La Verdadera Musulmana Es Sincera Con Sus Hermanas

Una de las virtudes de la verdadera musulmana es la sinceridad completa hacia Allah , Su Profeta, a los líderes y al común de los musulmanes, como fue establecido en el Hadîz sahîh:

"La religión es sinceridad".25 Nosotros (los Sahâbah) preguntamos: "¿A quién?" El Profeta dijo: “A Allah (obedeciéndolo, atribuyendo a Él lo que se merece y emprendiendo el yihâd por Su causa); a Su Libro (leyéndolo, comprendiéndolo, y aplicándolo a la vida diaria de una persona); a Su Profeta (respetándolo mucho y luchando en su nombre, tanto durante su vida como después de su muerte, y siguiendo su Sunnah); a los gobernantes de los musulmanes (ayudándolos en su tarea de liderar a los musulmanes por el sendero recto y alertándolos si están desatentos); y a su gente (siendo misericordioso con ellos)".26

    Esta actitud hace a la musulmana sincera con sus hermanas. No las engaña, ni las extravía, ni les oculta algo que sea bueno para ellas. Si la musulmana siempre se comporta con sinceridad con ellas, no es meramente por cortesía o para exhibir sus modales sociales sino que lo hace porque la sinceridad es una de las bases fundamentales del Islam, y a la cual solían adherirse los primeros musulmanes que prestaban juramento de lealtad (bai‘ah) al Profeta , tal como lo expresó Yarîr Ibn ‘Abdullah:

"Di mi lealtad al Profeta y prometí observar la oración habitualmente, pagar el zakâh, y ser sincero con todo musulmán".27

   En el Hadîz anteriormente mencionado vemos que el Profeta resumió el Islam en una sola palabra: nasîhah, demostrando que la sinceridad es el fundamento central de la fe. Sin sinceridad, la fe de una persona se invalida y su Islam se vuelve carente de valor. Éste es el significado del siguiente Hadîz del Profeta : "Ciertamente que ninguno de vosotros creerá hasta que quiera para su hermano lo que quiere para sí mismo".28

    Esto es algo imposible de lograr a menos que una persona ame a su hermano con toda sinceridad.

    El afecto de una persona por su hermano del modo en que fue prescrito por el Profeta no es una cuestión sencilla. Es una cualidad muy difícil de lograr, y ningún hombre o mujer podrá lograrlo, salvo quien ha recibido una educación islámica íntegra, y cuyo corazón ha sido purificado de toda mezquindad, odio, envidia y malicia, e imbuido de amor hacia el prójimo.

   La verdadera musulmana que siente en lo recóndito de su alma que su amor por su hermana es una de las condiciones de la verdadera fe, y cuya religión está basada en la sinceridad, es mucho más probable que alcance esta difícil categoría. En realidad, es algo que viene naturalmente con ella, en su conducta con sus amigas y hermanas, y transformándose así en un espejo veraz para ellas al aconsejarlas, corregirlas y no desearles otra cosa que no sea el bien, como solía decir Abû Hurairah: "El creyente es el espejo de su hermano. Si ve alguna falta en él, lo corrige".29

   Con estas palabras, Abû Hurairah se hace eco del Hadîz del Profeta :

"El creyente es el espejo de su hermano. El creyente es hermano de un creyente: lo protege de la ruina y guarda su espalda".30

  Para la verdadera musulmana es algo natural tener esta noble actitud hacia su hermana. Ella no podría comportarse de otro modo aunque quisiera. La persona que vive en tan exaltado nivel de pureza, amor, fidelidad y hermandad no puede llegar a descender hasta el nivel del odio, traición, malicia, mezquindad y celos. El almizcle no puede sino tener una hermosa fragancia; un buen suelo no puede sino traer una muy buena producción.

Como bellamente lo expresó el poeta Zuhair Ibn Abî Sulma: "¿Algún arbusto que no sea el uashîy (una planta de hojas lanceoladas) produce grandes flores? ¿Acaso las palmeras pueden ser plantadas en otro suelo que no sea el favorable para ellas?".31.


25  Nasîhah es una palabra árabe que puede ser traducida por un cierto número de palabras al español. La traducción más común es "buen consejo", pero también tiene connotaciones de sinceridad, integridad, y "hacer justicia con una persona o situación."
26 Sahîh Muslim, 2/37, Kitâb al îmân, bâb baiân anna ad dîn nasîhah. Las explicaciones entre paréntesis están adaptadas de las dadas en la traducción inglesa de Sahîh Al Bujâri por el Dr. Muhammad Muhsin Jân (Vol.1, p. 48). (Nota del Traductor)
27  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 1/63, Kitâb al îmân, bâb al bai‘ah ‘ala al islâm.
28   Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 13/60, Kitâb al birr ua as silah, bâb iuhibbu li ajîhi mâ iuhibbu li nafsihi.
29  Relatado por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad, 1/333, Bâb al muslim mir'âh ajîhi.
30  Ídem.
31  Sharh Dîuân Zuhair, 115, Editado por Dâr Al Kutub Al Misriiah.

Se encuentra usted aquí