El Ángel Gabriel Vino Para Enseñaros Vuestra Religión…

 
'Umar Ibn Al Jattab  relató: Un día, estábamos sentados [en la mezquita] con el Mensajero de Allah  y se presentó ante nosotros un hombre con vestimentas de resplandeciente blancura y cabellos intensamente negros, no evidenciaba señales de viaje, y ninguno de nosotros lo conocía. Se sentó frente al Profeta , apoyando sus rodillas con las rodillas del Profeta y poniendo sus manos sobre sus muslos, y dijo: ¡Oh, Muhammad! Infórmame acerca del Islam. Entonces el Mensajero de Allah  le dijo: "El Islam consiste en que atestigües que nada ni nadie tiene derecho de ser adorado excepto Allah y que Muhammad es el Mensajero de Allah, que hagas la oración prescripta, pagues el zakah, ayunes el mes de Ramadán y peregrines a la Casa Sagrada [La Meca] si cuentas con los medios para hacerlo". Y el hombre exclamó: ¡Has dicho la verdad! Entonces nos sorprendimos de que preguntara y reafirmara la veracidad de la respuesta. Luego el hombre añadió: Infórmame acerca del Iman. [La fe]. Y el Profeta  dijo: "Consiste en que creas en Allah, Sus Ángeles, Sus Libros, Sus Mensajeros, en el Día del Juicio Final y en el Decreto Divino, sea agradable o desagradable". Y el hombre exclamó: ¡Has dicho la verdad! Y dijo: Infórmame acerca del Ihsán. [El grado más alto de la fe]. Y el Profeta respondió: "Consiste en que adores a Allah como si Lo estuvieses viendo, pues aunque no puedas verlo, Él sí te está observando". El hombre preguntó: Infórmame cuándo sobrevendrá el Último Día. El Profeta  respondió: "El preguntado no sabe, acerca de ello, más que quien pregunta". Finalmente el hombre dijo: Infórmame entonces sobre sus signos [o señales que indican su proximidad]. Y el Profeta  respondió: "La esclava dará a luz a su ama y los descalzos y desamparados pastores de ovejas competirán en la construcción de altos edificios". Luego el hombre se marchó, y yo permanecí [en el mismo lugar] un largo rato. Más tarde el Profeta  me dijo: "¡Oh, 'Umar! ¿Sabes quién era el que preguntaba?" Y yo respondí: ¡Allah y Su Mensajero son quienes mejor lo saben! Y me dijo: "Era el ángel Gabriel que vino para enseñaros vuestra religión". 1
 

Iahia Ibn Ia'mar relató: El primer hombre que negó el destino en Basora fue Ma'bad Al Yuhani. Cuando con Humaid lbn 'Abd Ar Rahmán Al Himiari nos dispusimos a realizar la peregrinación o la 'umrah, dijimos que si nos encontrábamos con alguno de los compañeros del Mensajero de Allah  le preguntaríamos acerca de lo que opinaban algunas personas del decreto. Nos encontramos con 'Abdullah el hijo de 'Umar lbn Al Jattáb cuando éste estaba entrando a la mezquita, y junto a mi compañero lo rodeamos, ubicándonos uno a su derecha y otro a su izquierda. Supuse que mi compañero me autorizaría a hablar primero, y en consecuencia dije: ¡Oh, Abú 'Abd Ar Rahmárn! Han aparecido algunas personas en nuestra región que recitan el Sagrado Corán y buscan el conocimiento. Y luego de contarle más detalles acerca de ellos, agregué: Y sostienen que el destino no existe, y que los sucesos se van dando sin estar predestinados. 'Abdullah lbn 'Umar dijo: Cuando os encontréis con tales personas decidles que yo soy inocente de lo que ellos dicen y que ellos no tienen nada que ver con mi creencia. 'Abdullah lbn 'Umar juró entonces por Allah y dijo: Si alguna de estas personas que no creen en el decreto divino tuviera una cantidad de oro equivalente al tamaño de la montaña de Uhud y contribuyera con él por la causa de Allah, Él no lo aceptaría a menos que afirmaran creer en el decreto divino. Y agregó: Mi padre 'Umar Ibn Al Jattáb me contó: Un día, estábamos sentados [en la mezquita] con el Mensajero de Allah ... y mencionó el hadiz anteriormente citado.

Este es un hadiz muy importante, pues contiene la explicación de la religión en su conjunto. Por ello el Profeta , luego de explicar qué era el Islam, el Iman y el Ihsan, dijo al final del mismo: "Era el ángel Gabriel que vino para enseñaros vuestra religión".

