La Verdadera Musulmana Es Veraz

La musulmana es veraz con todo el mundo porque ha absorbido las enseñanzas del Islam que alientan la veracidad y la consideran la principal de las virtudes, mientras que la falsedad está prohibida y considerada la fuente de todos los males y actos repudiables.

   La musulmana cree que la veracidad naturalmente la lleva a la bondad, y que quien la practique será admitida en el Paraíso, mientras que la falsedad conduce a la iniquidad, y que quien la practique será enviada al Infierno. El Profeta  dijo:   

"La veracidad lleva a la piedad (birr), y la piedad lleva a su vez al Paraíso. Si un hombre siempre dice la verdad es registrado ante Allah  como un sincero amante de la verdad (siddiq). La falsedad lleva a la iniquidad, y la iniquidad lleva al Infierno. Si un hombre siempre dice falsedades es registrado ante Allah como un mentiroso".[1]

   Por ende, la musulmana se preocupa en ser una sincera amante de la verdad (siddîqah) al esforzarse en ser auténtica en todas sus palabras y actos. Ésta es la sublime condición alcanzada solamente a través del temor de Dios. La musulmana, por medio de su veracidad, pureza de corazón, y virtud, estará registrada ante la vista de Allah como una honrada amante de la verdad.


[1]  Al Bujâri y Muslim. Ver Riâd As Salihîn, 50, Bâb as sidq.

Se encuentra usted aquí