La Verdadera Musulmana Evita Discutir Con Sus Hermanas, No Haciendo Bromas Injuriosas Ni Quebrantando Promesas

Entre los buenos modales de la verdadera musulmana están el sentido de la moderación, la sabiduría y el tacto. Ella no cansa a sus amigas con discusiones irritantes, ni las enfada con bromas injuriosas, tampoco quebranta una promesa realizada. Con relación a esto, ella sigue la guía del Profeta :

"No discutáis con vuestro hermano, no bromeéis con él desmedidamente, y no le hagáis una promesa para luego quebrantarla".42

   La discusión desmedida es un hábito repulsivo que llena los corazones de la gente con odio y disgusto. Por otro lado, realizar bromas injuriosas destruye la pureza de una amistad entre dos hermanas. Y quebrantar las promesas debilita los lazos de amistad y de hermandad, destruyendo el respeto mutuo. La musulmana precavida evita comportarse de tal manera, pues ello vuelve despreciable a una persona.


42  Relatado por Al Bujâri en  Al Adab Al Mufrad, 1/485, bâb lâ ta‘id ajâka shai'an fa tujlifahu.

Se encuentra usted aquí