El Profeta  enseñó que la palabra Islam abarca los actos externos, ya sean palabras u obras. Por ello mencionó que el primer pilar del Islam consiste en proclamar que nada ni nadie tiene derecho a ser adorado excepto Allah y que Muhammad es el Mensajero de Allah, y esto corresponde a un acto de palabra. Luego se refirió al obrar requerido por el resto de los pilares: Realizar la oración obligatoria, pagar el zakah, ayunar durante el mes de Ramadán y peregrinar a la Casa Sagrada si se cuenta con los medios para ello.

Quien proclama el testimonio de fe es considerado musulmán, pero debe corroborar su fe cumpliendo con los demás pilares y preceptos. Los sabios opinan en forma unánime que quien luego de aceptar el Islam niega el testimonio de fe se convierte en apóstata, pero discrepan respecto a aquel que abandona la oración u otro pilar del Islam si deja de ser musulmán o no.

Los siguientes ahadiz también indican que las acciones externas están incluidas en el concepto de Islam. El Profeta  dijo: "El verdadero musulmán es aquel que no habla mal de sus semejantes ni los perjudica". 2

Abdullah lbn 'Amr relató que un hombre le preguntó al Profeta : ¿Qué es una buena acción en el Islam? Y le respondió: "Que alimentes a los necesitados y saludes a quien conozcas y a quienes no". 3

Abu Hurairah  relató que el Profeta  le dijo: “El Islam tiene puntos destacados como mojones y faros que indican el camino, entre ellos están: Adorar a Allah sin asociarle copartícipes, observar la oración, pagar el zakáh; observar el ayuno durante el mes de Ramadán, ordenar el bien, prohibir el mal, saludar a la gente cuando los encuentras y saludar a los tuyos cuando entras a tu hogar. Quien abandona cualquiera de ellos, abandona una parte del Islam, y quien los abandona a todos, entonces arroja el Islam detrás de su espalda [abandonándolo completamente]” 4

Al 'Irbád lbn Sáriah  narró que el Profeta  dijo: "Allah expone un ejemplo de cómo es el camino recto: A ambos lados del camino hay dos muros que tienen puertas abiertas de las que cuelgan cortinas. En el comienzo del camino hay un pregonero que llama: ¡Oh, gente! Ingresad todos al camino y no os desviéis. Y en el medio del camino hay otro que dice, toda vez que se pretende abrir una de las puertas: ¡Ay de vosotros! No la abráis, porque si lo hacéis terminaréis franqueándola. El camino es el Islam, los dos muros son los límites establecidos por Allah, las puertas abiertas son las prohibiciones, el pregonero que se encuentra al comienzo del camino es el Libro de Allah y el que está en el medio del camino es la conciencia que Allah despierta en el corazón de cada musulmán". 5

En este ejemplo relatado por el Profeta , el Islam es el camino recto sobre el cual Allah (Alabado y exaltado sea) ha ordenado transitar y ha advertido de no ir más allá de sus límites. Y quien comete un pecado transgrede esos límites.

Con respecto al Imán, el Profeta  lo define en este hadiz como las convicciones internas. Dijo : "Consiste en que creas en Allah, Sus Ángeles, Sus Libros, Sus Mensajeros, en el Día del Juicio Final y en el Decreto Divino, sea agradable o desagradable".

Allah (Alabado y exaltado sea) menciona estos pilares de la fe en el Sagrado Corán: (El Mensajero y sus seguidores creen en lo que le fue revelado por su Señor. Todos creen en Allah, en Sus Ángeles, en Sus Libros y en Sus Mensajeros. No hacemos diferencia entre ninguno de Sus Mensajeros. Y dicen: Oímos y obedecemos. Perdónanos Señor nuestro, pues ciertamente a Ti volveremos.) (2:285) (La piedad no consiste en orientarse hacia el oriente o el occidente, sino que consiste en creer en Allah, el Día del Juicio, los Ángeles, el Libro, los Profetas, hacer caridad a pesar del apego que se tiene por los bienes a parientes, huérfanos, pobres, viajeros insolventes, mendigos y cautivos, hacer la oración prescripta, pagar el Zakáh, cumplir con los compromisos contraídos, ser paciente en la pobreza, la desgracia y en el momento del enfrentamiento con el enemigo. Esos son los justos, esos son los temerosos de Allah.) (2: 177) (Aquellos que creen en lo oculto [lo que no pueden ver: Allah, los Ángeles, los Libros Sagrados revelados anteriormente, los Profetas predecesores, el Día de la Resurrección y el Destino], practican la oración prescripta y dan en caridad parte de lo que Allah les ha proveído. Creen en lo que te ha sido revelado [¡Oh, Muhammad!], en lo que fue revelado anteriormente, y están convencidos de la existencia de la otra vida) (2:3-4)

La fe en los Mensajeros implica creer en todo lo que ellos han transmitido acerca de los Ángeles, los Profetas, los Libros Sagrados, la Resurrección, el Destino, los sublimes nombres y atributos de Allah, la descripción del Día del Juicio, la balanza, el sendero (puente que se colocará sobre el Infierno para llegar al Paraíso y por el cual deberá pasar toda la humanidad), el Paraíso y el Infierno.

La fe en el decreto divino tiene dos grados:

1- Creer que Allah (Alabado y exaltado sea) por su infinita sabiduría, conoce todo lo que las personas harán desde antes de haberlos creados y sabe quiénes irán al Paraíso y quienes al Infierno, y por ello ha preparado el castigo y la recompensa por sus obras antes de que existieran. Todo está registrado, y los actos de las personas se van realizando acorde a lo que Allah (Alabado y exaltado sea) ha escrito, pues Él ya sabía lo que sucedería y lo que las personas, en su libre albedrío, elegirían hacer.

2- Creer que Allah (Alabado y exaltado sea) ha creado todos los actos de los seres humanos: la fe, la incredulidad, la obediencia y la desobediencia, según Su voluntad.

Los musulmanes de las primeras generaciones censuraban a quienes hacían diferencia entre la fe y los actos, y los consideraban pecadores. Al Auzai dijo: "Los primeros musulmanes no hacían diferencia entre la fe y las acciones".

Allah (Alabado y exaltado sea) menciona en el Corán que las acciones son parte de la fe: (Ciertamente los creyentes cuando les es mencionado el nombre de Allah sus corazones se estremecen, y cuando les son leídos Sus preceptos reflexionan acrecentándoseles la fe, y siempre se encomiendan a su Señor. Éstos son quienes realizan la oración y dan en caridad parte de lo que les hemos proveído. Estos son los verdaderos creyentes que alcanzarán grados elevados [acorde a sus obras] ante su Señor, el perdón [de sus pecados] y una recompensa generosa [el Paraíso.] (8:2-4)

Ibn 'Abbas  relató que el Profeta , cuando se presentó la delegación de 'Abd Al Qais, les dijo: "Os ordeno cuatro cosas: ¡Creer en Allah! ¿Acaso sabéis lo que significa creer en Allah? Creer en Allah es atestiguar que nada ni nadie tiene derecho a ser adorado excepto Él, observar la oración, pagar el zakdh, ayunar durante el mes de Ramadán y contribuir con la quinta parte del botín". 6

Abu Hurairah  narró que el Profeta  dijo: "La fe tiene más de setenta -o más de sesenta- grados; el más alto de todos es proclamar la fe diciendo: "Lá ilaha illa Allah", y el más inferior es quitar algo dañino del camino. Y por cierto que el pudor también es parte de la fe". 7

Abu Hurairah  narró que el Profeta  dijo: "El adúltero no es creyente mientras comete ese pecado, el ladrón no es creyente mientras roba y el que consume embriagantes no es creyente mientras lo hace". 8

En este hadiz, el Profeta  explica que quien comete un pecado grave no es considerado un verdadero creyente hasta que se rectifique y arrepienta con sinceridad.

Si comparamos los ahadiz anteriormente mencionados podemos observar que el Profeta  hizo una diferencia entre Islam e imán, como en el hadiz del ángel Gabriel. Pero cuando ambos términos, Islam e imán, se mencionan separados aluden al mismo significado.

'Amr Ibn 'Abasah  relató que un hombre le preguntó al Profeta : ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Qué es el Islam? Y él  respondió: "Que sometas tu corazón a Allah y no insultes ni perjudiques a los demás". ¿Qué es lo más importante en el Islam? "El imán". ¿Qué es el imán? "Creer en Allah, Sus ángeles, Sus Libros, Sus Mensajeros, y en el Día del Juicio". ¿Cuál es la mayor demostración del imán? "La emigración". ¿Qué es la emigración? "Abandonar lo malo por lo bueno". ¿Cuál es la mejor emigración? "El Yihád [la lucha por la causa de Allah]". 9 En este hadiz, el Profeta  calificó al imán como lo más importante del Islam, e incluyó las acciones en su definición.

La palabra imán significa tener fe en el corazón y creer con convicción, y la palabra Islam significa someterse a Allah a través de los actos. Allah (Alabado y exaltado sea) llamó a la religión que decretó para los hombre Islam, y en el hadiz del ángel Gabriel, el Profeta  se refirió a los términos Islam, imán e Ihsán como religión. Esto indica que cuando los términos Islam e imán se mencionan separadamente, ambos significan lo mismo, pero cuando se mencionan juntos, cada uno tiene un significado específico.

Anas  narró que el Profeta  dijo: "El Islam se manifiesta en las personas, pero la fe, en cambio, está en el corazón". 10 Esto es debido a que las acciones del Islam se exteriorizan, y la fe, en cambio, es un sentimiento que se encuentra en el corazón. El Profeta  decía cuando realizaba una oración fúnebre: "¡Oh, Allah! A quien des vida hónralo con el Islam y a quien se la quites que muera creyente". 11

Los sabios opinan que todo creyente es musulmán, pues quien cree en Allah (Alabado y exaltado sea) y su fe está arraigada en el corazón cumple con los preceptos del Islam. El Profeta  dijo: "En el cuerpo hay un pedazo de carne que si está sano todo el cuerpo lo estará, pero si está corrompido todo el cuerpo se corromperá, y éste es el corazón".

En cambio, no todo musulmán es un verdadero creyente, pues existen musulmanes débiles de fe que no ponen en práctica los preceptos del Islam en su totalidad. Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (Los beduinos dicen: Creemos. Diles [¡Oh, Muhammad!]: Todavía no sois verdaderos creyentes. Mejor decid que habéis aceptado el Islam, pues la fe no ha ingresado completamente en vuestros corazones. Y sabed que si obedecéis a Allah y a Su Mensajero, vuestras obras no habrán sido en vano [y seréis recompensados por ellas]; ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.) (49:14)

Siempre que la fe se debilita los actos disminuyen, y cuando un musulmán abandona una de sus obligaciones religiosas, no se lo puede llamar creyente. El Profeta  dijo: "El adúltero no es creyente mientras comete ese pecado..."

Una persona no es considerada incrédula si abandona algunos de los deberes del Islam o viola algunas de sus prohibiciones.

'Adi Ibn Hátim  relató: El Profeta  me dijo: “¡Oh, 'Adi! Abraza el Islam y estarás a salvo". Y yo le pregunté: ¿Qué es el Islam? Y él respondió: "Atestiguar que nada ni nadie tiene derecho a ser adorado excepto Allah y que yo soy el Mensajero de Allah, y creer en el destino, sea agradable o desagradable” 12

Esto no significa que la única obligación respecto a los dos testimonios de fe sea pronunciarlos, sino que también se debe creer en su significado con convicción. Muhammad lbn Ya'far lbn Al Zubair dijo que "el Islam" en la aleya: (Ciertamente para Allah la religión es el Islam ... ) (3: 19) significa someterse a Allah (Alabado y exaltado sea) y creer con convicción en Su unicidad.

Una persona puede no ser considerado creyente pero sí musulmán, como el caso de los beduinos mencionados en la aleya citada anteriormente. Ellos, a pesar de que la fe no se había arraigado completamente en sus corazones, ponían en práctica los preceptos del Islam, y si no hubiesen tenido nada de fe no hubieran sido considerados musulmanes.

Y debido a que la fe tiene varios grados, la fe de los piadoso y sinceros no es igual que la de los demás musulmanes. Por esta razón el Profeta  dijo que el grado de Ihsan es cuando un siervo adora a Allah (Alabado y exaltado sea) como si lo estuviera viendo. Y esta condición no puede ser alcanzada por todos los creyentes.

Ibn 'Umar  fue preguntado: ¿Los compañeros del Profeta solían reírse? Y él contestó: ¡Sí, y la fe que había en sus corazones era tan grande como las montañas!

Como fue mencionado anteriormente, tanto los actos externos como los internos están incluidos en el concepto de Islam e Iman.

El término Islam implica adorar a Allah (Alabado y exaltado sea) con sinceridad y tener el corazón limpio de engaño, envidia, odio y otros malos sentimientos.

El término Iman, en cambio, incluye temer a Allah (Alabado y exaltado sea), someterse y encomendarse a Él, aceptar complacido a Allah como Señor, a Muhammad como Profeta y al Islam como religión; preferir sufrir el tormento más doloroso antes de incurrir en algún acto de incredulidad, recordar a Allah y sentir que siempre está presente, preferir el amor a Allah y a Su Mensajero por encima de cualquier otra cosa, amar y odiar por Su causa, sentir felicidad al hacer buenos actos y aflicción al cometer algún pecado, ser modesto, tener buena conducta, querer para los demás lo que se quiere para uno mismo, apoyar y ayudar a los creyentes, particularmente a los vecinos, y demás actos.

Mu'áuiah Ibn Haidah  relató: Le dije al Profeta : ¡Oh, Mensajero de Allah! ¡Por Quien te ha enviado con la verdad! ¿Cuál es tu mensaje? Y él  me dijo: "El Islam". Entonces le pregunté: ¿Qué es el Islam? Y él respondió: "Someter tu corazón a Allah, volver tu rostro hacia Él, observar las oraciones obligatorias y pagar el zakah" 13

Abú Músa  relató que le preguntaron al Profeta : ¿Quién es el mejor musulmán? Y él respondió: "Aquel que no insulta ni perjudica a los demás". 14

Abú Hurairah  narró que el Profeta  dijo: "El musulmán es hermano del musulmán, no es injusto con él, no lo decepciona, no le miente ni lo desprecia. La piedad se encuentra aquí (y señaló su pecho tres veces). Suficiente maldad comete el musulmán que desprecia a su hermano musulmán. Todo musulmán es sagrado para otro musulmán: su sangre, sus bienes y su honor". 15

Allah (Alabado y exaltado sea) señala que las acciones están incluidas en el concepto de Iman: (Ciertamente los creyentes cuando les es mencionado el nombre de Allah sus corazones se estremecen, y cuando les son leídos Sus preceptos reflexionan acrecentándoseles la fe, y siempre se encomiendan a su Señor. Éstos son quienes realizan la oración y dan en caridad parte de lo que les hemos proveído. Éstos son los verdaderos creyentes que alcanzarán grados elevados [acorde a sus obras] ante su Señor, el perdón [de sus pecados] y una recompensa generosa [el Paraíso]) (8:2-4) (Acaso no es hora de que los creyentes subyuguen sus corazones al recuerdo de Allah y a la Verdad que ha sido revelada y de que no se asemejen a quienes recibieron el Libro anteriormente [judíos y cristianos], a medida que transcurría el tiempo se les endurecía el corazón. Y muchos de ellos eran corruptos.) (57:16) (Y encomendaos a Allah si sois creyentes.) (5:23) (Así es Satanás, atemoriza a quienes les siguen. Pero no les temáis sino temedme a Mí, si sois creyentes) (3: 175)

Al 'Abbas Ibn 'Abd Al Muttalib  narró que el Profeta  dijo: "Quien acepte a Allah como Señor, al Islam como religión y a Muhammad como Mensajero, probará la dulzura de la fe". 16

Aceptar a Allah (Alabado y exaltado sea) como Señor significa adorarlo sin asociarle copartícipes y aceptar todo lo que Él eligió y decretó para nosotros. Aceptar el Islam como religión significa escogerla como el único camino verdadero a seguir de entre todas las religiones. Y aceptar a Muhammad  como Mensajero requiere aceptar todo lo que transmitió acerca su Señor. Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (Pero no, [Juro] por tu Señor que no creerán a menos que te acepten como juez de sus disputas; y no se resistan a aceptar tu decisión y se sometan completamente.) (4:65)

Anas  narró que el Profeta  dijo: "Quien posea las siguientes tres cualidades probará la dulzura de la fe: Amar a Allah y a Su Mensajero por sobre todas las cosas, amar a una persona solamente por Allah y odiar retornar a la incredulidad como se odia ser arrojado al Fuego". 17

Anas  narró que el Profeta  dijo: "No creerá aquel que no Me ame más que a sus propios hijos, padres y al resto de las personas" 18

Abu Ruzain Al 'Uqaili  relató: Le dije al Profeta : ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Qué es la fe? Y él me respondió: "Dar testimonio de que nada ni nadie tiene el derecho a ser adorado excepto Allah, Único, sin copartícipes, y que Muhammad es Su siervo y Mensajero, amar a Allah y a Su Mensajero más que a nadie, preferir ser quemado en el fuego antes de incurrir en la idolatría y amar a una persona ajena a la familia sólo por Allah. Cuando seas como he dicho, entonces el amor por la fe habrá entrado en tu corazón verdaderamente como el deseo que siente una persona sedienta en un día muy caluroso por un poco de agua". Le pregunté: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Cómo puedo saber que soy un creyente? Y él me dijo: "Cualquier persona de esta nación que realice una buena acción, sabiendo que se trata de una buena obra y que Allah lo premiará por ella, y que cuando cometa una mala obra sepa que ha cometido un pecado, y por ello pida perdón a Allah con la convicción de que Él es el único que lo puede perdonar, es un creyente". 19

'Umar Ibn Al Jattáb  narró que el Profeta  dijo: "Quien se sienta feliz por sus buenos actos y se entristezca por sus malas acciones es creyente". 20

Aisha  narró que el Profeta  dijo: "El creyente de mayor fe es aquel que mejor moral tiene". 21

Ubádah Ibn As Sámit  narró que el Profeta  dijo: "Por cierto que el grado más elevado de la fe es tener la certeza de que Allah está contigo doquiera te encuentres" 22

Ibn 'Abbás  narró que el Profeta  dijo: "No es creyente aquel que llena su estómago mientras su vecino pasa hambre" 23

Ibn 'Abbás  dijo: "Amar, odiar, y hacer amigos y enemigos por la causa de Allah hará que te conviertas en uno de los siervos más amados por Allah. Quien no obre de esta manera no disfrutará del sabor de la fe aunque ore y ayune diariamente. Las personas ya se relacionan entre sí por intereses mundanos, y eso no les beneficia en nada".

Allah (Alabado y exaltado sea) se refiere al concepto de Ihsan, que es el grado más elevado de la fe, en varios pasajes del Corán:
Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (Quienes crean y obren rectamente no serán reprochados por lo que hayan disfrutado [anteriormente de lo ilícito] siempre que teman a Allah [acatando Sus órdenes], crean y obren rectamente, luego teman a Allah [manteniéndose firmes en el acatamiento de Sus órdenes] y crean, luego teman a Allah [acercándose a Él] y hagan el bien. Allah ama a los benefactores.) (5:93) (En cambio, quienes crean y obren rectamente sepan que recompensaremos todas sus obras." (18:30) (No es así, quienes se entreguen a Allah y sean benefactores tendrán su recompensa junto a su Señor, y no temerán ni se entristecerán.) (2:112) (Quien se someta a Allah y haga el bien se habrá aferrado al asidero más firme; y Allah será Quien juzgue todas vuestras acciones.) (31:22) (Por cierto que Allah está con los piadosos y con los benefactores.) (16:128) (Quienes obren el bien obtendrán la mejor recompensa [el Paraíso] y una gracia aún mayor [contemplar a Allah]. No sentirán pesar ni humillación, y ellos serán los moradores del Paraíso donde vivirán eternamente.) (10:26)

El Profeta  dijo que (... y una gracia aún mayor... ) significa que podrán contemplar el Rostro de Allah (Alabado y exaltado sea) en el Paraíso. Ésta es una recompensa adecuada, pues el creyente alcanza el grado de Ihsan cuando actúa sabiendo que Allah (Alabado y exaltado sea) está delante de él observando todo lo que hace. Contrariamente a esto, Allah (Alabado y exaltado sea) dice respeto al castigo que recibirán los incrédulos: (Por cierto que ese día se les impedirá ver a su Señor [y no podrán verlo jamás]) (83: 15) Por lo tanto, este es el castigo que recibirán en el Día del Juicio por los innumerables pecados y las excesivas faltas que cometieron en la vida mundanal.

Fue registrado que el Profeta  le dijo a Harizah: "¡Oh, Harizah ¿Cómo amaneciste?" Y él respondió: Hoy me siento un verdadero creyente. Entonces el Profeta  dijo: "Piensa lo que dices, toda palabra debe tener algo en qué basarse". Y Harizah respondió: ¡Oh, Mensajero de Allah! Renuncié a este mundo y pasé las noches orando y los días ayunando, como si viera el Trono de mi Señor delante de mí y observase a los moradores del Paraíso visitándose entre sí y a los moradores del Infierno gritando y discutiendo. Y el Profeta  le dijo: "Has llegado a conocer profundamente la Verdad. Mantente aplicado en la adoración, pues eres un siervo al cual Allah ha iluminado su corazón con la fe". 24

Abu Umámah  relató que el Profeta  le aconsejó a una persona: "Avergüénzate ante Allah de cometer faltas, de la misma manera que lo harías si las cometieses ante dos personas piadosas de tu familia que siempre están contigo". 25

"... pues aunque no puedas verlo, Él sí te está observando ... " Estas palabras significan que se debe tener presente a Allah (Alabado y exaltado sea) en todos los actos de adoración como si se Lo estuviese viendo. Sentir la presencia de Allah (Alabado y exaltado sea) en el corazón es un grado de fe difícil de alcanzar, y por ello, primeramente, se debe comenzar creyendo con convicción que Él observa a Sus siervos en todo momento y conoce bien cada acto que hacen en público o en privado. Una vez alcanzado este grado de certeza se puede sentir la presencia de Allah (Alabado y exaltado sea) en el corazón como si se Lo estuviera viendo.

Algunas mujeres piadosas dijeron: "Quien adora a Allah y cree con convicción que Él lo está observando es una persona sabia, y quién Le adora y siente Su presencia en el corazón como si realmente Lo estuviera viendo es una persona sincera".

Aquí se mencionan dos estados:

1- El estado de sinceridad, el cual se logra cuando la persona siente en su corazón la presencia de Allah (Alabado y exaltado sea). Entonces, siempre que realiza una obra sabe que Allah (Alabado y exaltado sea) lo está observando, y por ello Le adora con sinceridad y busca Su complacencia.

2- El estado de convicción, el cual se logra cuando una persona cuyo corazón está iluminado por la fe cree firmemente que Allah (Alabado y exaltado sea) lo observa cuando hace una acción.

Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (Allah es la luz de los cielos y la Tierra. Su luz es como [la que surge de] una hornacina en la cual hay una lámpara dentro de un recipiente de vidrio tan brillante como un astro resplandeciente. La lámpara se enciende con el aceite de un árbol bendito de olivo [procedente) de una zona central entre oriente y occidente [Shám], cuyo aceite por poco alumbra sin haber sido tocado por el fuego: Es luz sobre luz. Allah guía hacia Su luz a quien Él quiere, y expone ejemplos para que los hombres recapaciten; y Él es Omnisciente.) (24:-35) Esta aleya, según la interpretación de algunos sabios, expone el ejemplo del musulmán cuando la "luz de Allah" está presente en su corazón.

Abu Umámah  narró que el Profeta  dijo: "Tres personas estarán bajo la sombra de Allah el día en que no habrá más sombra que la Suya: Una persona que a donde va tiene presente a Allah [y sabe que Él observa todos sus actos]..." 26

Allah (Alabado y exaltado sea) dice: (y si Mis siervos te preguntan por Mí [¡Oh, Muhammad!, diles] ciertamente estoy cerca de ellos. Respondo la súplica de quien Me invoca. Que me obedezcan pues, y crean en Mí que así se encaminarán.) (2: 186) (¿Acaso no ves [¡Oh, Muhammad!] que Allah bien conoce cuanto hay en los cielos y en la tierra? No hay confidencia entre tres personas sin que Él sea el cuarto, ni entre cinco sin que Él sea el sexto. Siempre, sean menos que éstos o más, Él estará presente doquiera se encuentren. Luego les informará sobre lo que hicieron el Día del Juicio. Y Allah tiene conocimiento de todas las cosas.) (58:7) (No hay situación en la que os encontréis, ya sea que recitéis el Corán u otra obra que realicéis, sin que Nosotros seamos testigos de lo que hacéis. A tu Señor no se Le escapa nada en la Tierra ni en el cielo, ni siquiera algo del tamaño de un átomo. Y no existe nada menor o mayor aún que no esté registrado en un libro claro.} (10:61) (Por cierto que crearnos al ser humano y sabemos cuáles son sus debilidades. Nosotros estamos más cerca de él que su propia vena yugular.) (50: 16) (Pueden esconderse de los hombres pero no de Allah. Él está con ellos cuando pasan la noche tramando lo que no Le complace. Allah sabe bien todo cuanto hacen.) (4: 108)

Existen numerosos ahadiz que exhortan al musulmán a tener presente a Allah (Alabado y exaltado sea) cuando Lo está adorando. El Profeta  dijo: "Sabed que cuando rezáis, estáis hablando con vuestro Señor, Quien se encuentra entre vosotros y la qiblah". 27

Zaur Ibn Iazid dijo: Leí en un libro que Jesús (La paz sea con el) dijo: "¡Oh, discípulos! Hablad mucho con Allah y poco con la gente". Entonces sus discípulos le preguntaron: ¿Cómo podemos hablar mucho con Allah? Y él (La paz sea con el) les respondió: "Adorándole e invocándole en privado". 28

Abu Usamah dijo: Entré en la casa de Muhammad Ibn An Nadr Al Harizi y lo vi triste, entonces le dije: ¿Te desagrada que te visiten? Y él respondió: ¡Sí! Le pregunté: ¿No te sientes solo? Y él me dijo: ¿Acaso puedo sentirme solo cuando Allah dice: "Yo estoy con aquel que me recuerda"? 29

"El preguntado no sabe, acerca de ello, más que quien pregunta..."
Así fue la respuesta que el Profeta  le dio al ángel Gabriel (La paz sea con el) cuando le preguntó: "Infórmame cuándo sobrevendrá el Último Día". Esto significa que nadie en toda la creación sabe cuándo llegará el Día del Juicio, y que Allah (Alabado y exaltado sea) se reservó para Sí mismo ese conocimiento. Abu Hurairah  relató que el Profeta  dijo: "Hay cinco asuntos que solamente Allah conoce". Y luego recitó: (Sólo Allah sabe cuándo llegará la hora [el Día del Juicio], cuando hará descender la lluvia y lo que hay en los vientres maternos; y nadie sabe lo que le deparará el día siguiente ni en qué tierra ha de morir. Ciertamente Allah es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis.) (31:34)

Allah (Alabado y exaltado sea) dice acerca del Día del Juicio: "Te preguntan cuándo llegará la Hora [del Día de la Resurrección] Diles: Sólo mi Señor lo sabe, nadie salvo Él hará que ésta acontezca en el momento decretado. Los cielos y la Tierra temen su llegada; pero ésta os sorprenderá. Te preguntan como si supieras [cuándo ocurrirá]. Diles: Su conocimiento sólo Le pertenece a Allah, pero la mayoría de los hombres no lo creen.) (7: 187)

Ibn 'Umar  relató que el Profeta  dijo: "Las llaves de lo oculto son cinco, y sólo las posee Allah". y luego recitó: (Sólo Allah sabe cuándo llegará la hora [el Día del Juicio], cuando hará descender la lluvia y lo que hay en los vientres maternos; y nadie sabe lo que le deparará el día siguiente ni en qué tierra ha de morir. Ciertamente Allah es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis.) (31:34) 30

El Profeta  mencionó dos señales que indican la proximidad del Día del Juicio:

1- "La esclava dará a luz a su ama..." Ésta es una alusión a la conquista de muchas comarcas por los musulmanes, donde obtendrán numerosas cautivas con las cuales tendrán muchos hijos. Los hijos nacerán libres pero sus madres seguirán siendo esclavas, debido a que todo hijo nace con la condición de su padre. Así es cómo un hijo puede ser amo de su madre.
Otra interpretación es que la compra y venta de esclavos se extenderá tanto que una esclava pagará su libertad y luego, con el correr del tiempo, comprará a una esclava sin saber que ella es su madre. 31

2- "...los descalzos y desamparados pastores de ovejas competirán en la construcción de altos edificios..." El significado es que los más pobres se convertirán en líderes, tendrán mucho dinero, y entonces construirán altos edificios y suntuosas residencias.

Anas  relató que el Profeta  vio una cúpula elevada, entonces dijo: "¿De quién es esa casa?" y sus compañeros le dijeron: Pertenece a un hombre de los Ansár. Posteriormente el hombre vino y saludó al Profeta , pero éste se apartó de él. Esto ocurrió tantas veces que el mismo hombre terminó demoliendo la cúpula de su casa." 32

No está permitido en el Islam construir edificios altos por ostentación, ni siquiera para las mezquitas. El Profeta  dijo: "El Día del Juicio no llegará hasta que la gente construya las mezquitas para jactarse de ello". 33

1Muslim (8), Ahmad 8/27, Abú Dáúd (4695).
2 Al Bujári (10) (6484), Muslim (40), Ahmad 21163.
3 Al Bujári (12) (28) (6236), Muslim (1013], Ahmad 2/169.
4 Al Hakim 1121.
5 At Tirmidhi (2859), Ahmad 41182 y 183.
6 Al Bujári (523), Muslim (17).
7 Al Bujári (9), Muslim (35).
8 Al Bujári (2475) (5578) (6772), Muslim (57).
9 Ahmad 4/114.
10 Ahmad 3/ 143.
11 Ahmad 2/368, Abu Dáúd (3201), At Tirmidhi (1024).
12 Ibn Mdyah (87).
13 Ahmad 5/3 y 4, An Nasá'i 5/4.
14 Al Bujári (11), Muslim (42).
15 Muslim (2564).
16 Muslim (34).
17 Ahmad 3/103, Al Bujári (16) (21) (6041), Muslim (43).
18 Al Bujári (15), Muslim (44).
19 Ahmad 4111 y 12.
20 Ahmad 1118 y 26, At Tirmidhi (2166).
21 AL Tirmidhi (2612), Ahmad 6/47 y 99.
22 AL Tabaráni 1/60.
23 AL Hákim 4/167.
24 At Tabaráni (3367), Al Baihaqi (10591).
25 Al Tabarani (7897).
26 At Tabaráni (7935).
27 Ahmad 3/176, Al Bujári (405), Muslim (551).
28 Abu Nu'aím 2/229.
29 Al Baihaqi (709).
30 Al Bujári (1039) (4627), Ahmad 2/24.
31 Nota del revisor: Otra interpretación, y de connotación moderna es el trato despectivo que las hijas darán a sus madres, y que se encuentra ampliamente difundido, ya que numerosísimas hijas tratan a sus madres como sirvientas o esclavas (M. Isa García)
32 Abu Dáud (7121), Ahmad 2/530.
33 Ibn Mayah (739).
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí