¡Oh, Humanos! Si Venís A Mí Con Tantos Pecados Como Pueda Contener La Tierra, Sin Asociarme Copartícipe…

 
Anas Ibn Málik narró que el Mensajero de Allah dijo: "Allah dijo: ¡Oh, humanos! Si Me invocáis esperando Mi perdón, Yo os perdonaré vuestros pecados. ¡Oh, humanos! Si vuestros pecados alcanzan la altura de los cielos, e invocáis mi perdón, os perdonaré. ¡Oh, humanos! Si venís a Mí con tantos pecados como pueda contener la Tierra, sin asociarme copartícipe en vuestra adoración, Yo os recibiré con todo el perdón que pueda contener la Tierra".[1]
 
Este hadiz comprende un requisito fundamental para obtener el perdón de Allah : Invocar a Allah esperando Su respuesta. Allah exhorta a los creyentes a invocarle, y les promete una respuesta: (Invocadme, os responderé [vuestras súplicas]...) (40:60)

No obstante, hay algunas condiciones para que la invocación sea respondida:

La primera es invocarle con un corazón sincero y una firme esperanza en que Allah ha de escuchar la invocación, y que es el Único que puede hacerlo.

Abú Hurairah narró que el Mensajero de Allah dijo: "Invocad a Allah con la certidumbre de que os responderá, porque Él no responde a quien Le invoca con un corazón distraído (que no tiene presente a Allah)".[2]

El musulmán no debe renunciar a la esperanza cuando la respuesta no llega de inmediato, y debe continuar invocando con persistencia. Allah dice: (Invocadle con temor y esperanza. Por cierto que los benefactores están más cerca de la misericordia de Allah.) (7:56)

Abú Sa'íd Al Judri narró que el Mensajero de Allah dijo: "Siempre que un musulmán dirija una súplica a Allah que no implique algo prohibido ni romper los lazos familiares, Allah le responderá de una de las tres siguientes formas: Respondiéndole prontamente, posponiendo la respuesta hasta la vida futura, o protegiendo al creyente de un peligro acorde a lo que pidió". Dijeron algunos de los compañeros del Profeta: Entonces multiplicaremos nuestras súplicas. Y el Profeta exclamó: "Allah es el más grande".[3]

Uno de los más importantes elementos para que sean perdonados los pecados es la esperanza y la certeza de que nadie que no sea Allah puede perdonarlos. Sa'id Ibn Yubair narró que el Profeta dijo: "El Día de la Resurrección, Allah, glorificado sea, traerá a los creyentes muy cerca de Él, separándolos de los demás, y les dirá: ¡Leed el registro de vuestros actos! El creyente reconocerá entonces cada uno de sus pecados, y Allah le dirá: ¿Reconoces tus malos actos? Responderá: ¡Sí! Y Allah le dirá: No te preocupes, Yo te cubriré de toda mi creación, de tal forma que no haya nadie entre tú y Yo que pueda ver tus pecados. Desde este momento te perdono todos tus pecados por una cualidad que poseías en tu vida terrena. Dirá entonces el creyente: ¡Oh, Señor mío! ¿Cuál era esa cualidad? Y Allah responderá: Tú nunca anhelaste el perdón de otro que no fuese Yo".[4]

"Si Me invocáis esperando Mi perdón, Yo os perdonaré vuestros pecados." Significa que el musulmán, aunque cometa innumerables pecados, no debe desesperar de la misericordia divina, porque a despecho de cuán grandes fueran sus pecados, la misericordia de Allah es aún más grande. El creyente siempre debe pedir la misericordia de Allah , aún si sus pecados alcanzan las alturas del cielo.

Allah menciona el perdón repetidamente en el Corán, exhortando a los creyentes a pedir perdón, y prometiendo responder a las invocaciones de Sus siervos: (Implorad el perdón de Allah. Ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.) (2: 199) (Y os exhorta a que pidáis perdón a vuestro Señor y os arrepintáis...) (11:3) (Piden perdón por las noches hasta llegar el alba.) (3: 17) (Aquellos que al cometer una obscenidad o iniquidad invocan a Allah pidiendo perdón por sus pecados y no reinciden a sabiendas, sepan que sólo Allah perdona los pecados.) (3: 135) (Quien obre malo cometa iniquidad y luego pida perdón a Allah, encontrará que Allah es Absolvedor, Misericordioso.) (4: 110)

El suplicar el perdón de Allah está a menudo ligado al arrepentimiento, en cuyo caso requiere la intención de abstenerse de reincidir en el pecado. En distintas aleyas, Allah promete el perdón a quienes no persistan en cometer malas acciones.

