Las Profecías En El Evangelio De Bernabé

Este Evangelio está colmado de profecías claras sobre el Mensajero Elegido . Por ejemplo, dice: “Allah dijo, Sé paciente ¡Oh, Muhammad! …” “Su nombre bendito es Muhammad…”,

“¡Oh, Allah! Envíanos Tu Mensajero. ¡Oh, Muhammad! Ven pronto para salvar al mundo”. 

Un vistazo al Evangelio de Bernabé

No hay ninguna duda que este Evangelio es uno de los Evangelios que fue conocido en tiempos muy antiguos. Se menciona en los libros del segundo y tercer siglo, pero no se menciona luego, hasta que una copia fue descubierta a principios del siglo dieciocho. Esta copia todavía está en la biblioteca del palacio en Viena.

Cuando este libro fue publicado, causó un gran revuelo, en ese momento en Europa, entre las sociedades científicas y religiosas. La traducción árabe de este libro se ha publicado dos veces, la segunda edición fue producida por Dâr al Qalam en Kuwait.

Yo personalmente he leído ese libro y lo he examinado cuidadosamente, y noté algo que a nadie llamó la atención. Aunque este libro es auténtico, ha sido tergiversado indudablemente por manos musulmanas que han insertado en él cosas que no pertenecen al mismo. Lo que me hizo llegar a esta conclusión no son los comentarios en árabe que fueron encontrados en los márgenes de la copia original en Viena, más bien en las condiciones exageradas en que el Evangelio describe al Mensajero . Nosotros creemos que el Evangelio predice la venida del Mensajero , pero nosotros creemos que es sumamente improbablemente que se hayan extendido entre las Personas del Libro los mitos que se extendieron entre los musulmanes después de la venida del Mensajero  y que le fueron atribuidos a él. En este Evangelio encontramos que Allah concedió a Su Mensajero Muhammad  todas las cosas, que Él creó todas las cosas por su causa, que Él lo creó antes de todas las cosas. En un pasaje narra que el Mensajero  dice: “Oh Señor, yo recuerdo cuando me creaste, quisiste crear el universo, el Paraíso, los ángeles y la humanidad por amor a mí, para que ellos pudieran glorificarte a través de mí. Y yo soy Tu siervo.”

En otra parte dice: “Se paciente ¡Oh Muhammad! Por tu causa he de crear el Paraíso y el universo, y un gran número de personas que te daré …”

Y: “Éste es por cuya causa Allah creó todas las cosas.”

Y: “antes de todas las otras cosas, Allah creó a Su Mensajero.”

Estas palabras son indudablemente incorrectas, y contradicen la verdad que tenemos ante nosotros. Allah creó a la humanidad, los ángeles y los genios para que lo adoren a Él, dice en el Corán: (Por cierto que he creado a los genios y a los hombres para que Me adoren) (51:56)

La primera cosa creada fue el cálamo, como dice en el hadîz: “Lo primero que Allah creó fue el cálamo.” Estas opiniones exageradas se extendieron entre los musulmanes que las pusieron en forma de ahâdîz y se los atribuyeron al Mensajero Muhammad. Entre estos da'îf (débil) y maudû' (inventados) ahâdîz están los siguientes: “Si no hubiese sido por ti, Yo no habría creado el universo” (Silsilah al Ahâdîz al Da'ifah ua al Maudû'ah, hadîz núm. 282) Y el hadîz “Yo era un Profeta cuando Adán todavía estaba entre el agua y el barro” (hadîz núm. 302,303). Y el hadîz: “Yo fui el primero de los Profetas en ser creado y el último en ser enviado” (Al Fauâ'id al Maymû'ah por Al Shaukâni, pág. 326) y el hadîz: “Yo he creado al mundo y a sus habitantes para que pudieran saber cuán estimado eres para Mí y que elevada es tu posición ante Mí. Si no fuera por ti ¡Oh Muhammad! Yo no habría creado este mundo” (Tanzîh al Sharî'ah al Marfû'ah ‘an al Ahâdîz al Da'îfah ua al Maudû'ah, la pág., 325) “Allah me creó de Su luz y Él creó a Abu Bakr de mi luz” (de la misma fuente anterior, pág. 337).

Si comparas estos ahâdîz débiles y los fraguados, con lo que se narra en el Evangelio de Bernabé, comprenderás que el que insertó estas descripciones en él era del mismo tipo como aquel en cuyo pensamiento fue contaminado con estas clase de ahâdîz falsos.

Hay también otras cosas que se atribuyen falsamente al Mensajero, que va contra la verdad que nosotros conocemos. Por ejemplo, dice: “el Infierno temblará debido a la presencia del Mensajero, paz sea con él, y el Fuego dejará de causar sufrimiento mientras el Mensajero de Allah vea el Infierno.” Esto va en contra de la clara declaración del Corán: (No se les aminorará [el suplicio] y estarán desesperados.) (43:75)

Ese libro también describe a Jesús diciendo: “No es adecuado que desate el calzado del Mensajero de Allah.” Tal comentario no es propio de uno de los Mensajeros (46:35)

Es más, ese libro describe al Mensajero  en condiciones que implican falta de respeto. Por ejemplo, dice que él será como un hombre loco, y dice que en el Día de la Resurrección Allah le hará perder la memoria.

Categoria:

Se encuentra usted aquí