El Libro Del Yinaiat

Bulug Al-Marám (El Alcance De Lo Deseado De Las Evidencias De La Legislación)
Hadiz
El LIBRO DEL YINAIAT [*]
993
Narró Ibn Mas'úd : El Mensajero de Allah dijo: "La sangre de un musulmán que declara que nada tiene el derecho a ser adorado excepto Allah y que yo soy el Mensajero de Allah no es lícita, excepto en tres circunstancias [1]: El casado que comete adulterio; Vida por vida; y quien abandona su religión rechazando a la comunidad." (Transmitido por Al Bujári y Muslim).
[*] Yinaiat es el plural de Yinaia que quiere decir: "Infligir un daño físico a un tercero", sea intencional o por equivocación.
[1] Está prohibido matar a quien haya pronunciado aunque sea una vez el Testimonio de Fe. La excepción a esta regla son el adúltero casado, el asesino y el apóstata. Un Hadiz establece que es permitido matar a otra persona en defensa propia en caso de ser atacado.
994
Narró 'Aisha que el Mensajero de Allah dijo: "Sólo se puede ajusticiar a un musulmán en alguna de las siguientes tres circunstancias: el casado que comete adulterio, que debe ser apedreado hasta la muerte; quien asesina a un musulmán deliberadamente debe ser ajusticiado; al que abandona el Islam y combate a Allah y a Su Mensajero, debe ajusticiársele o desterrarle". [Transmitido por Abú Dá'ud y An-Nasá'i: Al-Hákim lo calificó Sahih (verídico)].
995
Narró 'Abdulláh Ibn Mas'úd : El Mensajero de Allah dijo: "El derramamiento de sangre será el primer asunto en ser juzgado [1] en el Día del Juicio". (Transmitido por Al Bujári y Muslim).
[1] Esto evidencia que el asesinato es uno de los pecados más severos.
996
Narró Samura que el Mensajero de Allah dijo: "Si alguien mata a su esclavo nosotros lo ajusticiaremos, y si alguien mutila a su esclavo nosotros lo mutilaremos." (Transmitido por Ahmad y Al-Arba'a; At-Tirmidhi lo calificó Hasan). Abú Dá'ud y An-Nasá'i agregaron en otra versión: "Si alguien castra a su esclavo lo castraremos a él." (Al-Hákim autentificó esta adición).
997
Narró 'Omar Ibn Al-Jattáb : "Escuché al Mensajero de Allah decir: "El padre no debe ser ajusticiado por matar a su hijo [1]". [Transmitido por Ahmad, At-Tirmidhi e Ibn Máyah; Ibn Al-Yárúd y Al-Baihaqi lo calificaron Sahih (verídico), pero At-Tirmidhi dijo, "Es Mudhtarib (confuso)"].
[1] La mayoría de los sabios consideran que si un padre mata a su hijo, no debe ser ajusticiado, ya que él mismo fue la causa de su existencia. Sin embargo, no podrá escapar de su responsabilidad el Día del Juicio Final.
998
Narró Abú Yuhaifa : "Le pregunté a 'Ali : "¿Has recibido alguna Revelación distinta al Corán [1]?". Respondió, "No, por Aquél que hendió la semilla y creó el alma, no tengo nada excepto la comprensión que Allah, El Más Elevado, dota a un hombre con respecto al Corán y lo que está en este escrito". Le pregunté: "¿Qué contiene ese escrito?". Él contestó: "La indemnización por muerte accidental, cuándo se libera a un prisionero de guerra, y que un musulmán no debe ser ajusticiado a causa de un Kafir [2]". (Transmitido por Al-Bujári).
Ahmad, Abú Dá'ud y An-Nasá'i transmitieron el anterior Hadiz de 'Ali que dijo: "La vida de todos los musulmanes es igual; los más humildes de ellos pueden garantizar su protección, y se protegen unos a otros. Un musulmán no debe ser ajusticiado a causa de un Kafir, ni se debe matar con quien se ha firmado un convenio mientras mantenga su convenio". [Al­Hákim lo calificó Sahih (verídico)].
[1] Abú Yuhaifah formuló esta pregunta porque la secta Shi'a difundía que algunos de los familiares del Profeta, también recibían la Revelación Divina. 'Ali refutó así semejante desvío.
[2] Este Hadiz indica que un musulmán no debe ser ajusticiado si mata a un incrédulo que pertenezca a un estado que está en guerra con un estado musulmán; este es el consenso de los sabios. Pero si un incrédulo que pertenece a un estado que tiene convenio de paz con un estado islámico, muere a manos de un musulmán, éste debe ser ejecutado por haber cometido un asesinato. En el caso de que el incrédulo asesinado sea residente en un país islámico, es una obligación del estado islámico impartir justicia.
999
Narró Anas Ibn Málik : "Una mujer fue encontrada con su cabeza aplastada entre dos piedras y le preguntaron: "¿Quién te ha hecho esto? ¿Fue fulano, o mengano?", hasta que mencionaron a un judío y ella asintió con su cabeza. El judío fue capturado y cuando lo admitió, el Mensajero de Allah dio orden que su cabeza fuera aplastada entre dos piedras [1]. (Transmitido por Al Bujári y Muslim, siendo ésta su versión).
[1] Este Hadiz nos demuestra que el hombre debe ser ejecutado por asesinar a una mujer.
1000
Narró 'Imrán Ibn Husain : "Cuando el esclavo de unas personas pobres [1] cortó la oreja del esclavo de unas personas ricas y le presentaron el caso al Profeta , dijo que no habría ninguna compensación para ellos. (Ahmad y Az-Zalaza lo transmitieron con una cadena auténtica de narradores) .
[1] Un esclavo cortó la oreja de otro esclavo. Legalmente cabían dos opciones, compensar o indemnizar a la víctima. Los dueños de la víctima no 'solicitaron compensación (Qisás) sino que pidieron indemnización. El dueño del esclavo que cometió el crimen no tenía con qué pagarle a los demandantes, y tampoco tenía posesiones. Esto evidencia que la persona pobre no está sujeta al pago de indemnización.
1001
Narró 'Amr Ibn Shu'aib con la autoridad de su padre y de su abuelo que un hombre atravesó con un cuerno la rodilla de otro y el último fue al Profeta y le dijo: "Ordena compensación." Él contestó: "Espera hasta que te recuperes". Luego volvió y le dijo: "Ordena compensación", entonces le permitió compensarse de su ofensor. Más tarde, fue ante el Profeta y le dijo: "¡Oh Mensajero de Allah!, he quedado cojo", y éste le contestó: "Te lo había prohibido, pero me desobedeciste y Allah te aparto de Su misericordia; tu cojera queda sin compensación [1]". Entonces el Mensajero de Allah prohibió la ejecución de las compensaciones hasta que la víctima se haya recuperado. (Transmitido por Ahmad y Ad­Dáraqutni, pero es defectuoso por ser Mursal).
[1] Este Hadiz nos informa que no se debe aceptar ningún pago compensatorio hasta que las heridas sanen completamente, y esperar la recuperación total de las lesiones. La sabiduría detrás de esto es que la herida puede demostrar que es insignificante o fatal. Dependiendo el caso, el pago compensatorio puede variar.
1002
Narró Abú Hurairah "Dos mujeres de Hudhail lucharon y una de ellas le tiró una piedra a la otra matando a ambos, a ella y a lo que estaba en su vientre. Entonces llevaron el caso al Mensajero de Allah . El Mensajero de Allah juzgó que la indemnización por el niño que estaba en su vientre [1] debería ser la liberación de un esclavo o esclava, también falló que la mujer responsable por matar tendría que pagar indemnización por ella, e hizo a sus hijos y aquéllos que estaban con ellos sus herederos. Entonces Haml [2] Ibn An-Nabiga Al-Hudhali dijo: "Oh Mensajero de Allah, ¿por qué debemos pagar por aquél que no ha comido ni bebido, ni levantó su voz?, no corresponde una compensación por tal caso". El Mensajero de Allah dijo: "Este hombre pertenece al Kuhhán [3] por la rima de sus palabras". (Transmitido por Al Bujári y Muslim).
Narraron Abú Dá'ud y An-Nasá'í el anterior Hadiz de Ibn 'Abbás: "Omar preguntó: "¿Quién presenció el dictamen del Mensajero de Allah respecto al niño que todavía no había nacido?". Haml Ibn An-Nábiga se paró y dijo: "Yo estaba parado entre dos mujeres y una de ellas golpeó a la otra .... " [El narrador dijo el Hadiz en forma resumida; Ibn Hibbán y Al-Hákim lo calificaron Sahih (auténtico)].
[1] En caso de que el feto muera antes del nacimiento dentro del útero o durante el parto, la compensación será igual a la de un esclavo. Si el bebé muere luego del nacimiento, la indemnización será el precio de cien camellos. Un homicidio similar al deliberado o uno accidental no requieren talión (Qisás), sino que necesitan de indemnización. En el caso de un asesinato deliberado, los herederos de la víctima pueden optar por el talión (Qisás) o por la indemnización.
[2] Haml Ibn Málik Ibn An-Nábiga Al-Hudhali Abú Nadla Al-Basrí era un Sahábi.
[3] Es decir, el plural de la palabra Káhin, que en idioma árabe indica al hechicero o encantador.
1003
Narró Anas : Ar-Rubai'ia hija de An-Nadr [1] - su tía paterna - le rompió el diente incisivo a una muchacha y ellos (la gente de Ar­Rubai'ia) le pidieron a la gente de la muchacha que la perdonaran, pero se negaron; entonces ofrecieron una indemnización, pero se negaron, y fueron al Mensajero de Allah, pero se negaron a recibir cualquier indemnización, sólo aceptaban el Qisás (talión). Entonces el Mensajero de Allah permitió que se llevara a cabo. Pero Anas Ibn An-Nadr [2] dijo: "¡Oh Mensajero de Allah!, ¿acaso el diente de Ar-Rubai'ia debe romperse? No, por Aquél que te ha enviado con la Verdad, su diente no se romperá." El Mensajero de Allah contestó: "¡Oh Anas!, el Decreto de Allah es el talión". Pero la gente luego aceptó perdonarla, entonces el Mensajero de Allah dijo: "Entre los siervos de Allah están aquéllos que si juran por Allah, Él les consentirá [3]". (Transmitido por Al-Bujári y Muslim).
[1] Ar-Rubai'ia, hija de An-Nadr Ibn Damdam Ibn Zaid Ibn Harám, era la tía paterna de Anas Ibn Málik, el sirviente del Profeta y la madre de Háriza Ibn Suráqa quien murió mártir en la batalla de Badr.
[2] Era el hermano de Ar-Rubai'ia y el tío paterno de Anas Ibn Málik. No participó en la batalla de Badr y solía lamentarse por eso, entonces en el día de la batalla de Uhud, cuando algunos musulmanes escaparon, él marchó hacia las filas de los idólatras mientras pedía a Allah que perdonara a los musulmanes por lo que estaban haciendo y decía: "Puedo sentir la fragancia del Paraíso por detrás de la montaña de Uhud." y peleó con coraje hasta el martirio.
[3] Estas palabras dichas por Anas no fueron pronunciadas con el objetivo de oponerse al cumplimiento de la Shari'a, sino que exageradamente intercedió en nombre de la persona en cuestión, con fe absoluta en La Misericordia de Allah. De lo contrario, el Profeta lo hubiese reprendido.
1004
Narró Ibn 'Abbás : El Mensajero de Allah dijo: "Si alguien es matado por error [1], con una piedra que le arrojaron, o por una cuchillada, o con un palo, la indemnización por la muerte accidental es obligatoria. Pero, si alguien mata a otro deliberadamente, el talión es justo; y si alguien intenta evitarlo, la maldición de Allah recaerá sobre él". (Abú Dá'ud, An-Nasá'i e Ibn Máyah lo transmitieron con una cadena de narradores fuerte).
[1] No se aplica el talión (Qisás) si el homicidio es accidental, si el asesino es desconocido, si no puede establecerse la causa de la muerte, o si alguien es matado en una revuelta, lo que procede entonces es pagar indemnización. En caso de que alguien se muera como resultado de haber sido golpeado por un azote o una piedra, y el homicidio no es deliberado, se debe pagar indemnización.
1005
Narró Ibn 'Omar que el Profeta dijo: "Si una persona sujeta a un hombre y otro lo mata, el que lo mató será matado y el que lo sujetó [1] será encarcelado". [Ad-Dáraqutni lo transmitió como Mausul y Mursal; Ibn Al-Qatán lo calificó Sahih (auténtico), siendo sus narradores confiables, pero Al-Baihaqi lo consideró Mursal],
[1] Este Hadiz demuestra que una persona que es cómplice de un asesinato, no debe ser ejecutado, sino que le corresponde ser encarcelada. La determinación de la duración de su encarcelamiento depende de lo que decida el juez.
1006
Narró 'Abdur-Rahman [1] Ibn Al­Bailamáni: "El Profeta ordenó matar a un musulmán por haber asesinado a una persona con la cual tenían un pacto [2], y dijo: ''Yo soy el primero en cumplir con la protección garantizada." [Abdur-Razzáq lo transmitió de una manera Mursal, pero Ad-Dáraqutni lo calificó Mausul mencionando a Ibn 'Omar; pero su cadena de narradores es débil].
[1] Se trata de 'Abdur-Rahman Ibn Abú Zaid, el esclavo liberto de 'Omar . Vivía en Madina estableciéndose luego en Harán. Fue un Tabi'i de la sexta generación. Dijo Abú Hátim: "Es débil (respecto a la narración del Hadiz), pero Ibn Hibbán lo consideró confiable. Al-Háfiz Abdul-'Azim dijo: "No es una autoridad respecto a la narración del Hadiz."
[2] La palabra usada en árabe es Mu'áhid y se refiere al incrédulo que no tiene residencia permanente en un estado islámico y que ha llegado al él para llevar a cabo una tarea después de conseguir el permiso correspondiente. El asesinar a tal persona es completamente prohibido, y si un musulmán lo asesina, será ejecutado como compensación de su falta.
1007
Narró Ibn 'Omar : "Un muchacho fue asesinado alevosamente [1], entonces Omar dijo: "Si todas las personas de San'á fuesen culpables de su muerte, los ajusticiaría a todos ellos". (Transmitido por Al-Bujári).
[1] Se trataba de tres personas que asesinaron a un joven. 'Omar emitió un veredicto de que todos ellos fueran ejecutados. Hay diferencia de opinión acerca de si una o más personas deben ejecutarse por el asesinato de una sola persona. Se da preferencia, sin embargo, al veredicto de 'Omar .
1008
Narró Abú Shuraih [1] Al-Juzá'i que el Mensajero de Allah dijo: "Si un pariente es asesinado, después de este discurso, su gente tendrá la opción de aceptar una indemnización o la muerte del homicida". (Abú Dá'ud y An-Nasá'i). El anterior Hadiz se encuentra en As-Sahíhain narrado por Abú Hurairah.
[1] 'Amr Ibn Juwailid o Juwailid Ibn 'Amr Al-Ka'bi Al-'Adawi Al-Juza'i abrazó el Islam antes de la Conquista de Makkah y murió en Al-Madina en el año 68 de la Hégira.

Categoria:

Se encuentra usted aquí