Una manera de invocar a Allah es decir: "¡Oh, Señor! Perdona mis pecados". Y por cierto que Allah perdona, si lo desea, a quien Le invoca con sinceridad, en especial cuando lo hace en la oración, en las últimas horas de la noche.

Al Hasan dijo: "Pedid perdón a Allah repetidamente en vuestros hogares, durante las comidas, en la calle, en el mercado, en vuestras reuniones y en todo lugar, pues ignoráis en qué momento puede llegar el perdón de Allah".

Abú Hurairah narró que el Profeta dijo: "Un hombre cometió un pecado y dijo: ¡Oh, Señor mío! He cometido una mala acción y pido Tu perdón. Y dijo Allah: Mi siervo sabe que tiene un Señor que castiga los pecados y que también los perdona, por lo tanto perdono a Mi siervo. Tiempo después, el mismo hombre volvió a reincidir en el pecado, y pidió otra vez el perdón, y luego reincidió por tercera vez..." Según la versión registrada por Muslim, la tercera vez Allah dijo: "Perdono a Mi siervo, sea cual fuere lo que haga". El significado es que mientras perdure en esa situación de arrepentimiento Allah lo perdonará, pues no pretende continuar cometiendo pecados.

Allah puede perdonar, o no, a quien Le implora Su perdón y persiste en el pecado, pues persistir en las malas acciones hace que las súplicas queden sin respuesta. Ibn 'Abbás narró que el Mensajero de Allah dijo: "Quien se arrepiente ante Allah es como aquel que no ha cometido pecado alguno, y quien requiere Su perdón, mientras reincide en las malas acciones, es como si se burlara de Allah".

La mejor manera de pedir perdón a Allah es alabarle, confesarle los pecados y suplicarle que éstos sean perdonados. Shaddád Ibn Aus narró que el Profeta dijo: "La mejor forma de pedir perdón a Allah es diciendo: ¡Oh, Allah! Tú eres mi Señor, y nadie sino Tú merece ser adorado. Eres mi Creador, y yo soy Tu siervo, prometo cumplir mi promesa tanto como pueda. Me refugio en Ti de las malas acciones que he cometido, te doy gracias por todas las mercedes con las que me has agraciado. Reconozco mis pecados y Te suplico que me perdones, en verdad, Tú eres Indulgente, Remisorio".[5]

Abú Hurairah narró que el Profeta dijo: "Juro por Allah que yo pido perdón y me arrepiento setenta veces por día".

Ibn 'Abbás narró que el Profeta dijo: "Quien pida frecuentemente perdón a Allah, Él aligerará todas sus aflicciones y sus carga, le allanará cada dificultad, y le proveerá de sustento de donde menos lo espera".[6]

El factor más importante es creer en la Unicidad de Allah. Quien cumpla con esta condición tiene la mayor posibilidad de ser perdonado. Allah dice: (Allah no perdona que se Le asocie nada a Él; pero fuera de ello perdona a quien Le place...) (4:48)

El creyente que no atribuye copartícipes a Allah en Su adoración puede ser perdonado por Él, aún cuando sus pecados sean tantos como para llenar la Tierra, si Allah así lo quiere. Pero si no lo hace y decide castigarlo, ese creyente no ha de estar perpetuamente en el Fuego. Cuando el corazón del creyente da testimonio de la Unicidad de Allah éste se llena de amor hacia Él, sumisión, glori­ficación y esperanza.


[1] At Tirmidhi (3540).
[2] At Tirmidhi (3479).
[3] Ahmad 3/18.
[4] At Tabaráni 7/37.
[5] Al Bujári (6306) (6323).
[6] Abú Daúd (1518).
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí