Los Actos Valen Por Su Intención...

 
Narró 'Umar  que oyó al Mensajero de Allah  decir: "Los actos valen por su intención, y a toda persona se le computarán sus obras de acuerdo a la intención con la que las haya realizado. Así, pues, quien emigre sólo por Allah y Su Mensajero, su emigración se le computará por Allah y Su Mensajero. En cambio, quien lo haga para obtener algún beneficio material o para casarse con una mujer, su emigración se le computará por el motivo por el cual emigró". 1
 
Este hadiz fue transmitido por Iahia Ibn Sa'íd Al Ansari de Muhammad lbn lbrahím At Taimi, quien, a su vez, lo tomó de 'Alqamah lbn Uaqqás, Al Laizi, y éste de 'Umar lbn Al Jattab. Ésta es la única cadena auténtica de transmisión del hadiz.

Muchas personas narraron este hadiz de Al Ansarí, se dice que fueron entre doscientas y setecientas, entre los cuales está Málik, Az Zauri, Al Auzá'i, Ibn Al Mubárak, Al Laiz Ibn Sa'd, Hammád Ibn Zaid, Shu'bah, Ibn 'Uiainah y muchos otros.

Existe unanimidad entre los sabios respecto a la autenticidad de este hadíz. Al Bujári lo mencionó en el comienzo de su obra por considerarlo de radical importancia. 'Abd Ar Rahman Ibn Mahdi dijo:

Si yo hubiese clasificado los capítulos, habría colocado el hadiz de 'Umar al principio de cada uno de ellos. Y agregó: Quien desee compilar una obra, que comience con el hadiz: "Los actos valen por su intención... " 2

Isháq Ibn Ráhauaih dijo: Existen cuatro ahadiz que son la base del Islam: "Los actos valen según su intención... ", "Tanto los actos legales como los ilegales son evidentes...", "Por cierto que os formáis en el vientre materno..." y "Toda innovación en nuestra religión es rechazada."

'Uzman Ibn Sa'id relató que Abú 'Ubaid.  dijo: El Profeta resumió todos los asuntos de la vida futura diciendo: "Toda innovación en nuestra religión es rechazada"; y resumió todos los asuntos de este mundo diciendo: "Los actos valen por su intención ... "

Abu Daud dijo: "He estudiado los ahadiz narrados con una cadena de transmisión ininterrumpida, y ellos son cuatro mil, pero cuando los analizo cuidadosamente, encuentro que sólo cuatro de ellos son el eje de la tradición profética: "Tanto los actos legales como los ilegales son evidentes ... ", "Los actos valen por su intención ... ", "Allah es Bueno y solamente acepta lo que es bueno ... " y "Un buen musulmán es aquel que no se mete en lo que no le concierne." Cada uno de estos ahadiz constituye una cuarta parte del conocimiento.

Y agregó Abu Daud: "Compilé quinientos mil ahadiz del Profeta, y de ellos seleccioné cuatro mil ochocientos para mi obra "As Sunan", pero cuatro de ellos son suficientes para el creyente: "Los actos valen por su intención ... ", "El buen musulmán es aquel que no se mete en lo que no le concierne", "Tanto los actos legales como los ilegales son evidentes ... " y "Ninguno de vosotros será un verdadero creyente hasta que ame para su hermano lo que ama para sí mismo".

Existen divergencias respecto al significado de "Los actos valen por su intención". Algunos sabios opinan que significa que los actos son correctos, considerados y aceptados por su intención. De acuerdo con esta opinión, el hadiz sólo alude a aquellos actos que requieren una intención, como los actos de adoración. Esto implica que los actos que no necesitan de intención para ser realizados, tal como comer, beber, vestirse, y demás acciones naturales, no están comprendidos por el Hadiz.

Otros, en cambio, opinan que el hadiz se refiere a toda clase de actos. Ibn Hambal dijo: "Recomiendo que todo aquel que rece, ayune, haga una caridad o realice una buena acción, tenga, previamente, la intención de hacerlo, pues el Profeta, dijo:

"Los actos valen por su intención", y esto abarca toda clase de acción. Por lo tanto, y según esta opinión, "Los actos valen por su intención" significa que los actos son determinados como correctos o incorrectos, aceptados o rechazados, recompensados o castigados, de acuerdo a la intención con la que se los haya realizado.

