La Verdadera Musulmana Es Sencilla Con La Gente, No Complicada

La musulmana que verdaderamente comprende las enseñanzas del Islam es sencilla con la gente, para nada complicada porque hacer las cosas simples para los demás es la mejor actitud que a Allah  le gusta ver en Sus creyentes:

[Allah desea facilitaros las cosas y no dificultároslas…] (2: 185)

   Por ello, el Profeta alentó a que los musulmanes fueran sencillos con la gente, y les prohibió hacer las cosas difíciles:

"Enseñad y haced las cosas fáciles, no las volváis difíciles. Si alguno de vosotros se enfada, dejadlo guardar silencio".[1]

   La musulmana que se vale de hacer las cosas difíciles y los asuntos complicados, cuando las enseñanzas del Islam, son tan claras; es una mujer, que no es ni piadosa, ni íntegra. Nadie realiza tal cosa, excepto aquel de naturaleza retorcida y de espíritu miserable; y que además, carece de educación. A la musulmana sincera y obediente de Allah y de las enseñanzas del Islam, no le gusta causar dificultades o complicar los asuntos. De esta manera, seguirá el ejemplo del Profeta , al que 'Âishah, que Allah esté complacido con ella, describió de la siguiente manera:

"Siempre que le fueran presentadas al Mensajero de Allah dos alternativas, escogía la más fácil salvo, en el caso de un pecado. Pues en este caso, era el primero en evitarlo. Y el Mensajero de Allah jamás tomaba venganza por cuestiones personales, tan sólo lo hacía cuando se transgredían las leyes de Allah . En este caso, tomaba la revancha por la causa de Allah ".[2]

   La verdadera musulmana se adhiere a las enseñanzas del Profeta ; no traspasa los límites establecidos por él ni desobedece sus mandatos.


[2]  (Al Bujâri y Muslim), Ver Sharh As Sunnah, 13/260, Kitâb al fadâ'il, bâb ikhtiyarihi aysar al amrayn.
[1]  Relatado por Al Bujâri en Al Adâb al Mufrad, 1/342, Bâb al 'afu wa'l sufh 'an al nâs.

Se encuentra usted aquí