas de Allah es más importante que la fama y la buena reputación. En ese sentido, la bondad se difunde en la comunidad y cada persona tendrá la oportunidad de hacer todo aquello en lo que Allah lo asista.

   ¡Cuántos de estos nocivos desórdenes psicológicos están impidiendo que el bien se difunda en la sociedad! Porque las personas que están sufriéndolos esperan emprender buenas obras excluyendo a los otros pero las circunstancias les impiden hacerlo. Por eso, la bondad y los beneficios permanecen cerrados esperando la oportunidad propicia que nunca llega. La verdadera musulmana que busca la complacencia de Allah y quiere ganar Su recompensa está libre de tales desórdenes. La verdadera musulmana guía a la gente a realizar buenos actos tan pronto como es consciente de una oportunidad, y así gana una recompensa de Allah igual a la recompensa de quien hizo el propio buen acto.


[1]  Sahîh Muslim, 13/38, Kitâb al imârah, bâb fadl i‘ânah al gâzi fî sabîl Allah.

Se encuentra usted aquí