Se encuentra usted aquí

Quien Libere A Un Creyente De Una Aflicción En Esta Vida Mundanal, Allah Lo Liberará...

 
Abú Hurairah narró que el Mensajero de Allah dijo: "Quien libere a un creyente de una aflicción en esta vida mundanal, Allah lo liberará de una aflicción en el Día del Juicio. Quien le facilite ayuda en un momento de dificultad, Allah le facilitará ayuda en esta vida y en la otra. Quien oculte los defectos de un musulmán, Allah ocultará sus defectos en esta vida y en la otra. Por cierto que Allah seguirá auxiliando a Su siervo mientras éste ayude a su hermano (en el Islam). Quien emprenda el camino para adquirir el conocimiento, Allah le facilitará el camino que lo conduzca hacia el Paraíso. No se reúne un grupo de musulmanes en una de las casas de Allah para recitar el Libro de Allah y estudiarlo sin que el sosiego descienda sobre ellos, les cubra la misericordia, los ángeles les rodeen, y Allah los mencione entre quienes están ante Él. Y quien no realice buenas acciones de nada le servirá su linaje (ante Allah)".[1]
 

"Quien libere a un creyente de una aflicción en esta vida mundanal, Allah lo liberará de una aflicción en el Día del Juicio." Significa que la recompensa está relacionada con la naturaleza de la acción. El Mensajero de Allah dijo: "Allah es Misericordioso con aquellos que son compasivos con sus semejantes."[2]

Abú Sa'íd Al Judri narró que el Profeta dijo: "A quien alimente a un creyente hambriento Allah lo alimentará en el Día de la Resurrección, permitiéndole comer de las frutas del Paraíso. A quien dé de beber a un creyente sediento Allah le permitirá beber en el Día de la Resurrección del néctar sellado que tiene reservado. Y a quien proporcione una prenda de vestir a un creyente necesitado Allah, en el Día de Resurrección, lo vestirá con una prenda de seda del Paraíso".[3]

La recompensa mencionada aquí por aliviar una aflicción de un creyente en este mundo es la re­moción de una aflicción en el Día del Juicio; y por cierto que ésta retribución es mayor que la acción realizada.

Abú Hurairah narró que el Profeta dijo: "En el Día de la Resurrección, la transpiración de la gente llegará hasta setenta codos bajo la tierra y también los cubrirá hasta sus orejas".[4]

"Quien le facilite ayuda en un momento de difi­cultad, Allah le facilitará ayuda en esta vida y en la otra." Esto nos indica que habrá dificultades en la otra vida. Allah dice: (Y para los incrédulos será un día difícil.) (25:26)

Ayudar a una persona que está en dificultades puede consistir en darle dinero para aliviar su si­tuación, o prestárselo dándole el tiempo suficiente para que pueda devolverlo. Allah dice: (Y si quien os debe atraviesa una situación estrecha, concededle un nuevo plazo hasta que esté en condición de saldar la deuda. Pero si supierais que es mejor para vosotros condonarle la deuda, hacedlo por caridad que será más beneficioso para vosotros.) (2:280)

Abú Al Iasar narró que el Profeta dijo: "Quien le dé plazo a una persona que está atravesando una dificultad para pagar su deuda o se la condone, Allah lo pondrá bajo Su sombra en el Día de la Rendición de Cuentas, cuando no haya más sombra que la Suya".[5]

"Quien oculte los defectos de un musulmán, Allah ocultará sus defectos en esta vida y en la otra."

Existen muchos ahadiz del Profeta al respecto, como el que narró Ibn 'Abbás , en el que el Profeta dijo: "Quien cubra la vida privada de su hermano musulmán, Allah cubrirá la suya el Día del Juicio; y quien la descubra, Allah descubrirá la suya hasta abochornarlo en su propio hogar".[6]

Las personas se dividen en dos grupos:

Aquellas que están protegidas y cubiertas, y no se conoce de ellas desobediencia alguna, por lo que si cometen una falta pequeña es un deber ocultarla y no transmitirla a nadie. Allah dice: (Aquellos que desean que se propag