"... y a toda persona se le computarán sus obras de acuerdo a la intención con la que las haya realizado." Es decir que la persona será recompensada o castigada según la intención de sus obras.

Los sabios sostienen que la intención implica:

1- Diferenciar una práctica religiosa de otra, como por ejemplo distinguir entre la oración del Dhuhr y la del 'Asr: entre el ayuno prescripto de Ramadán: que es obligatorio, y los ayunos voluntarios, o entre un baño por ablución mayor y un baño común.

2- Determinar cuál es el fin de la acción y si se desea complacer con ella solamente a Allah, a otro ser, o a ambos. Es importante remarcar que cuando los sabios hablan acerca de la sinceridad en la intención se refieren a este punto en particular.

Allah (Alabado y exaltado sea) dice al respecto: (Allah cumplió la promesa que os hizo cuando, con Su anuencia les vencíais [en la batalla de Uhud]. Sin embargo, después de que Allah os hizo ver la victoria, flaqueasteis, discutisteis sobre las órdenes y desobedecisteis. Entre vosotros hubo quienes anhelaron las cosas materiales de esta vida [el botín] y quienes anhelaron la recompensa de la otra. Después de esto, os probó haciéndoos sufrir la derrota y os perdonó, porque Allah dispensa Su favor a los creyentes) (3: 152) (No le es permitido al Profeta [ni a los creyentes] tomar como prisioneros de guerra a los incrédulos antes de haberles combatido y diezmado en la Tierra. Pretendéis así [cobrando su rescate] obtener un beneficio mundanal, pero sabed que Allah quiere para vosotros la recompensa de la otra vida. Ciertamente Allah es Poderoso, Sabio.) (8:67) (Aquel que busque obtener la recompensa de la otra vida [a través de sus obras], se las multiplicaremos; pero quien sólo pretenda obtener cosas de este mundo [sin temer el castigo en la otra], se las concederemos, pero no obtendrá recompensa alguna en la otra vida) (42:20) (Quienes anhelen los placeres transitorios de la vida mundanal sepan que se los concederemos a quienes queramos, pero [por haberse olvidado de la otra vida] les destinaremos el Infierno, donde ingresarán humillados y condenados. Pero quienes deseen la otra vida, sean creyentes y se afanen por alcanzarla se les retribuirá por su esfuerzo) (17:18-19) (Quien desee la vida mundanal y sus placeres solamente, se los concederemos y no será defraudado. Éstos son quienes no tendrán en la otra vida sino el castigo del Infierno; lo que hubieren hecho se desvanecerá, y sus obras habrán sido en vano) (11:5-16) (No rechaces a quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde con deseo de complacerle, porque hacerlo sería injusto) (6:52) (Reúnete con quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde anhelando complacerle. No te apartes de ellos inclinándote por el encanto de la vida mundanal. No obedezcas a quien hemos hecho que su corazón se olvide de Nosotros, siga sus pasiones y se extralimite en sus acciones) (18:28) (Cumple con tus obligaciones para con los parientes, y sé caritativo con el menesteroso y el viajero insolvente, pues ello es lo mejor para quienes quieren complacer a Allah. Éstos serán quienes tengan éxito. Todo lo que deis esperando ser retribuidos por los hombres con algo mejor, no será recompensado por Allah. En cambio, aquellos que den en caridad anhelando complacer a Allah serán quienes obtengan una doble recompensa.) (30:38-39) (Pero el piadoso estará a salvo. Aquel que da parte de su riqueza con el anhelo de purificarse, y que cuando hace una obra de bien, no la hace esperando la retribución de los hombres sino anhelando la recompensa de su Señor, el Altísimo) (92: 17-20) (El ejemplo de quienes contribuyen con sus bienes anhelando complacer a Allah, y tienen total convicción de que serán recompensados, es como el de un jardín que se encuentra sobre una colina, al que le cae una lluvia copiosa y produce el doble de su fruto. Y aunque no le hubiera caído una lluvia copiosa un rocío le hubiera bastado; y Allah conoce lo que hacéis) (2:265) (En muchas de las conversaciones secretas no hay ningún bien, salvo que sean para realizar una caridad, una buena acción o reconciliar a los hombres. Quien haga esto anhelando complacer a Allah, le agraciaremos con una recompensa grandiosa) (4:114)

En este último versículo, Allah (Alabado y exaltado sea) nos señala que sólo hay un bien en las charlas y reuniones de la gente cuando en éstas se recomienda obrar correctamente y hacer caridades, o apuntan a reconciliar personas enfrentadas en una disputa. Realizar buenas acciones es algo positivo aun cuando no se hagan con la intención de complacer a Allah, pues es beneficioso para la humanidad. No obstante, la recompensa de las acciones siempre depende de que se hagan por Allah (Alabado y exaltado sea).

Hay muchos ahadiz relativos a la sinceridad en la intención. 'Ubádah Ibn As Sámit  narró que el Profeta  dijo: "Quien se una a los combatientes por la causa de Allah con la única intención de obtener parte del botín, sólo recibirá aquello por lo que abandonó su tierra". 3

Ydbir  narró que el Profeta  dijo: "Los hombres serán resucitados el Día del Juicio de acuerdo a sus intenciones". 4

Zaid Ibn Zabit  narró que el Profeta  dijo: "Aquel que sólo se preocupe por la vida mundanal Allah le desbaratará sus esfuerzos, pondrá entre sus ojos la pobreza, y no obtendrá de este mundo más de lo que ha sido decretado para él. En cambio, a quien sólo tenga la intención de alcanzar la bienaventuranza en la otra vida Allah le facilitará sus esfuerzos, pondrá en su corazón la riqueza, y los beneficios de esta vida mundanal se presentarán ante él, como haya sido decretado". 5

Sa'd Ibn Abu Uaqqás  narró que el Profeta  dijo: "Serás recompensado por todo lo que hagas buscando la complacencia de Allah, inclusive por el bocado de comida que lleves a la boca de tu esposa". 6

Ibn Abu Ad Dunia transmitió que 'Umar  dijo: "Toda obra que se realice sin una intención sincera es en vano, y sólo serán recompensados quienes busquen con sus actos complacer a Allah".

Ibn Al Mubárak: dijo: "Así como una obra pequeña puede ser engrandecida por la intención que la origine, también un gran acto puede ser empequeñecido".

Fue transmitido que 'Umar  dijo: "Las mejores acciones son: cumplir con las obligaciones que Allah ha prescrito, apartarse de todo lo que Él ha prohibido, y ser sincero en la intención de todo lo que se haga para obtener la recompensa de Allah".

En términos generales, la religión se basa en cumplir con las obligaciones prescritas por Allah (Alabado y exaltado sea) no incurrir en Sus prohibiciones, y abstenerse de los actos de dudosa licitud.

Un acto sólo es completo cuando reúne estas dos condiciones fundamentales:

1- Que sea realizado de acuerdo a las enseñanzas del Profeta  como lo afirma el hadiz narrado por Á'isha : "Toda innovación en nuestra religión es rechazada."

2- Que sea realizado con la sincera intención de complacer a Allah (Alabado y exaltado sea) como lo afirma el hadiz narrado por 'Umar: "Los actos valen por su intención..."

Al Fudail dijo respecto al significado del versículo: (Él es Quien creó la muerte y la vida para probaros y distinguir quién de vosotros obra mejor. Él es Poderoso, Absolvedor) (67:2): "Es decir: quién de vosotros obra con más sinceridad y de la manera más correcta "7. Todo acto que se realiza en forma correcta pero sin sinceridad no es aceptado. Lo mismo sucede con todo acto que se realiza con sinceridad pero en forma incorrecta, pues un acto sólo es aceptado cuando se realiza con sinceridad y de la manera prescrita. El acto sincero es aquel que se realiza con la intención de complacer a Allah (Alabado y exaltado sea) y el correcto es el que es hecho siguiendo las enseñanzas del Profeta.

El argumento de Al Fudail es el siguiente versículo: (Quien anhele la comparecencia ante su Señor que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a su Señor.) (18: 110)

" ... Así, pues, quien emigre sólo por Allah y Su Mensajero, su emigración se le computará por Allah y Su Mensajero. En cambio, quien lo haga para obtener algún beneficio material o para casarse con una mujer, su emigración se le computará por el motivo por el cual emigró."

El Profeta  luego de establecer que los actos valen por su intención y que a toda persona se le computarán sus obras de acuerdo a la intención con la que las haya realizado, citó el ejemplo anterior para ilustrar este principio.

"Emigrar" en el contexto de este Hadiz significa abandonar un territorio donde reina la idolatría para marcharse a otro regido por el Islam. Antes de la conquista de La Meca, los musulmanes emigraron a Medina; y en los comienzos del Islam lo hicieron a Abisinia.

El Profeta  explicó que una emigración difiere de otra según la intención que la motive. Por ello, quien emigre a la tierra del Islam motivado por su amor a Allah (Alabado y exaltado sea) y a Su Mensajero  y ávido de aprender las enseñanzas del Islam y vivir de acuerdo a sus principios, será un verdadero emigrado por la causa de Allah y Su Mensajero, y alcanzará todos sus objetivos. En cambio, quien abandone un territorio donde reina el paganismo para dirigirse a otro gobernado por el Islam, pero motivado sólo por intereses personales, como hacer algún negocio o contraer matrimonio, no será más que un simple viajero.

Ibn 'Abbas  dijo respecto al versículo (¡Oh, creyentes! Cuando mujeres creyentes emigren a vosotros, examinadlas [para que se os evidencie su sinceridad], y [sabed que] Allah bien conoce su fe. Si corroboráis que son creyentes, entonces no las devolváis a los incrédulos. Ellas no son lícitas para ellos ni ellos lo son para ellas...) (60: 10): "Siempre que una emigrante se presentaba ante el Profeta  él le pedía que jurara de la siguiente manera: ¡Juro por Allah que no emigré porque odio a mi marido! ¡Juro por Allah que no emigré porque ansío más esta tierra! ¡Juro por Allah que no emigré para obtener un beneficio mundanal! ¡Juro por Allah que emigré por amor a Él y a Su Mensajero!" 8

Abu Uá'il dijo: "Un beduino pidió a una mujer llamada Umm Qais en matrimonio, y ella le respondió que sólo se casaría si él emigraba. Entonces el beduino emigró, y se casaron. Nosotros llamábamos a ese hombre: el emigrante de Umm Qais". También 'Abdullah Ibn Mas'ud  dijo: "Quien emigre para alcanzar algún objetivo personal, su emigración será considerada por dicho propósito" 9. Este mismo principio se aplica a todas las obras, como por ejemplo: el Hayy, el Yihád, y demás actos.

Abu Musa Al Ash'ari  narró: Un beduino se presentó ante el Profeta  y le dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! Entre un hombre que lucha para obtener el botín, otro para ser recordado, y otro para mostrar su valentía, ¿quién de ellos lo hace verdaderamente por la causa de Allah? Y el Mensajero de Allah  respondió: "Quien lucha para que la palabra de Allah prevalezca lo hace realmente por la causa de Allah". 10

Abu Umámah narró: Un hombre se presentó ante el Profeta  y le preguntó: ¿Qué recompensa tiene quien combate por el botín y para ser recordado como un valiente? El Profeta  le contestó: "Ninguna, pues Allah acepta sólo los actos sinceros que se realizan para complacerle". 11

Abú Hurairah  narró: Un hombre preguntó: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Qué ocurre con aquel que combate con el fin de obtener algún beneficio mundanal? Y el Mensajero de Allah  respondió:
"No tendrá ninguna recompensa". El hombre repitió la pregunta tres veces y la respuesta del Mensajero de Allah 
 fue siempre la misma." 12

Abdullah Ibn Amr  narró que le dijo al Mensajero de Allah : ¡Oh, Mensajero de Allah! [Infórmame sobre el Yihád! Y le respondió: "Si luchas con certeza y con la intención de complacer a Allah, Él te hará resucitar como un combatiente y merecerás Su recompensa, pero si luchas para que los demás vean tu valentía y para enriquecerte con el botín, Allah te hará resucitar como un hipócrita. Según la intención con la que luches o mueras en combate, serás resucitado". 13

Abú Hurairah  narró que escuchó al Profeta  decir: "Los primeros en ser juzgados el Día de la Resurrección serán: Un hombre que cayó mártir. Éste será llevado ante Allah, Quien le mencionará las gracias que le concedió y él las admitirá. Entonces, Allah le preguntará: ¿Qué hiciste con ellas? Y el hombre responderá: Luché por Tu causa hasta caer mártir. Pero Allah dirá: Eres mentiroso, pues sólo luchaste para que la gente hablara de tu valentía, y así fue. Finalmente Allah ordenará que sea introducido en el Infierno. Luego un hombre que adquirió conocimiento y lo trasmitió a otros, y que además recitó el Corán. Éste será llevado ante Allah, Quien le mencionará las gracias que le concedió y él las admitirá. Entonces, Allah le preguntará: ¿Qué hiciste con ellas? y el hombre responderá: Adquirí conocimiento y lo trasmití a otros, y además recité el Corán para complacerte. Pero Allah dirá: Eres un mentiroso, pues sólo adquiriste conocimiento para que la gente hablara de tu sabiduría, y sólo recitaste el Corán para que la gente hablara de tu bella recitación, y así fue. Finalmente Allah ordenará que sea introducido en el Infierno. Y luego un hombre al que Allah le otorgó una gran riqueza. Éste será llevado ante Allah, Quien le mencionará las gracias que le concedió y él las admitirá. Entonces, Allah le preguntará: ¿Qué hiciste con ellas? Y el hombre responderá: No dejé de contribuir en nin­guna de las causas que supe Te complacería. Pero Allah dirá: Eres un mentiroso, pues sólo lo hicis­te para que la gente hablara de tu generosidad, y así fue. Finalmente Allah ordenará que sea introducido en el Infierno". 14

Cuando Mu'áuiah  escuchó este hadiz, lloró tanto que se desmayó, y cuando recobró el conocimiento dijo: Ciertamente Allah y Su Mensajero  dicen la verdad. Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (Quien desee la vida mundanal y sus placeres solamente, se los concederemos y no será defraudado. Éstos son quienes no tendrán en la otra vida sino el castigo del Infierno; lo que hubieren hecho se desvanecerá, y sus obras habrán sido en vano) (11:15-16)

El Profeta  advirtió sobre adquirir conocimiento sin la intención sincera de complacer a Allah. Abu Hurairah  narró que el Profeta  dijo: "Quien aprenda uno de los conocimientos mediante los cuales se busca la complacencia de Allah con la intención de lograr un beneficio mundanal, no podrá sentir el aroma del Paraíso el Día de la Resurrección" 15

Ka'b Ibn Málik  narró que el Profeta  dijo: "A quien busque el conocimiento para disputar con los necios, competir con los sabios o atraer a las personas hacia él, Allah lo arrojará al Infierno". 16

El Profeta  también advirtió sobre realizar actos con otra intención que no sea complacer a Allah. Ubai lbn Ka'b  narró que el Profeta  dijo: "Anúnciales que serán una nación elevada, distinguida, religiosa, y con autoridad en la Tierra. Por cierto que quien busca mediante la práctica religiosa obtener sólo beneficios mundanales, no tendrá ninguna recompensa en la otra vida". 17

Realizar obras con otra intención que no sea complacer a Allah tiene varias formas: Puede ser por pura hipocresía, para ser vistos por los demás y así lograr algún beneficio. Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (Los hipócritas pretenden engañar a Allah, pero es Él Quien les engaña. Cuando se levantan para hacer la oración lo hacen desganados, sólo la hacen para ser vistos por los demás y no recuerdan a Allah sino poco) (4:142) (¡Ay de los que oran y son negligentes en sus oraciones [realizándolas fuera de su horario], y sólo las realizan para hacerse vert! (107:4-6) (y no seáis como aquellos [incrédulos de La Meca] que salieron de sus hoga­res con arrogancia y ostentación ante su gente, para [defender la caravana y] apartar a los hom­bres del sendero de Allah; pero Allah está bien enterado de lo que hacen) (8:47)

Es poco común encontrar que un musulmán rece o ayune por pura hipocresía. Esta actitud se ve, generalmente, en la caridad, la peregrinación y demás actos visibles, pues la sinceridad en este tipo de actos es más difícil. No existe duda alguna que los actos realizados con esta intención son envano y que quien actúe de esta forma merece la ira de Allah y Su castigo.

A veces una acción puede ser realizada con la intención de complacer a Allah, pero también con el propósito de ser visto por los demás y así lograr algún beneficio. Estos actos también son anulados.

Abu Hurairah  narró que el Profeta  dijo: "Allah, exaltado sea, dijo: Yo soy Opulento y no necesito de ningún asociado. Por ello, a aquel que realice un acto en el cual Me atribuya algún copartícipe, Yo lo abandonaré con su idolatría". 18

Abu Sa'íd Ibn Aba Fadalah narró que el Mensajero de Allah  dijo: “Cuando Allah reúna a toda la humanidad el Día de la Resurrección, un pregonero dirá: Quien haya atribuido un copartícipe a Allah en uno de sus actos, que pida su recompensa a ese copartícipe. Ciertamente Allah es Opulento y no necesita de ningún asociado” 19

Al Hakim registró que Ibn 'Abbás  narró: Un hombre dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! Realizo buenas acciones para complacer a Allah y también para ser visto por las personas. Entonces el Mensajero de Allah  no le respondió hasta que Allah (Alabado y exaltado sea) le reveló el siguiente versículo: (Diles: Yo no soy más que un hombre a quien se le ha revelado que sólo debéis adorar a Allah, vuestra única divinidad. Quien anhele la comparecencia ante su Señor que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él) (18: 110) 20

Al Qásim Ibn Mujaimarah  narró que el Profeta  dijo: "Allah no acepta ningún acto que se realiza con la intención de ser visto por la gente, por más que esta intención sea tan ínfima como un grano de mostaza". 21

Si la intención de combatir por la causa de Allah está entremezclada con el propósito de obtener parte del botín u otra finalidad, distinta a la de ser visto por la gente, la recompensa del Yihád se reduce, pero no se anula en su totalidad. 'Abdullah Ibn 'Amr  narró que el Profeta  dijo: "Cuando los combatientes obtienen el botín es porque se les anticipa dos tercios de su recompensa en esta vida, pero cuando no obtienen nada es porque recibirán su recompensa completa el Día del Juicio". 22

Abdullah Ibn 'Amr  dijo, en otra oportunidad: No comete ninguna falta quien sale a luchar por la causa de Allah y obtiene parte del botín. En cambio, quien sólo sale a combatir cuando se le paga por ello, no recibirá ninguna recompensa.

¿Qué sucede con aquella acción que en un principio es realizada con la única intención de complacer a Allah, pero luego surge en quien la lleva a cabo el deseo de hacerse ver? Si este deseo es sólo un pensamiento que rápidamente abandona, ello no modifica en nada la recompensa de su acción. En cambio, si el deseo de hacerse ver continúa presente en él, será tenida en cuenta su intención original y su acción no será anulada, pero su recompensa disminuirá. Ésta es la opinión que el Imám Ahmad e Ibn Yarir At Tabari consideraron más fuerte dentro de la discrepancia existente entre los sabios al respecto.

