El Libro De Las Transacciones Comerciales - Capítulo 6: La Quiebra Y El Embargo -

Bulug Al-Marám (El Alcance De Lo Deseado De Las Evidencias De La Legislación)
Hadiz
EL LIBRO DE LAS TRANSACCIONES COMERCIALES
Capítulo 6: LA QUIEBRA Y EL EMBARGO
727
Narró Abú Bakr Ibn Abdur Rahmán [1] de Abú Hurairah : Escuchamos al Mensajero de Allah decir: "Si un acreedor encuentra lo que le prestó a un deudor que quebró, él es el que más derecho tiene a recuperarlo". [2] [Transmitido por Al Bujári y Muslim]
Abú Dá'ud y Málik informaron el Hadiz mencionado anteriormente según la versión Mursal de Abú Bakr Ibn Abdur Rahmán con estas palabras: "Si alguien vende mercaderías (a crédito) y el que las compra quiebra y no le paga al vendedor, cuando el vendedor encuentra sus mismas mercaderías (en poder del comprador), entonces (el vendedor) es el que más derecho tiene a recuperarlas; pero si el comprador muere, el dueño de las mercaderías está en iguales condiciones que los otros acreedores." [Al Baihaqi lo transmitió con una cadena completa de narradores pero lo calificó débil según la narración de Abú Dá'ud].
Abú Dá'ud e Ibn Mayah transmitieron el Hadiz mencionado anteriormente de 'Umar Ibn Jalda [3]: "Fuimos a ver a Abú Hurairah para comentarle sobre un amigo nuestro que había quebrado. Él dijo, 'Ciertamente pronunciaré un veredicto sobre él de acuerdo al dictamen del Mensajero de Allah : 'Si alguien quiebra o muere, el dueño de las mercaderías si las encuentra es el que más derecho tiene a ellas." [4] [Al Hákim lo calificó Sahih (legítimo); Abú Dá'ud demostró que es débil, y también dijo respecto que la mención de la muerte que es débil].
[1] Abú Bakr Ibn 'Abdur-Rahmán Ibn Al-Hariz Ibn Hishám Ibn Al-Mugira Al-Majzumi Al­Madani, juez de Al-Madina. Se dice que su nombre era Muhammad, Al-Mugira o Abú Bakr, y era apodado Abú 'Abdur-Rahmán. También se dice que su nombre y su apodo eran el mismo. Era confiable, sabio y piadoso. Fue un Tabi'i de la tercera generación y murió durante el califato de Al-Walid Ibn 'Abdul Malik.
[2] Significa que el vendedor tiene derecho a cancelar el trato y recuperar sus mercaderías si el comprador quiebra.
[3] Abú Hafs Al-Ansari Al-Madani Al-Qadi. Era una persona respetable, estricta, piadosa y confiable.
[4] Si el comprador quiebra después de haber pagado parcialmente, el vendedor no tiene derecho sobre el precio del resto de la compra. Obtendrá su parte según la división hecha proporcionalmente entre todos los acreedores. En caso de la muerte del deudor, todos los acreedores obtienen su parte en forma proporcional sin hacer ninguna distinción sobre de quien son las mercaderías vendidas y de quien las que no se vendieron.
728
Narró Amr Ash-Sharid [1] de su padre [2]: El Mensajero de Allah dijo: "La demora en el pago por parte de alguien que posee los medios para hacerlo hace que sea lícito deshonrarlo y castigarlo." [3] [Abú Dá'ud y An-Nasa'i lo transmitieron; Al Bujárí lo registró sin Isnád, e Ibn Hibban lo calificó Sahih (legítimo)]
[1] 'Abul-Walid 'Amr Ibn Ash-Sharid Ibn Suwaid Az-Zaqafi At-Tá'ífi, Fue un honesto Tabi'i de la tercera generación.
[2] Sharid Ibn Suwaid Az-Zaqafi. Se llamaba Málik, pero el Mensajero de Allah le puso el nombre de Sharid (fugitivo), porque mató a un hombre de su clan y se escapó a Makka donde se islamizó. Se dice que era de Hadramut (Yemen).
[3] Si el deudor pudiendo pagar su deuda no lo hace entonces el acreedor tiene el derecho a deshonrarlo públicamente y exigir que sea castigado por la autoridad.
729
Narró Abú Sa'id Al Judri : En tiempo del Mensajero de Allah un hombre perdió con las frutas que había comprado, adquiriendo una deuda grande y quebró, entonces el Mensajero de Allah le dijo a la gente: "Dadle caridad." Así lo hicieron pero no juntaron lo suficiente como para pagar toda su deuda, entonces el Mensajero de Allah le dijo a los acreedores: "Tomad lo que encuentren [1] y no tendrán más que eso." [Transmitido por Muslim]
[1] El Profeta les dijo a los acreedores que dividan sus pertenencias entre ellos de manera proporcional
730
Narró Ibn Ka'b [1] Ibn Málik de su padre [2]: El Mensajero de Allah incautó la propiedad de Mu'ádh y la vendió para pagar una deuda suya [es decir, de Mu'ádh] [Transmitido por Ad­Dáraqutni, Al Hákim lo calificó Sahih (legítimo); Abú Dá'ud lo transmitió Mursal].
[1] Abú Al-Jattáb 'Abdur-Rahmán Ibn Ka'b Ibn Málik Al-Ansári Al-Madani era confiable y de los eminentes Tabi'in. Se dice que nació durante la época del Profeta y que murió durante el califato de Sulaimán Ibn 'Abdul-Malik
[2] Ka'ab Ibn Málik Ibn Abú Ka'b Al-Ansári As-Sulami Al-Madani era uno de los poetas del Profeta . Asistió al segundo juramento de fidelidad (Bai'at-ul-'Aqaba) ya todas las batallas excepto Badr y Tabuk. Fue uno de los tres cuyo arrepentimiento hace referencia la Súrat A­Taubah (Núm.9) por haberse quedado en Madina durante la expedición a Tabuk. Se dice que murió después de quedar ciego en el año 50 de la Hégira a la edad de 77 años.
731
Ibn 'Umar narró: El Profeta en el Día de Uhud [1] cuando yo tenía catorce años no me dio permiso para combatir. Pero en el Día de Aljandaq (la batalla de la Fosa) cuando tenía quince años [2] me dio permiso para luchar. [Transmitido por Al Bujári y Muslim].
La versión de Al Baíhaqi dice: "No me dio permiso para combatir ya que no me encontró habiendo alcanzado la pubertad." [Ibn Juzaima lo calificó Sahih (legítimo)].
[1] En el 'Día de Uhud', se presentó ante el Profeta para participar de la batalla en la cual combatirían a los incrédulos.
[2] Este Hadiz se menciona aquí para mostrar que la edad de madurez, ante la falta de otras señales, es quince años y todas las órdenes de la Shari'a son obligatorias una vez alcanzada esta edad, por consiguiente todas los actos y transacciones hechas a esta edad son válidas y todos los tratos y transacciones realizados por un menor de quince no son válidas.
732
Narró 'Atiya Al-Qurazi [1] : Nos presentamos ante el Profeta en el día de Quraiza. Aquellos que tenían crecido el pelo (en sus partes íntimas) fueron ejecutados, pero aquellos que no lo tenían crecido, eran puestos en libertad; yo estaba entre aquellos que no le habían empezado a crecer el pelo por eso quedé libre. [Transmitido por Al Arba'a. Ibn Hibbán y Al Hakim lo calificaron Sahih (legítimo)].
[1] 'Atiya Al-Qurazi fue un joven Sahábi que relató este Hadiz. Se dice que se estableció en Kufa. Muyahid y otros narraron de él.
733
Narró Amr Ibn Shu'aib de su padre y este de su abuelo que el Mensajero de Allah dijo: "No es lícito que una mujer haga un regalo sin el permiso de su marido". Otra versión dice: "no es lícito para una mujer disponer de la propiedad [1] cuando su marido es responsable de ella." [Transmitido por Ahmad y los autores de As-Sunan excepto At-Tirmidhi. Al Hákim lo calificó Sahih (legítimo)] .
[1] Una mujer puede disponer su propia riqueza sin el permiso de su marido. ¿Cuál es su propia propiedad? Su dote, lo que heredó, y la ganancia proveniente de su propia riqueza, todo esto pertenece a su propiedad y su marido no tiene ningún derecho sobre ello. Una mujer puede darle a su marido cualquier cosa que ella quiera, es legal para el marido. El incidente con 'Abdulláh Ibn Mas'úd y su esposa fue expuesto previamente, si la mujer no tuviera derecho a hacer uso de su riqueza, dicho incidente no hubiese sucedido.
734
Narró Qabisa Ibn Mujáriq Al Hilali que el Mensajero de Allah dijo: "Pedir sólo está permitido en uno de estos tres casos: La persona que. se ha endeudado puede pedir para saldar su deuda; una persona cuya propiedad ha sido destruida por una catástrofe puede pedir hasta conseguir lo necesario para vivir [o dijo, para una vida digna]; y una persona que ha sido afligida por la pobreza, y ésta sea confirmada por tres miembros justos de su gente. Pedir fuera de estos casos es incorrecto" [Transmitido por Muslim]

Categoria:

Se encuentra usted aquí