El Libro Del Matrimonio - Capítulo 2: La Relación Conyugal Con La Esposa -

Bulug Al-Marám (El Alcance De Lo Deseado De Las Evidencias De La Legislación)
Hadiz
EL LIBRO DEL MATRIMONIO
Capítulo 2: LA RELACION CONYUGAL CON LA ESPOSA
867
Narró Abú Hurairah que el Mensajero de Allah dijo: "Será maldecido quien penetre a su mujer por el ano [1]". (Transmitido por Abú Dá'ud y An-Nasi'i, la versión es del último. Su cadena de narradores es fidedigna, pero fue considerado defectivo por ser Mursal).
[1] Los sabios coinciden en que la relación sexual anal es ilegal.
868
Narró Ibn 'Abbás que el Mensajero de Allah dijo: "Allah no mirará a un hombre que tiene relaciones con otro hombre o con una mujer por el ano". (Transmitido por At­Tirmidhi, An-Nasá'í e Ibn Hibbán, pero fue considerado defectivo por ser Mawquf).
869
Narró Abú Hurairah que el Profeta dijo: "Quien crea en Allah y el Último Día no debe incomodar a sus vecinos [1] ; seguid mi consejo y tratad bien a vuestras mujeres, porque ellas fueron creadas de una costilla, y la parte más curva de una costilla es la superior. Si intentas enderezarla, la romperás [2], y si la dejas permanecerá curvada; así que seguid mi consejo y tratad bien a vuestras mujeres". (Transmitido por Al-Bujári y Muslim; la versión es de Al-Bujári). Y según Muslim: "Si vosotros os complacéis con ellas lo hacéis aceptando su condición; si intentáis enderezarla la romperéis, y romperla significa divorciarla".
[1] Causar daño o herir a un musulmán es completamente ilegal, pero causar daño al vecino es un pecado aún mayor.
[2] Este Hadiz enseña a tratar a las mujeres con bondad. Existe una gran sabiduría en estos consejos. La mujer es como una costilla, y una costilla saludable es corva por naturaleza, por consiguiente no debe intentarse enderezarla porque ésta se rompería causando dolor y pena.
870
Narró Yábir : "Estábamos con el Profeta en una expedición. Cuando llegamos a Al-Madína y estuvimos a punto de entrar dijo: "Aguardad [1] hasta entrada la noche, para que las mujeres puedan peinarse y afeitarse". (Transmitido por Al-Bujári y Muslim)
Una versión de Al-Bujári dice: "Cuando uno de vosotros se ha ausentado durante mucho tiempo de su hogar, no debe regresar junto a su familia durante la noche".
[1] Significa que quien retome a su casa de una larga ausencia, no debe ir directamente a su casa. Sino que es recomendable informar sobre la llegada y pasar la noche fuera de la casa. Alhamdulillah los medios actuales de telecomunicaciones ayudan a este fin.
871
Narró Abú Sa'id Al-Judri que el Mensajero de Allah dijo: "La peor de las personas ante Allah en el Día de Resurrección es quien tiene relaciones con su esposa, y luego cuenta sus Inttmídades [1] ". (Transmitido por Muslim).
[1] Significa que contar lo que sucede durante la relación sexual a otras personas es un pecado mayor.
872
Narró Hákim Ibn Mu'awia que su padre preguntó: "Mensajero de Allah, ¿cuáles son los derechos de nuestras esposas?". Él respondió: "Darles de comer cuando coméis, vestirlas cuando os vestís, no pegarles en el rostro ni ultrajarlas, y no ignorarlas salvo dentro de la casa". (Transmitido por Ahmad, Abú Dá'ud, An-Nasá'i e Ibn Máyah.)
873
Narró Yábir Ibn 'Abdulláh que los judíos decían: "Cuando un hombre mantiene relación con su esposa por la vagina, pero de espaldas, el niño nace visco", entonces fue revelado: {Vuestras esposas son como un campo de labranza para vosotros. ¡Id a ellas como os plazca (dentro de los límites que Allah os ha establecido)} (Transmitido por Al-Bujári y Muslim; la versión es de Muslim).
874
Narró Ibn 'Abbás que el Mensajero de Allah dijo: "Si alguno de vosotros desea mantener una relación sexual con su esposa que diga: 'En el Nombre de Allah. Allah, aleja a Satanás de nosotros y aleja a Satanás de lo que nos concedas', si un niño nace a causa de esa relación, ningún demonio lo dañará jamás". (Transmitido por Al­Bujári y Muslim).
875
Narró Abú Hurairah que el Profeta dijo: "Cuando un hombre invita a su esposa a la cama y ella se niega (sin causa ni justificación) por lo que él pasa la noche enojado, los ángeles la maldicen hasta que amanezca". (Transmitido por Al-Bujári y Muslim; la versión es de Al-Bujári). De Muslim: "Quien está en los cielos permanece disgustado con ella hasta que su marido vuelva a estar complacido con ella".
876
Narró Ibn 'Omar que el Profeta maldijo a la mujer [1] que usa añadidos de pelo postizo y a la que se dedica a añadirlo; y la mujer que hace tatuajes y a la que se hace tatuar. (Transmitido por Al-Bujári y Muslim).
[1] En este Hadiz cuatro tipos de mujeres han sido maldecidas: Aquellas que usan pelucas para extender su cabello y aquellas que están envueltas en el negocio. Aquellas que tatúan sus cuerpos y aquellas que diseñan los tatuajes en el cuerpo. Estas cuatro clases han sido maldecidas. Lamentablemente hoy día el uso de cabello artificial es muy común entre las mujeres como recurso de belleza.
877
Narró Yudáma [1] hija de Wahb: "Estaba yo con el Mensajero de Allah junto con algunas personas, cuando él dijo: "Pensé prohibir que practiquen la Gílah [2], pero observé que los romanos y los persas la practican sin que les produzca ningún trastorno por ello a sus niños". Entonces ellos le preguntaron por el 'Azl [3] (coitus interruptus como método anticonceptivo), y el Mensajero de Allah respondió: "Es similar a enterrar a las hijas vivas en forma oculta". (transmitido por Muslim).
[1] Su nombre es Yudáma, hija de Wahb - también llamada Yundal Al-Asadía, es la hermana materna de Ukásha Ibn Mihsan. Fue una Sahabía de las primeras musulmanas y emigró a Madina. Abrazó el Islam en Makkah, y se casó con Anis Ibn Qatáda.
[2] En idioma árabe, se denomina Gílah a mantener relaciones sexuales mientras la mujer se encuentra amamantando.
[3] 'Azl significa interrumpir el coito, es decir, retirar el pene de la vagina en el momento de la eyaculación con el propósito de evitar el embarazo. El 'Azl puede ser legal o ilegal, hay distintos Hadices al respecto. La conclusión es que el 'Azl no es ilegal pero tampoco es recomendable realizarlo. En caso de una mujer de salud delicada o inestable el 'Azl puede realizarse con el propósito de preservar la salud.
878
Narró Abú Sa'id Al-Judri que un hombre dijo: "¡Oh, Mensajero de Allah!, tengo una esclava y practico el coitus interruptus con ella pues no deseo que conciba, pero yo quiero disfrutar con ella como todo los hombres quieren hacerlo con sus mujeres, pero los judíos dicen que interrumpir el coito para evitar la concepción se asemeja al entierro de las niñas vivas". Dijo: "Los judíos mienten, si Allah desea que conciba no podrás impedirlo". (Transmitido por Ahmad y Abú Dá'ud, la versión es de Abú Dá'ud, An-Nasá'í y At-Taháwi lo transmitieron también. Su cadena de narradores es fidedigna).
879
Narró Yábir que durante la vida del Mensajero de Allah cuando el Corán estaba siendo revelado, nosotros practicábamos el coito interruptus, si hubiera sido algo prohibido, el Corán nos hubiera prohibido hacerlo. (transmitido por Al­Bujári y Muslim).
Y de Muslim: "que el Profeta supo lo que practicaban y no prohibió hacerlo".
880
Narró Anas Ibn Malik que el Profeta solía visitar a cada una de sus esposas y tener relación con cada una de ellas y luego se bañaban [1]. (Transmitido por Al-Bujári y Muslim. La versión es de Muslim).
[1] El propósito de mencionar este Hadiz es mostrar que no era obligatorio para el Profeta llevar un régimen estricto con respecto al orden de visita a sus esposas, porque de serlo así no hubiera visitado a todas ellas en una sola noche.

Categoria:

Se encuentra usted aquí