Di: ¡Creo En Allah! Luego Compórtate Correctamente

 
Sufián Ibn 'Abdullah relató: Le dije al Profeta : ¡Oh, Mensajero de Allah! Dame un consejo que me baste para que no tenga que pedir ningún otro a nadie más después de ti. Dijo : "Di: ¡Creo en Allah! Luego compórtate correctamente".[1]
 
Este consejo que el Profeta le dio a Sufián: proviene del Sagrado Corán, pues Allah dice: (Por cierto que quienes dicen: Nuestro Señor es Allah y obran correctamente, descienden sobre ellos los Ángeles [en la agonía de la muerte y les dicen:] No temáis [a la muerte y a lo que vendrá después de ella] ni os apenéis [por la separación con vuestros familiares], sino alegraos con el Paraíso que se os prometió [como recompensa].) (41:30) (Quienes digan: ¡Nuestro Señor es Allah! y luego obren rectamente, no temerán [ningún mal en el futuro] ni se entristecerán.) (46: 13)

Obrar con rectitud implica seguir cabalmente la religión del Islam, creer en la unicidad de Allah , adorarlo sin atribuirle copartícipes y obedecer Sus órdenes.

Algunos sabios opinan que esta aleya se refiere sólo a la rectitud en la fe, y ello significa creer firmemente en la unicidad divina y todo lo que ella implica. Quien cree en la unicidad divina de Allah entiende que Él es el único que debe ser adorado, glorificado, temido, amado e invocado.

Todo acto de desobediencia enturbia la fe en la unicidad divina, pues los pecados son cometidos por seguir las propias pasiones y responder a los susurros de Satanás. Allah dice: (¿Acaso no reparas [¡Oh, Muhammad!] en aquel que sigue sus pasiones como si fueran una divinidad? Allah ya había decretado que se extraviaría, y por ello selló sus oídos y su corazón, y puso un velo sobre sus ojos [y no pudo oír, ver ni comprender la Verdad]. Nadie podrá guiarle después que Allah lo extravió ¿Acaso no recapacitáis?) (45:23)

"Di: ¡Creo en Allah!... " La orden de manifestar la creencia en Allah es debido a que la fe implica obrar correctamente, y la mejor acción del hombre es proclamar su fe en Allah. Allah dice: (Mantente firme [¡Oh, Muhammad! en el sendero recto] como se te ha ordenado, y que también lo hagan quienes se arrepientan [de su incredulidad y te sigan], y no seáis transgresores; y sabed que Él bien ve cuanto hacéis.) (11: 112) (Por esto [¡Oh, Muhammad!], exhorta [a aceptar el Islam] y obra rectamente como te fue ordenado, y no sigas sus deseos [de abandonar la difusión]... ) (42: 15) (Diles [¡Oh, Muhammad!]: Ciertamente, yo soy un hombre como vosotros, me fue revelado que vuestra divinidad es una sola [Allah]. Seguid el camino recto que Él ha establecido, e implorad Su perdón...) (41:6)

Cuando Allah dice: (Seguid el camino recto que Él ha establecido, e implorad Su perdón ...) está señalando que el hombre, aunque se esfuerce por seguir el camino recto, siempre cometerá errores. Por ello, Allah deja abierta la puerta del arrepentimiento para que Sus siervos cada vez que cometan una falta Le pidan perdón con la inten­ción sincera de no incurrir en ella otra vez y retornar al camino recto.

Cuando el conocimiento, temor, amor y glorificación de Allah se encuentran arraigados en el corazón de la persona, todo su cuerpo se somete a Su obediencia. La comparación del corazón con el resto del cuerpo es como la de un rey y sus soldados, si el rey es recto los soldados seguirán su ejemplo.

Lo más importante después de la firmeza del corazón es la rectitud de la lengua, pues ella expresa lo que siente el corazón. Anas narró que el Profeta dijo: "La fe de una persona no se afianzará hasta que su corazón no se encamine, y su corazón no se encaminará hasta que su lengua no sea usada correctamente".

Abú Sa'íd Al Judri narró que el Mensajero de Allah dijo: "A la mañana todos los miembros del cuerpo le reprochan a la lengua diciéndole: Teme a Allah, pues nuestra conducta depende de la tuya. Si tú eres recta nosotros lo seremos, y si te desvías también nos desviaremos".[2]


[1] Muslim (38), Ahmad 3/413
[2] At Tirmidhi (2407).
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí