Ruqiah (Recitaciones), Talismanes Y Amuletos

 
Ruqiah (Recitaciones), Talismanes Y Amuletos
 
Abú Bashir Al-Ansari narró:

“que cierta vez se encontraba viajando junto al Profeta de Allah cuando este envió a un mensajero ordenando que no quede ningún camello con cuerdas atadas a sus cuello”[1]. (Transmitido por Al-Bujári y Muslim).

Relató Ibn Mas'ud que escuchó decir al Mensajero de Allah :

"La Ruqiah, los amuletos (at-tamaim) y los hechizos (at-tiualah) son Shirk." (Transmitido por Ahmad y Abú Dawúd).

Narró Abdullah Ibn Ukaim que el Mensajero de Allah dijo:

"Quien porte o use un talismán será abandonado al cuidado de su talismán". (Transmitido por Ahmad y At Tirmidhi).

Los amuletos (At-tamaim): Es colgar un talismán (generalmente a los niños) alrededor del cuello (u otra parte del cuerpo), con el objetivo de prevenir el mal de ojo. En caso de que se coloquen Aleyas del Corán o los nombres de Allah, existen distintas opiniones entre los Sahabas, ya que algunos lo permitían y otros no. Entre los que no lo permitían se encontraba Ibn Mas'ud.

Ar-Ruqiah: es el acto de recitar un encantamiento, lo cual es sin duda, un acto de Shirk. Pero el profeta lo aprobó en caso de picaduras venenosas, y en el caso del mal de ojo recitando el Corán exclusivamente.[2]

At-tiualah: Es un hechizo hecho por una persona generalmente alegando causar enamoramiento o que un marido ame más a su esposa o viceversa.

También transmitió el Imam Ahmad que Ruwaifi' dijo:

"Me dijo el Mensajero de Allah : "Oh Ruwaifi', quizás tengas una vida prolongada, así que informa a la gente que quien se trence la barba, o cuelgue una cuerda (alrededor del cuello) o collar, o se higienice (luego de hacer sus necesidades fisiológicas) con estiércol o huesos de animal, dile que Muhammad es inocente de él".

Dijo Sa'id Ibn Yubair [3]:

"Quien corta (arranca) un amuleto (o talismán) del cuello de una persona es como si hubiera liberado un esclavo".

(Transmitido por Uakii' quien también relató que Ibrahim An-najai'[4] dijo: "Solían ellos[5] repudiar todos los talismanes y amuletos, ya sean que tuvieran o no algo del Corán").

Conclusiones importantes del capítulo:

1. Los sabios difieren en sus opiniones sobre utilizar algo del Corán como amuleto.

2. La prohibición de colgar una cuerda o algo parecido del cuello de los animales para protegerlos del mal de ojo.

3. La recompensa de quien corta o arranca un amuleto o talismán.

4. Quien cuelgue algo de su cuello[6] es advertido con un terrible castigo.

5. La frase de Ibrahim An-najai' no contradice que haya diferentes opiniones entre los sabios, ya que los compañeros mencionados en su frase no son los compañeros del Mensajero de Allah , sino los compañeros de Abdullah Ibn Mas'ud .


[1] Nota del Traductor: Los objetos colgados alrededor del cuello tenían el objetivo de protegerlos del mal de ojo u otro perjuicio.
[2] Nota del Traductor: También permitido en caso de posesión por un Yin o un Sheitan.
[3] Nota del Traductor: Gran sabio de los Tabi'in (la segunda generación de musulmanes), aprendió el conocimiento de Ibn Abbás e Ibn Omar, murió en el año 95 H.
[4] Nota del Traductor: Fue el Gran sabio del Hadiz durante su época en Irak, murió en el año 197 H.
[5] Nota del Traductor: Es decir todos los compañeros de Abdullah Ibn Mas'ud.
[6] Nota del Traductor: Siempre que el objetivo sea prevenir el mal de ojo, no entrando aquí lo que utiliza la mujer como joyas.
Muhammad Ibn Abdul Wahab
Traducción: Muhammad Isa García

Se encuentra usted aquí