La Verdadera Musulmana Trata Por Igual A Sus Hijos E Hijas

La musulmana prudente trata a todos sus hijos o hijas imparcialmente y por igual. Ella no prefiere a uno por encima del otro, cualquiera que sea la circunstancia, porque sabe que el Islam prohíbe tales acciones por parte de los padres debido al impacto psicológico negativo que puede tener sobre el niño cuyo hermano es preferido en vez de él. El niño que no se siente tratado por igual, con sus hermanos y hermanas, crecerá con complejos y ansiedades, alimentando su corazón con celos y odio. Por el contrario, el niño que crezca sintiendo que él y sus hermanos fueron tratados en igualdad de condiciones crecerá sanamente, libre de celos y odio; será una persona feliz, animosa, y tolerante que colocará a los demás antes que él. Esto es lo que el Islam exige a los padres y los urge a cumplir.

Al Bujâri, Muslim y otros registraron que el padre de An Nu‘mân Ibn Bashîr  lo trajo ante el Profeta  y dijo: "A este hijo mío le he dado un esclavo que tenía". El Profeta dijo: "¿Has dado a cada uno de tus hijos lo mismo?". Él contestó: "No". El Profeta le dijo: "Entonces vuelve a quedarte con el esclavo".

Según otro registro:

"El Profeta preguntó: ‘¿Has hecho lo mismo con todos tus hijos?’. (Mi padre) dijo: ‘No’. Entonces el Profeta dijo: ‘Teme a Allah  y trata a todos tus hijos por igual’".

Según un tercer registro:

"El Profeta preguntó: ‘¡Oh, Bishr! ¿Tienes algún otro hijo?’. Él contestó: ‘Sí’. El Profeta preguntó: ‘¿Le darás un regalo similar a cada uno de ellos?’. Él contestó: ‘No’. Entonces el Profeta le dijo: ‘No me pidas que atestigüe esto, porque yo no quiero atestiguar la injusticia’. Luego añadió, ‘¿Acaso no quieres a todos tus hijos, para tratarlos con igual respeto?’. Bishr dijo: ‘Por supuesto’. Y el Profeta le respondió: ‘Entonces, ¿Por qué no lo haces?’"14

   Por ello, la mujer musulmana que verdaderamente teme a Allah trata a todos sus hijos con igual justicia, sin favorecer a uno en detrimento de otro, ya sea en lo referente a darle regalos, gastar dinero en ellos, o en la forma de tratarlos. De este modo, todos sus hijos la amarán, rezarán por ella, y la tratarán con cariño y respeto.


14  (Al Bujâri y Muslim). Ver Sharh As Sunnah, 8/296, Kitâb al ‘atâiâ ua al hadâiâ, bâb ar ruyû‘ fi hibah al ualad ua at tasuiah baina al aulâd fi an nahl.

Se encuentra usted aquí