La Verdadera Musulmana Comprende El Auténtico Significado De Ser Una Sierva De Allah

La auténtica musulmana tiene la firme creencia de que ha sido creada para servir a un propósito importante en la vida, el cual Allah  ha definido en el Corán:

[Por cierto que he creado a los genios y a los hombres para que Me adoren.] (51:56)

   La vida de la verdadera musulmana no debe ser empleada únicamente en tareas domésticas o para disfrutar de las buenas cosas de este mundo. La vida es una importante misión, en la cual cada creyente debe tomar la responsabilidad de vivir de tal manera que él o ella sea una persona verdadera y devota sincera de Allah . Esto sólo puede ser alcanzado comprobando las intenciones en todas las acciones, para asegurarse de que son realizadas para complacer a Allah . De acuerdo al Islam, todos los actos están ligados a las intenciones, como lo dijo el Profeta :

"Los actos valen por su intención, y todo hombre tendrá aquello en lo cual haya puesto su intención. Así pues, aquel cuya emigración fue por Allah y Su Mensajero, su emigración será registrada por Allah y Su Mensajero; y aquel cuya emigración fue para obtener un beneficio material o para tomar en matrimonio a una mujer, su emigración será registrada por aquello en lo que puso su intención".[1]

   En consecuencia, la musulmana puede estar en un continuo estado de adoración que abarque todos sus actos, en tanto verifique sus intenciones y se asegure que esté llevando a cabo su misión en esta vida, tal como Allah quiere que lo haga. Por eso, ella puede permanecer en estado de adoración, cuando trate a sus padres con amabilidad y respeto, cuando sea una buena esposa para su marido, cuando cuide la crianza y educación de sus hijos, cuando se dedique a sus quehaceres domésticos, y cuando mantenga los vínculos de parentesco, siempre que realice todo esto en obediencia a los mandamientos de Allah , y con la intención de servirlo y alabarlo.


[1]  (Al Bujâri y Muslim). Ver Sharh As Sunnah, 1/401, Kitâb at tahârah, bâb an niiah fi al udû' ua gairihi min al ‘ibâdât.

Se encuentra usted aquí