¿Qué Ocurre Cuando Allah Ama A Alguien?

 
Abú Hurairah narró que el Mensajero de Allah dijo: "Ciertamente Allah ha dicho: Quien le demuestre hostilidad a un amado Mío le declararé la guerra. Mi siervo no se acerca a Mí con algo más querido para Mí que cumpliendo con lo que le he ordenado, y si Mi siervo sigue acercándose a Mí a través de los actos voluntarios Yo lo amaré. Y cuando lo ame seré su oído con el que escucha, su vista con la que ve, su mano con la que golpea y su pierna con la que camina. Si Me pide algo se lo concederé, y si busca refugio en Mí lo protegeré".[1]
 
"Quien le demuestre hostilidad a un amado Mío le declararé la guerra." Significa que Allah será enemigo de quien Le declare la guerra siendo hostil con los piadosos.

Los piadosos que adoran a Allah deben tomarse como amados y aliados, mientras que los enemigos de Allah deben tomarse como tales. Allah dice: (¡Oh, creyentes! Si habéis salido para luchar por Mi causa y anheláis Mi complacencia no toméis como aliados a Mis enemigos que también son los vuestros demostrándoles afecto...) (60: 1) (Vuestros aliados son sólo Allah, Su Mensajero y los creyentes que hacen la oración prescripta, pagan el zakat y se inclinan [en la oración]. Y quienes tomen por aliado a Allah, a Su Mensajero y a los creyentes, (sepan que) quienes están con Allah serán los vencedores.) (5:55-56)

Uahb Ibn Munabbih narró que el Profeta dijo: "Allah le dijo a Moisés: Debes saber que aquel que humille o agreda a un amado Mío, Me habrá desafiado a un combate y provocado con hostilidad, y se habrá expuesto a sí mismo al invitarme a luchar. Y por cierto que una de las cosas que más rápido hago es socorrer a quienes Me adoran. ¿Acaso piensa aquel que lucha contra Mí que puede vencerme? ¿Acaso no sabe que Yo puedo destruirlo? ¿O piensa que puede superarme Y huir de Mí? ¿Cómo puede ser eso? Yo soy Quien venga a Mis adoradores piadosos en esta vida y en la otra. Soy Yo quien los apoya, y ciertamente no confío esa tarea a nadie".[2]

Declararle la guerra a Allah es un acto de desobediencia, y esto puede ser mediante diferentes acciones. Por eso Allah ha dicho que aquellos que lucran con la usura o roban, combaten a Allah y a Su Mensajero, porque perjudican a los demás y siembran la corrupción en la Tierra. También aquellos que toman a los siervos piadosos de Allah como enemigos están incluidos en esta categoría. El Profeta dijo: "Temed a Allah respecto a mis compañeros y no los injuriéis, pues aquellos que los agravian, me agravian a mí, y los que me agravian a mí, ofenden a Allah, y a quienes ofendan a Allah, Él los destruirá".[3]

"Mi siervo no se acerca a Mí con algo más querido para Mí que cumpliendo con lo que le he ordenado, y si Mi siervo sigue acercándose a Mí a través de los actos voluntarios Yo lo amaré." Después de haber dicho que demostrarle hostilidad a un siervo piadoso significa declararle la guerra a Allah, Él describe a los piadosos que hay que tomar como amigos y está vedado enfrentar.

Los piadosos son de dos tipos:

1- Aquellos que se acercan a Allah a través del cumplimiento de todo lo prescripto como obligatorio, e incluye tanto la observancia de los preceptos como la abstinencia de los pecados.

2- Aquellos que se acercan a Allah a través de los actos voluntarios además de los obligatorios.

Evidentemente que la mejor forma de acercarse a Allah y ser un siervo piadoso es obedeciendo Sus órdenes, las cuales nos llegaron a través de Su Mensajero Muhammad . Quien alegue seguir otro camino es un mentiroso. Allah dice sobre los idólatras: (Aquellos que toman a otros como protectores [y objeto de adoración] fuera de Él dicen: Sólo les adoramos para que nos acerquen a Allah [e intercedan por nosotros]...) (39:3)

El primer grupo lo forman aquellos que buscan acercarse a Allah a través del cumplimiento de lo que Él estableció como obligatorio. El acto de adoración más grandioso es el saláh (la oración). Allah dice: (Prostérnate [ante Allah] y acércate a Él [con tus obras ].) (96: 19)

El Profeta dijo: "El siervo se encuentra más cerca de su Señor en el momento que está proster­nado".[4]

Otro acto obligatorio que acerca al musulmán a Allah es la justicia del gobernante. Narró Abú Sa'id que el Profeta dijo: "El hombre más amado y más cercano a Allah en el Día del Juicio será el gobernante justo".[5]

El segundo grupo lo integran aquellos que, además de cumplir con lo que es obligatorio, buscan acercarse a Allah realizando actos voluntarios y absteniéndose de cometer pecados, por más leves que éstos sean. La recompensa por todo esto es alcanzar el amor de Allah ; y cuando Allah ama a una persona, Le facilita ser obediente y acercarse más a Él. Allah dice: (¡Oh, creyentes! Si algunos de vosotros reniegan de su religión, Allah les suplantará por otros a los que amará y ellos Le amarán, y que serán compasivos con los creyentes, severos con los incrédulos, y combatirán por la causa de Allah sin temer reproche alguno. Ésta es la gracia de Allah que concede a quien Él quiere; y Allah es Vasto, Omnisciente.) (5:54)

El Profeta dijo: "Allah me dijo en un sueño: ¡Oh, Muhammad! Di: ¡Oh, Allah! Te pido me concedas amarte y amar a quienes Te aman, y Te suplica me facilites poder realizar buenas acciones que me hagan amarte".[6]

El mejor de los actos voluntarios que acercan a los musulmanes a Allah es recitar, estudiar, y escuchar el Corán.

El Profeta transmitió que Allah dijo: "Yo Soy como Mi siervo piensa de Mí, y Yo estoy con él cuando Me recuerda. Si Me recuerda en su interior, Yo lo recuerdo en Mi interior, y si Me recuerda ante un grupo de personas, Yo lo recuerdo ante un grupo mejor (ante los ángeles)".[7]

También se encuentra entre los mejores actos voluntarios querer a los siervos piadosos y amarse mutuamente por la causa de Allah. Narró 'Umar que el Profeta dijo: "Hay entre los siervos de Allah quienes no son profetas ni mártires, pero son envidiados por los profetas y los mártires debido a su rango ante Allah". Los compañeros del Profeta preguntaron: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Quiénes son ellos? Y él respondió: "Son aquellos que se aman recíprocamente por la causa de Allah, no por algún interés o parentesco. ¡Juro por Allah que sus rostros resplandecerán! Ellos no temerán lo que la gente tema, y no sufrirán cuando la gente sufra". Luego recitó: (Por cierto que los creyentes sinceros no temerán ni se entristecerán [el Día del juicio].) (10:62)[8]

"Y cuando lo ame seré su oído con el que escucha..." Significa que cuando el musulmán se esfuerza para aproximarse a Allah obedeciendo todas Sus órdenes, apartándose de los pecados y realizando actos voluntarios, Allah eleva su fe hasta alcanzar el grado más alto, y es allí cuando puede adorarlo como si Le estuviese viendo, con total sentimiento de que Él lo está observando en todo momento, llenando así su corazón de amor por Él. Entonces, cuando sólo Allah habita el corazón del creyente, sus obras son dictadas por su corazón y hace sólo lo que complace a Allah . Todos sus órganos se vuelven obedientes acatando lo que dicta el corazón y absteniéndose de lo que prohíbe.

"Si Me pide algo se lo concederé, y si busca refugio en Mí lo protegeré." Significa que el siervo piadoso que se encuentra próximo a Allah tiene el privilegio de obtener todo lo que Le pide.

En la historia del Islam hay muchos ejemplos de siervos piadosos cuyas súplicas fueron aceptadas. Por ejemplo:

Ibn Abú Ad Dunia registró que en la batalla de Uhud, An Nu'mán Ibn Qauqal dijo: ¡Señor mío, te imploro morir en la batalla y entrar al Paraíso! Luego cayó mártir durante el enfrentamiento, y el Profeta dijo: "An Nu'mán imploró a Allah, y su súplica fue aceptada".

Al 'Alá' Ibn Al Hadrami era uno de los combatientes del ejército, y mientras estaban marchando se terminó el agua y estaba muy sediento. Entonces rezó y dijo: ¡Señor mío, Sapientísimo, Tolerante, Altísimo y Grandioso! Somos Tus siervos, por Tu causa combatimos a Tus enemigos, envíanos agua del cielo a nosotros solamente, para poder beber y hacernos la ablución! Después de haber marchado una corta distancia encontraron un arroyo, bebieron, llenaron sus sacos con agua, y finalmente continuaron la marcha. Luego algunos de sus compañeros regresaron al arroyo pero no encontraron ni siquiera un rastro de agua.

La mayoría de los siervos piadosos eran conocidos porque sus súplicas eran aceptadas y tenían paciencia ante las adversidades debido a que preferían obtener la recompensa de ello en lugar de invocar a Allah para que les aliviase la situación. Se narra que la gente le solicitaba a Sa'd Ibn Abú Uaqqás invocar a Allah cuando padecían necesidades, pues era conocido porque sus ruegos eran respondidos. Cuando se volvió ciego, la gente le dijo: ¿Por qué no invocas a Allah para que te devuelva la vista? Y él contestó: "Aceptar lo que Allah ha decretado para mí me es más amado que mi propia vista".


[1] Al Bujári (6502).
[2] Ahmad en “Az Zuhd” 3/65.
[3] Ahmad 4/87, At Tirmidhi (3862).
[4] Muslim (482).
[5] At Tirmidhi (1329).
[6] Ahmad 5/243, At Tirmidhi (3235).
[7] Al Bujári (7505), Muslim (2675).
[8] Abú Daúd (3527).
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí