La Verdadera Musulmana Lee El Corán A Menudo

Con el propósito de alcanzar este elevado nivel de obediencia, rectitud y taqua (piedad), la musulmana no tiene otra elección que buscar la guía en el bendito Libro de Allâh , acogiéndose a su sombra todos los días. Por ello, debe leer el Corán regularmente, recitándolo cuidadosamente y reflexionando sobre el significado de las Aleyas. Sólo así, su significado podrá penetrar en su mente y emociones, y su corazón y su alma estarán llenas de luz de su guía inmaculada.

    A la mujer musulmana le es suficiente conocer el estatus de quien lee Corán, a la vista de Allâh , así como lo describió el Profeta  en numerosos hadîces. Por eso ella debe leer el Corán en cualquier momento en que tenga la oportunidad, así sus días y sus noches estarán plenos con la recitación de sus Aleyas y la reflexión de su significado. Dijo el Profeta :

"Un creyente que lee el Corán es como un cítrico cuyo aroma es placentero y cuyo sabor es placentero; un creyente que no lee el Corán es como un dátil, que no tiene aroma, pero cuyo sabor es dulce; un hipócrita que lee Corán es como la fragancia de una flor, la cual posee un placentero aroma, pero cuyo sabor es agrio; y un hipócrita que no lee el Corán, es como una coloquíntida (una variedad de manzana amarga), que no posee aroma y cuyo sabor es amargo".[1]

"Leed el Corán pues se presentará a la llamada el Día de la Resurrección para interceder por sus lectores".[2] "Quien  lee el Corán con fluidez está con los honorables escribas piadosos[3], y quien lee el Corán y se esfuerza en leerlo, a pesar de serle difícil, recibirá una doble recompensa." [4]

  Conociendo estos testimonios ¿Cómo puede dejar de leer el Corán una mujer musulmana? No  importa cuán ocupada esté con sus obligaciones domésticas y con su papel de esposa y madre. ¿Puede acaso negar al Corán y privarse a sí misma su gran bendición y la recompensa que Allâh ha preparado para quienes lo lean?

    En conclusión, ésta es la actitud de una verdadera musulmana hacia su Señor: ella tiene una profunda Fe en Allâh (y voluntariamente se somete a Su voluntad y decreto). Ella adora a Allâh sinceramente, obedeciendo todos sus mandatos y acatando todas sus prohibiciones. Ella comprende lo que significa ser una fiel sierva de Allâh . Ella se esfuerza constantemente en apoyar su religión y hacer Su palabra suprema sobre la tierra. Ella está orgullosa de su identidad islámica, saca su fuerza de su comprensión del propósito de la existencia humana en esta vida, tal como fue definido por Allâh en el Corán: "Y no he creado a los yinn y a los hombres sino para que me adoren."

[Por cierto que he creado a los genios y a los hombres para que Me adoren.] (Corán 51:56)


[1]  (Bujâri y Muslim), Ver Sharh al Sunnah, 4/431, Kitâb fada'il al Corán: bâb fadl tilâwat al Corán.
[2]  Sahîh Muslim, 6/90, Kitâb salâh al musafirîn , bâb fadl qira'at al Corán.
[3]  Es decir, los ángeles que registran los actos del hombre. Esto significa que la persona bien versada en el Corán gozará de tan elevada posición en la vida futura que estará en la eminente compañía de esos escribas piadosos. (Traductor)
[4]  (Bujâri y Muslim), Ver Sharh al Sunnah, 4/429, 430, Kitâb fada'il al Corán ân, bâb fadl tilâwat al Corán.

Se encuentra usted aquí