Atá Al Jurásáni narró: Un hombre se presentó ante el Profeta  y le dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! Todos los hombres de la tribu de Salimah salen a combatir, pero entre ellos están los que luchan por el botín, los que luchan para rescatar a su gente y los que luchan por la causa de Allah. ¿Quién de ellos se convierte en mártir si muere en la batalla? El Profeta  respondió: "Todos ellos, siempre que su intención original haya sido combatir para que prevalezca la palabra de Allah". 23

No comete ninguna falta quien se alegra al recibir el reconocimiento de la gente por sus obras. Abú Dharr  narró: El Profeta  fue preguntado acerca de la persona que luego de realizar una buena acción para complacer a Allah recibe el reconocimiento de la gente, y respondió: "Ello es un anticipo de la recompensa que le aguarda a los creyentes". 24

Abú Hurairah  narró: Un hombre preguntó: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Qué ocurre con aquel hombre que realiza una buena acción sin que nadie lo vea, pero luego éste acto se hace público y le agrada recibir el reconocimiento de la gente? Y el Profeta  respondió: "Recibirá dos recompensas: La de obrar en privado y la de obrar en público:" 25

Sahl Ibn 'Abdullah At Tusturi dijo: "Nada existe para el alma más difícil de alcanzar que la sinceridad..."

Iusuf Ibn Al Husain Ar Rázi dijo: "Lo más valioso en este mundo es la sinceridad, y a pesar que yo me esfuerzo denodadamente para erradicar de mi corazón la hipocresía, ésta siempre vuelva a aparecer".

La intención en la jurisprudencia islámica

La intención es esencial para distinguir los actos de adoración de los hábitos cotidianos, así como también para diferenciar entre los distintos preceptos. Abstenerse de comer y beber puede ser debido a una dieta, una enfermedad o un ayuno, y por esta razón es importante aclarar la intención cuando se trata de un ayuno, para diferenciarlo de los otros dos motivos. La intención también es fundamental para diferenciar entre los preceptos, pues existen ayunos que son obligatorios y otros voluntarios. Lo mismo sucede con las oraciones y otros preceptos religiosos.

Las oraciones obligatorias son cinco. Los ayunos obligatorios, en cambio, son tres: el ayuno de Ramadán, el ayuno expiatorio y el ayuno que surge de una promesa, y éstos sólo pueden distinguirse por la intención que se realicen. La caridad también es optativa y obligatoria, por ejemplo, el zakáh es una forma de caridad obligatoria que sólo se distingue por la intención.

Algunos sabios afirman que no es necesario, cuando se reza una oración obligatoria, especificar en la intención el nombre de la oración que se desea realizar, y que basta con tener la intención de cumplir con la oración obligatoria de ese momento.

Otros opinan que para el ayuno de Ramadán no es necesario especificar en la intención qué clase de ayuno se desea realizar, sino que es suficiente con la simple intención de ayunar, puesto que durante el mes de Ramadán ningún otro tipo de ayuno es válido.

En la época del Profeta  un hombre depositó una suma de dinero que había decidido ofrecer en caridad en la casa de un amigo suyo. Un día, el hijo del dueño de ese depósito, que necesitaba dinero, se dirigió a la casa del amigo de su padre y lo tomó. Cuando el padre supo lo ocurrido, le dijo: ¡No eras tú a quien yo había pensado dar el dinero! Ellos elevaron este caso al Profeta, quien, al oír lo ocurrido, le dijo al padre: "Tú serás recompensado por la intención que tenías", y al hijo: "Lo que has tomado es tuyo". 26

Hay discrepancia entre los sabios respecto a la obligatoriedad de la intención en la ablución. Esta diferencia surge del interrogante: ¿es la ablución un acto de adoración independiente o simplemente una de las condiciones de la oración, como lo es, por ejemplo, purificarse de las impurezas? Aquellos que dicen que la intención no es obligatoria, sostienen que la ablución es una condición más de la oración. En cambio, quienes consideran que la ablución es un acto de adoración independiente, dicen que la intención es esencial, y ésta es la opinión de la mayoría. Existen muchos ahádiz que corroboran esta opinión, como el registrado por Al Bujári y Muslim, en el cual el Profeta  dice: “La ablución es una expiación de los pecados” 27

Esto indica que la ablución prescrita en el Corán es un acto de adoración independiente. Por ello, una ablución realizada sin intención no sirve de expiación de los pecados y deja, además, sin efecto la oración. Por otra parte, el hecho de que no se haya registrado mención alguna respecto a que el resto de las condiciones de la oración tengan recompensa confirma esta opinión. Está permitido que la intención de la ablución vaya acompañada del propósito de higienizarse, refrescarse u otra finalidad.

La intención también es esencial en los juramentos. Jurar sin intención, como decir: ¡No, por Allah! durante una conversación, no es pecado, y por ello no requiere de ningún tipo de expiación. Allah (Alabado y exaltado sea) dice al respecto: (Allah no os castigará por jurar sin intención, pero sí por la intención que haya en vuestros corazones, y Allah es Absolvedor, Tolerante) (2:225)

La referencia en un juramento es la intención de la persona que jura. Por ello, si alguien jura por Allah que se divorciará de su esposa y luego alega que quiso decir que jamás se divorciará de ella, no habrá divorcio, y Allah (Alabado y exaltado sea) juzgará sus palabras.

As Sadúsi narró: Le hice una propuesta de matrimonio a una mujer, pero sus padres dijeron: No permitiremos que te cases con ella hasta que no te divorcies de tu esposa. Entonces juré tres veces que me había divorciado, y aceptaron. Después de habernos casado, sus padres descubrieron que todavía seguía casado con esa mujer, y exclamaron: ¿No juraste que te habías divorciado? Y yo respondí: Tenía otras dos esposas, de quienes me divorcié, pero de ésta no me he divorciado. Cuando le fue presentado el caso a 'Uzman Ibn 'Affan , dijo: "Nos remitimos a su intención".

Suaid Ibn Handhalah  narró: Salimos para encontrarnos con el Mensajero de Allah , y en el camino, Uáil Ibn Huyr, que se encontraba con nosotros, fue apresado por uno de sus enemigos. Todos los que se encontraban en el grupo se abstuvieron de jurar, pero yo, para salvarlo, juré que él era mi hermano, y entonces fue liberado. Cuando nos encontramos con el Profeta le conté lo sucedido, y él  dijo: "Dijiste la verdad, pues el musulmán es hermano del musulmán". 28

La intención consiste en proponerse con determinación llevar a cabo una acción, y no es obligatorio expresarla antes de realizar un acto de adoración.

1 Al Bujári (1) (54) (2529) (5070) Y (6689), Muslim (1907).
2 Ver "Sharh Muslim" 13/53, "Sharh Al Arba'ina An Nauauiiah" de Ibn Daqiq Al 'Íd y "Al Fath" 1/11.
3 Ahmad 5/315 y 320, Ad Ddarimi 2/208, Ibn Hibban 4638.
4 Ibn Máyah(4229J, Ahmad 2/392.
5 Ahmad 5/183, Ibn Máyah (4105).
6 Al Bujári (56) (1295) (2742) (3936) Y (4409), Muslim (1628).
7 Ver.'Tajsir Al Bagaui" 4/369.
8 At Tabari en "Yámi' Al Baián" 28/67, Al Haizami 7/123.
9 At Tabaráni en "Al Mu'yam Al Kabit" (8540).
10 Al Bujári (123) (2810) (3126) Y (7458), Muslim (1904).
11 An Nasá'i 6/25, At Tabaráni (7628).
12 Abu Daud (2516).
13 Abu Daud (2519), Al Hdkim 2/85-86 y 112.
14 Muslim (1905), Ahmad 2/322
15 Ahmad 2/338, Abu Dáud (3664), Ibn Máyah (252).
16 At Tirmidhi 265.
17 Ahmad 5/134.
18 Muslim (2985), Ibn Máyah (4202). Ahmad 2/301 y 435.
19 Ahmad 3/466 Y 4/215, At Tirmidhi (3154).
20 Al Hákim 2/111.
21 Aba Nu'aím en su libro Al Hiliah 8/240.
22 Muslim (1906), Ahmad 21169.
23 Abú Daúd (321).
24 Muslim (2642), Ibn Maiyah (4225).
25 Ibn Maiyah (4226), At Tirmidhi (2384).
26 Al Bujári (1422).
27 Al Bujári (160), Muslim (231).
28 Ibn Mayah (2119), Ahmad 4/79, Abú Ddúd (3256).
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí