Protege A Allah Y Siempre Lo Encontrarás A Tu Lado. Si Precisas Algo, Pídeselo A Allah…

 
'Abdullah Ibn 'Abbás relató: Un día estaba montado detrás del Profeta y me dijo: "¡Oh, jovencito! Te enseñaré unas palabras: Protege a Allah y Él te protegerá. Protege a Allah y siempre Lo encontrarás a tu lado. Si precisas algo, pídeselo a Allah, y si necesitas ayuda, acude a Él. Y sabe que aunque toda la nación se reuniera para beneficiarte en algo, no podrían hacerlo si Allah no lo decreta para ti; y si se reunieran para perjudicarte en algo, tampoco podrían hacerlo si Allah no lo decreta para ti. Las plumas han sido elevadas y las hojas se han secado"[1].
 
"Protege a Allah ..." Proteger a Allah significa cumplir y obedecer Sus órdenes, abstenerse de Sus prohibiciones y no transgredir los límites que Él ha establecido. Quien así obre se contará entre aquellos que Allah menciona en la siguiente aleya: ([y se dirá:] Esto es lo que se había prometido para quienes se arrepintieran con sinceridad, cumplieran [con los preceptos de Allah], temieran al Clemente a pesar de no verlo y se presentasen [ese día] con sumisión y arrepentimiento.) (50:32-33)

El precepto establecido por Allah más importante que el musulmán debe cumplir es la oración obligatoria. Allah dice: (Observad la oración prescripta, y especialmente la oración intermedia [Salát Al 'Asr], y cumplidla con sometimiento a Allah.) (2:238)

El Profeta dijo: "Quien observe las cinco oraciones obligatorias, en el Día del Juicio éstas serán su luz, prueba de fe y salvación"[2]

Allah nos ordena cumplir con los juramentos. Dice: (Allah no os castigará por los juramentos [que hagáis] sin intención, pero sí por los que hayáis hecho deliberadamente. Éstos deberán expiarse alimentando a diez pobres como soléis alimentar a vuestra familia, o vistiéndoles, o liberando a un esclavo. Quien no encuentre los medios [para hacer una de estas tres opciones] deberá ayunar tres días. Esta es la expiación para vues­tros juramentos [si no los cumplís]. No os acostumbréis a jurar, y cuando lo hagáis cumplid. Así es como Allah explica Sus leyes para que seáis agradecidos.) (5:89)

Allah también nos ordena cuidarnos de cometer pecados con cualquier parte de nuestro cuerpo. Allah dice: (Sabed que Allah conoce lo que hay en vuestros corazones, cuidaos, pues...) (2:235) (No hagáis ni digáis nada si no tenéis conocimiento. Por cierto que seréis interrogados en qué habéis utilizado el oído, la vista y el corazón.) (17:36)

Abú Hurairah narró que el Profeta dijo: "Quien cuide lo que hay entre sus barbillas [la lengua] y lo que hay entre sus piernas [los genitales] entrará al Paraíso".[3]

Allah dice: (Diles a los creyentes [¡Oh, Muhammad!] que recaten sus miradas y se abstengan de cometer obscenidades [fornicación y adulterio], pues esto es más puro para ellos. Ciertamente Allah está bien informado de lo que hacen. (24:30) Allah les tiene reservado Su perdón y una gran recompensa a los musulmanes y las musulmanas, a los creyentes y las creyentes, a los piadosos y las piadosas, a los justos y las justas, a los pacientes y las pacientes, a los humildes y las humildes, a aquellos y aquellas que hacen caridades, a los ayunadores y las ayunadoras, a los pudorosos y las pudorosas, y a aquellos y aquellas que recuerdan frecuentemente a Allah) (33:35) (Por cierto que triunfarán los creyentes que observen sus oraciones con sumisión, se aparten de las conversaciones vanas, paguen el Zakáh, se preserven de cometer adulterio o fornicación, y sólo cohabiten con sus esposas o con sus esclavas, pues ello no es censurable) (23: 1-6)

