El Buen Trato A Sus Vecinos Es Suficiente

La musulmana no sólo se abstiene de dañar o perturbar a su vecina, sino que no escatima ningún esfuerzo en ayudarla, abriendo a lo ancho las puertas de la preocupación, amistad y generosidad. Ella es cautelosa para no quedarse corta en sus deberes cuando es llamada a prestar cuidado de sus vecinas, honrándolas y tratándolas bien, por temor a que las palabras del Profeta  con respecto a la vecina mezquina y mísera se vuelvan aplicables a ella:

"¡Cuánta gente estará aferrada a sus vecinos el Día del Juicio, diciendo: ‘¡Oh, mi Señor! Él cerró su puerta en mi cara negándome su trato amable y su socorro!’"[1]

   ¡En qué miserable posición estará el vecino mísero y descuidado el Día del Juicio!

   De acuerdo con el Islam, los musulmanes, hombres y mujeres por igual, son como una elevada muralla cuyos ladrillos son las personas de esta Ummah. Cada ladrillo debe ser sólido y fuertemente pegado a los otros para hacer de esta muralla algo firme y durable, ya que de otro modo se volvería endeble y propenso al colapso. Por eso, el Islam rodea esta muralla con fuertes lazos espirituales, para preservar su integridad y fortaleza y evitar que sea sacudido, no importa qué acontecimientos se sucedan.

   El Profeta nos brindó una maravillosa metáfora de la solidaridad y apoyo mutuo entre los hombres y mujeres musulmanes:

"Los creyentes son como una estructura, se sostienen unos a otros".[2]

"Los creyentes, en su mutua amistad, misericordia y afecto, son como un solo cuerpo: si alguna parte del mismo sufre, el resto del cuerpo también permanece con dolor".[3]

   Si una religión coloca tan asombroso énfasis en la solidaridad de sus seguidores, es natural que fortalezca  los lazos de buena vecindad basándose en un fundamento sólido de amistad, amabilidad, apoyo mutuo y buen trato.


[1]  Relatado por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad, 1/200, Bâb man aglaqa al bâb ‘ala al yâr
[2]  Al Bujâri y Muslim. Ver Sharh As Sunnah, 13/47, Kitâb al birr ua as silah, bâb ta‘âun al mu'minîn ua tarâhumuhum.
[3] Ídem.

Se encuentra usted aquí