La Verdadera Musulmana No Cuenta Chismes Sobre Sus Hermanas

La musulmana cautelosa no se permite sumirse en el chismorreo o participar en reuniones donde tiene lugar el chismorreo. Ella contiene su lengua, absteniéndose en general de chismorrear, y evita calumniar a sus amigas y hermanas en particular. Ella considera como obligación evitar que las reuniones no desciendan al nivel del chismorreo barato, ya que el chismorreo está claramente definido como harâm según las palabras del Corán:

[No os espiéis, ni habléis mal del ausente, pues ello es tan repulsivo como comer la carne de un hermano muerto ¿Acaso alguno de vosotros desearía hacerlo? Por supuesto que os repugnaría. Y temed a Allah; ciertamente Allah es Indulgente, Misericordioso.] (49:12)

    La musulmana siempre se abstiene de consentir cualquier conversación que pudiera llevar al chisme. Por su comprensión del Islam, ella sabe que es la lengua la que puede conducir a su propietario al Infierno, como fue manifestado en el Hadîz en que el Profeta agarrándose de la lengua  advirtió a Mu‘âdh Ibn Yabal, y le dijo:

"Abstente de esto". Mu‘âdh dijo: "¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Acaso seremos responsables de lo que decimos?". El Profeta dijo: "La gente será arrojada al Infierno sobre sus rostros (o sobre sus narices, según otro relato) por lo que cosecharon sus lenguas".40

    El chismorreo es una característica maligna, impropia de la mujer musulmana guiada por el Islam. Tal mujer rechaza ser de dos rostros, hipócrita o inestable, chismorreando sobre sus amigas y hermanas en su ausencia, para luego, cuando las encuentra, sonreírles afectuosamente y hacer una exhibición de amistad. Ella sabe que esta inestabilidad es harâm según el Islam basado en la rectitud, honestidad, y franqueza. Estas buenas cualidades surgen naturalmente en los hombres y las mujeres creyentes, porque el Islam les ha hecho despreciar la incoherencia, la inestabilidad, y la hipocresía. Estas últimas características son consideradas tan detestables por el Islam que quien las posee es descrito como persona de dos caras, y quienes sean así, hombres y mujeres por igual, estarán entre la peor gente a la vista de Allah , según las palabras del Profeta :

"Encontraréis entre la peor gente ante Allah el Día del Juicio al que tiene dos rostros, y se aproxima a cierta gente de una forma y a otra gente de otra forma".41

    La fiel musulmana es directa y consecuente, y nunca tendrá dos rostros. Ella siempre estará radiante y alegre, y tratará a toda la gente de la misma noble manera. Jamás olvida que la mujer de dos rostros es una hipócrita, que el Islam y la hipocresía no van juntos, y que la mujer hipócrita estará en el más bajo nivel del Infierno.


40  Hadîz hasan sahîh narrado por Ibn Mâyah, 2/1315, Kitâb al fitan.
41  Fath Al Bâri', 10/474, Kitâb al adab, bâb mâ qîla fî dhî al uayhain; Sahîh Muslim, 16/157, Kitâb al birr ua as silah ua al adab, bâb dhamm dhî al uayhain.

Se encuentra usted aquí