" ... y Él te protegerá ... " Allah protegerá a todo aquel que cumpla con lo prescripto y respete los límites establecidos por Él, pues la recompensa siempre es acorde a la naturaleza de la obra realizada. Allah dice: (Cumplid con vuestro compromiso que Yo cumpliré con el Mío…) (2:40) (Recordadme pues, que Yo os recordaré…) (2: 152) (¡Oh, creyentes! Si practicáis correctamente los preceptos de Allah [y difundís Su Mensaje], Él os auxiliará y afianzará vuestros pasos.) (47:7)

Allah protege a Su siervo de dos maneras:

1. Cuidando de su bienestar y el de su familia en este mundo. Allah dice: (El hombre tiene [Ángeles] custodios por delante y por detrás, que lo protegen por orden de Allah...) (13:11)

2. Preservando su fe y religión, y guiándolo durante toda su vida para que no se extravíe ni siga sus pasiones y muera siendo creyente. Y ésta, sin duda, es la mejor protección de Allah .

Al Bará' Ibn 'Ázib relató que el Profeta le ordenó decir antes de dormir: "¡Oh, Señor mío! Si tomas mi alma, apiádate de mí, y si la devuelves, protégela como lo haces con Tus siervos piadosos".[4]

Allah protege la religión del creyente que no transgrede Sus límites. Allah menciona en el Sagrado Corán cómo protegió al Profeta José : (Y ella intentó seducirlo pero él se negó, y bien sabía que se trataba de una prueba de su Señor. Por cierto que lo preservamos del mal y la obscenidad, porque era uno de los siervos elegidos.) (12:24)

Muchas veces los hombres no se dan cuenta de la protección divina, y por ignorancia llegan a desmerecerla.

Anas narró que el Profeta dijo: "Allah dice: Entre Mis siervos están aquellos cuya fe es fuerte a causa de la pobreza que decreté para ellos, y si Yo los enriqueciera su fe se debilitaría. Otros, en cambio, tienen fe debido a la holgura con la que los agracié, y si Yo los empobreciera su fe se debilitaría. También están aquellos cuya fe es fuerte por gozar de buena salud, y si Yo les decretase alguna enfermedad su fe se debilitaría. Otros, en cambio, tienen fe debido a las enfermedades que padecen, y si Yo les devolviese la salud su fe se debilitaría. Y entre Mis siervos también están aquellos que buscan practicar más cierto tipo de adoración pero Yo no se los permito para que no se tornen engreídos y se crean superiores a los demás. Yo decido los asuntos de Mis siervos porque sé bien qué hay en sus corazones; Yo soy Sapientísimo y estoy bien informado de todo".[5]

"Protege a Allah y siempre Lo encontrarás a tu lado..." Quien cumpla con los preceptos de Allah y respete Sus límites encontrará al Creador siempre a su lado, protegiéndolo y ayudándolo. Allah dice: (Por cierto que Allah está con los piadosos y con los benefactores.) (16:128)

Allah le dijo a Moisés y a su hermano Aarón : (No temáis, pues Yo estoy con vosotros escuchando y observando todo.) (20:46) Y Moisés , cuando era perseguido por el Faraón, dijo: (¡No, no nos alcanzarán! Pues mi Señor está conmigo, y Él me indicará [qué hacer para salvarnos].) (26:62)

"Si precisas algo, pídeselo a Allah, y si necesitas ayuda, acude a Él..." Pedirle a Allah significa invocarle, y esto es una forma de adoración. Allah nos lo ordena diciendo: (Pedid a Allah que os conceda Su favor...) (4:32)

Abú Hurairah narró que el Profeta dijo: "Allah se molesta con aquel que no Le pide".[6]

El Profeta dijo: "Allah dice: ¿Hay alguien que me esté rogando para Yo responder su ruego? ¿Hay alguien que me está pidiendo para Yo concederle su petición? ¿Hay alguien que me esté suplican­do perdón para Yo perdonarlo?"[7]

El musulmán debe pedirle a Allah todo lo que necesite. Esta súplica debe hacerse con humildad, recogimiento, y con la certeza de que Allah tiene la capacidad de conceder aquello que se Le pide. Toda súplica debe ser dirigida a Allah , pues es el único con derecho a ser adorado. El Imám Ahmad solía decir: "¡Oh, Señor mío! Así como me protegiste de no inclinar mi rostro ante nadie que no fueras Tú, te pido que me protejas de no pedirle a otro que no seas Tú".

Allah es el único que puede beneficiarnos y perjudicarnos. Dice : (Si Allah te azota con una desgracia nadie excepto Él podrá librarte de ella. y si te depara un bien nadie podrá impedir que te alcance Su favor. Concede Su gracia a quien Le place de Sus siervos...) (10:107) (Nada ni nadie puede impedir que la misericordia de Allah alcance a los hombres [si el Altísimo ha decidido agraciarlos]; pero si Él la retuviese, no hay nada ni nadie que pudiera hacer que la envíe nuevamente...) (35:2)

Allah ama que Su siervo Le pida con Insistencia. Él es capaz de concederle a toda Su creación a la vez lo que ella Le pide sin que Su reino merme absolutamente en nada.

En cuanto a pedirle ayuda a Allah y a nadie más, se debe a que el siervo es incapaz de obtener por su propia cuenta lo que le beneficia, o protegerse de lo que le perjudica; él necesita siempre la ayuda de Allah. Quien sea ayudado por Allah , será quien verdaderamente haya sido socorrido, y quien sea abandonado por Él, quedará completamente indefenso. Éste es el verdadero significado de "La haula ua la quuata illa. billah" (No hay poder ni fuerza que no provenga de Allah). Esta grandiosa frase es uno de los tesoros del Paraíso, pues implica que el siervo necesita la ayuda de Allah para cumplir Sus órdenes, abstenerse de las prohibiciones y ser paciente ante todos Sus designios, tanto en esta vida como luego de la muerte, donde deberá atravesar por situaciones difíciles y sólo Allah , por Su misericordia y complacencia, podrá ayudarle.

"Las plumas han sido elevadas y las hojas se han secado." Esto significa que todo lo bueno y lo malo ha sido decretado por Allah según Su sabiduría y conocimiento del futuro y lo oculto. Allah dice: (No os sucede ninguna desgracia en la tie­rra ni a vosotros mismos sin que esté registrada en un libro [el Libro del Decreto] antes de que la hayamos causado. Ello es fácil para Allah.) (57:22)

'Abdullah Ibn 'Amr narró que el Profeta dijo: "Allah escribió el destino de Sus siervos, cincuenta mil años antes de crear los cielos y la Tierra".[8]

Yábir relató que un hombre dijo: ¡Oh , Mensajero de Allah! ¿Para qué obramos si ya está todo decretado por Allah? Y el Profeta le respondió: "Debéis obrar igual [pues nadie conoce su destino], y por cierto que cada uno de vosotros realizará las obras que lo conduzcan hacia lo que le ha sido decretado".[9]

"Y sabe que aunque toda la nación se reuniera para beneficiarte en algo, no podrían hacerlo si Allah no lo decreta para ti, y si se reunieran para perjudicarte en algo, tampoco podrían hacerlo si Allah no lo decreta para ti..."

Todo lo bueno y lo malo que le acontece a las personas está predestinado por Allah . Aunque toda la humanidad se reuniera para cambiar lo que Allah ha decretado para una persona, fallaría en su intento.

Allah dice al respecto: (Diles [¡Oh, Muhammad!]: No nos acontece más de lo que Allah decretó para nosotros...) (9:51) (Diles: Aunque hubierais permanecido en vuestros hogares, la muerte les habría sorprendido en sus lechos a aquellos para los que estaba decretada...) (3: 154)

Abú Ad Dardá' narró que el Profeta dijo: "Todo tiene una realidad, y por cierto que nadie puede alcanzar la fe verdadera a menos que sepa que cuanto le acontece no podría haber dejado de sucederle, y cuando no le sucede nunca podría haberle ocurrido".[10]

Todos estos consejos giran alrededor de las bases mencionadas anteriormente. Cuando una persona tiene la certeza de que lo que obtuvo sólo lo pudo conseguir porque Allah lo decretó para él, entonces reconoce que Allah es Quien realmente tiene el poder para beneficiar, perjudicar, con­ceder y quitar; y por lo tanto, es el único que tie­ne derecho a ser adorado.

Debemos temer y obedecer a Allah , evitar Su enojo y pedirle auxilio, tanto en la prosperidad como en la adversidad; pues nadie excepto Él pue­de responder nuestras súplicas y darnos lo que necesitamos. Allah dice: (Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¿Acaso no observan que aquello que invocáis en vez de Allah [carece de poder]? ¿Si Allah quisiera azotarme con algún daño, acaso ellos [vuestros ídolos] me librarían de él? ¿O si deseara cubrirme con Su misericordia, podrían ellos impedirlo? Diles: Me es suficiente con Allah. Quienes confíen verdaderamente en Allah que se encomienden a Él.) (39:38)

Hay dos grados de fe ante una adversidad respecto a la predestinación o designio divino:

El primero es complacerse con lo que Allah ha destinado, y éste es un grado muy elevado en la fe Allah dice al respecto: (Todas las desgracias que acontecen son por voluntad de Allah. Quien crea en Allah, Él fortalecerá su corazón [y podrá resignarse ante cualquier adversidad, pues sabrá que es el decreto de Allah]...) (64:11)

El Profeta dijo: "El creyente se beneficia de todo lo que Allah decreta para él. Si le acontece algo bueno, alaba a Allah y eso lo beneficia, y si le alcanza una desgracia, la sobrelleva con paciencia y perseverancia y eso también lo beneficia. Y esto le ocurre únicamente al creyente".[11]

Quien alcance este grado de fe vivirá con tranquilidad. Allah dice: (Al creyente que obre rectamente, sea varón o mujer, le concederemos una vida buena y le multiplicaremos la recompensa de sus obras.) (16: 97)

El segundo es tener paciencia ante las adversidades, pero sin estar complacido con el designio divino. Allah dice: (Por cierto que la retribución para quienes fueron pacientes y perseverantes será ilimitada.) (39: 10) (Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa recompensa]. Aquellos que cuando les alcanza una desgracia dicen: Ciertamente somos de Allah y ante Él compareceremos. Éstos son quienes su Señor agraciará con el perdón y la misericordia, y son quienes siguen la guía.) (2: 155-157)

Allah nos ordena que no nos desesperemos ante las adversidades, puesto que luego de toda con­trariedad llega el alivio. Allah dice: ([Allah postergó Su castigo] Hasta que, cuando los Mensajeros se resignaron y tuvieron la certeza de que les desmentirían radicalmente, les llegó Nuestro socorro y salvamos a quien quisimos...) (12: 110) (¿Creéis que vais a entrar al Paraíso sin pasar por lo mismo que atravesaron quienes os precedieron? Padecieron pobreza e infortunios, y una conmoción tal que el Mensajero y los creyentes imploraron: ¿Cuándo llegará el auxilio de Allah? Y por cierto que el auxilio de Allah estaba próximo.) (2:214)

Cuando la adversidad se prolonga la persona se desespera, encomendándose sólo a Allah , y allí es cuando su corazón se une más a Él. Y por cierto que éste es el mejor medio para lograr Su ayuda. Allah dice: (Sabed que Allah siempre le dará una salida a quien Le tema, y le sustentará de donde menos lo espera. Y quien se encomiende a Allah, sepa que Él le es suficiente...) (65:2-3)


[1] At Tirmidhi 2516
[2] Ahmad 2/169, Ad Dárimi 2/301.
[3] Al Hákim en "Al Mustadrak" 4/357, At Tirmidhi (2409).
[4] Al Bujári (6320) (7393), Muslim (2714).
[5] At Tabaráni 10/270.
[6] At Tirmidhi (3373), Ahmad 2/442.
[7] Ahmad 2/487, Al Bujári (1145), Muslim (858).
[8] Muslim (2653), At Tirmidhi (2156).
[9] Muslim (2648).
[10] Ahmad 6/441.
[11] Ahmad 4/332 y 333. Muslim (2999).
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí