La Comparación Entre Los Mensajes: 3) La Preservación De Los Mensajes

Debido a que los mensajes anteriores eran dirigidos a una época particular, ellos no fueron permanentes ni perdurables. Por esto Allah  no garantizó que se conservaran intocables. La tarea de conservarlos la tomaron los estudiosos de las naciones que los recibieron. Así que la preservación de la Torá fue confiada a los rabinos y sacerdotes: (Los rabinos y juristas según lo que se les confió del Libro de Allah y del cual eran testigos.) (5:44)

Pero los rabinos y sacerdotes fueron incapaces de conservar intocables sus Libros. Algunos de ellos traicionaron la confianza cambiando, alterando y tergiversando. Es suficiente con mirar la Torá para ver las alteraciones y cambios que sufrió, no sólo respecto a los problemas menores sino también respecto a temas básicos.[1]

Pero en el caso del último Mensaje, Allah  garantizó conservarlo, y no confió esa tarea a los seres humanos. Allah  dijo: (Ciertamente Nosotros hemos revelado el Corán y somos Nosotros sus custodios.) (15:9)

Si uno observa el mundo actual, tanto al este como al oeste, encontrará innumerables personas que han memorizado el Corán[2], a tal punto que si un hereje, quisiera cambiar una sola letra de él, un muchacho joven, una ama de casa o una mujer anciana podrían corregirlo y señalar dónde está el error o la adulteración, además de los sabios que lo han memorizado exclusivamente, que entendieron sus significados y están llenos de conocimiento del mismo.

Miremos la historia de este Libro, y del gran cuidado y atención que consagraron para su recopilación, comentario, gramática, historias, noticias y veredictos legales.

Nada de esto podría pasar sino hubiese estado la protección divina. Este Libro permanecerá inalterado hasta que Allah  decrete el fin de este universo y su destrucción.


[1]Hemos mencionado anteriormente algunas de las fabulaciones que los judíos hicieron contra Allah en la primera parte de este libro, y hemos descrito algunas de sus confabulaciones contra Profetas y Mensajeros. Aquí mencionaré un ejemplo de las distorsiones de los judíos, una  contradicción en la Torá. El texto original de la Torá dice: “Toma a tu único hijo que amas y sacrifícalo.” Este hijo era Ismael, pero los judíos no podrían soportar que este honor se le otorgue a  Ismael y a sus descendientes, los árabes. Entonces insertaron la palabra “Isaac” en el texto, para que dicho privilegio y honor sea para ellos. Así que el texto en el Torá fue adulterado y hoy dice: “Toma a tu hijo, tu único hijo Isaac quien amas… [y] sacrifícalo” (Génesis 22:2). Pero el que alteró este texto no notó que contradice otros textos de la misma Torah. Porque la Torá narra que Ismael nació cuando Abraham tenía ochenta y seis años (ver Génesis 16), por consiguiente Ismael era su único hijo. Con respecto a Isaac, la Torá dice: “Abraham tenía cien años cuando su hijo Isaac nació” (Génesis 21:5). ¿acaso no ves cómo Allah (Enaltecido y exaltado sea) expone las adulteraciones, y muestra sus distorsiones y alteraciones?
[2] Una de las razones por las cuales se conserva, es porque Allah (Enaltecido y exaltado sea) ha hecho que el Corán sea sencillo de memorizar: (Hemos hecho el Corán fácil de entender y de recordar ¿Habrá alguien que reflexione?)  (54:22)

Categoria:

Se encuentra usted aquí