El Libro Del Hudud (Las Penas) - Capítulo 2: El Castigo Prescrito Para La Injuria O La Calumnia -

Bulug Al-Marám (El Alcance De Lo Deseado De Las Evidencias De La Legislación)
Hadiz
EL LIBRO DEL HUDUD (LAS PENAS)
Capítulo 2: EL CASTIGO PRESCRITO PARA LA INJURIA O LA CALUMNIA
1049
Narró 'Aisha que cuando su inocencia fue revelada [1] el Mensajero de Allah , subió al mimbar, lo mencionó y recitó (los versículos respectivos de) el Corán. Luego, cuando descendió ordenó que dos hombres y una mujer [2] recibieran el castigo prescrito [3]". (Transmitido por Ahmad y los cuatro libros de Sunnah; Al-Bujári también lo mencionó).
[1] Súrat An-Núr, versículo 11.
[2] Se dice que los hombres eran Mistah Ibn Azáza y Hassán Ibn Zábit y la mujer Hamna, la hija de Yahsh.
[3] Si alguien acusa a un hombre o una mujer de fornicacion y es incapaz de demostrarlo presentando cuatro testigos, su castigo será de ochenta azotes. Algunos hipócritas calumniaron a 'Aisha de haber cometido adulterio. Estas personas divulgaron y propagaron esta mentira con semejante astucia, que algunos de los creyentes sinceros y píos cayeron presa de esta maquinación, porque creyeron que la imputación estaba basada en hechos reales y participaron en la propagación de dicha injuria. Cuando 'Aisha fue exonerada por la revelación de los versículos del Corán, el Profeta anunció un castigo para los creyentes, pero calló sobre los hipócritas, dejando su castigo a Allah. Los tres creyentes que fueron castigados son Hassán Ibn Zábit, Mistah Ibn Azáza y Hamna Bint Yahsh.
1050
Dijo Anas Ibn Málik el primer lia'án [1] ocurrió cuando Hilál Ibn Umaiya [2] acusó a su esposa de haber fornicado con Sharik Ibn Sahmá [3], por lo que el Mensajero de Allah le dijo: "Debes presentar evidencias o recibirás el castigo prescrito en tu espalda [4]". (Transmitido por Abú Ya'la, sus narradores son fiables). Un Hadiz similar fue mencionado en el libro de Al-Bujári, relatado por Ibn 'Abbás .
[1] Esto se refiere a que cuando los esposos, en proceso de divorcio, se hacen mutuas acusaciones y en pos de afirmar su veracidad juran cuatro veces que las imputaciones de la otra parte son infundadas, en la quinta ocasión la maldición de Allah cae sobre ellos si están mintiendo.
[2] Era un Ansári, de la tribu de Aus y se contaba entre los Sahábas prominentes. Entró al Islam en los primeros días de esta religión y solía romper los ídolos de Banu Wáqif. Presenció la batalla de Badr, Uhud y portaba el estandarte de Banu Wáqif el día de la conquista de Makkah. Fue uno de los tres que no participó en la expedición a Tabúk, por lo que fue cesado durante 50 días y luego perdonado.
[3] Era un Balawi y aliado de los Ansár. Hilál Ibn Umaiya lo acusó de fornicar con su esposa. Presenció la batalla de Uhud con su padre.
[4] Si un hombre acusa a su esposa de cometer adulterio, se le exige que presente testigos o que invoque la maldición de Allah sobre sí mismo en caso de estar mintiendo en detrimento de su esposa, de lo contrario deberá enfrentar el castigo por calumniar. En caso de que nombre a una persona como cómplice de su esposa (es decir, con quien fornicó) deberá presentar pruebas o testigos que soporten dicha acusación.
1051
Dijo 'Abdulláh Ibn 'Amer Ibn Rabi'a : "He presenciado el tiempo de Abú Bakr, 'Omar y , Uzman y el de aquéllos que les sucedieron, pero jamás les vi pegar al esclavo por una calumnia más de cuarenta azotes [1]" (Transmitido Má1ik y Az-Zauri en su libro "Al-Yámi'").
[1] Esto demuestra que el castigo prescrito para un esclavo, ya sea hombre o mujer, es la mitad de lo que corresponde a una persona libre.
1052
Narró Abú Hurairah que el Mensajero de Allah dijo: "Quien de vosotros calumnie a su esclavo, le será inflingido el castigo prescrito el Día de la Resurrección [1], a menos que realmente sea como dijo". (Al-Bujári y Muslim).
[1] Esto aclara que si alguien calumnia a su esclavo con una imputación falsa de haber cometido adulterio, ya sea hombre o mujer, no será sujeto a castigo alguno.

Categoria:

Se encuentra usted aquí