La Verdadera Musulmana Comienza Con La Vecina Cuya Casa Está Más Cercana A La Suya

La fiel musulmana no olvida el preciso sistema que el Islam estableció cuando prescribió el buen trato a las vecinas. El Islam dijo a la musulmana que diera prioridad a quien estuviera más cerca de su casa, luego a quien estuviera más cerca de nuestro vecino más próximo y así sucesivamente. Esto tiene en cuenta la cercanía de las vecinas cuyos hogares estén cerca el uno al otro.

Â'ishah  dijo: "¡Mensajero de Allah! Tengo dos vecinas ¿A cuál de ellas debo enviar un regalo?" Él contestó: "A aquella cuya puerta esté más próxima a la tuya".[1]

   Este sistema de prioridades en el buen trato de las vecinas no significa que la musulmana deba ignorar a las vecinas más alejadas de su hogar. Todos las personas alrededor de su hogar están consideradas como sus vecinas, y por lo tanto, gozan los mismos derechos de una vecina. Este sistema es simplemente una cuestión de organización, por medio del cual el Profeta  alentó al cuidado del vecino más cercano, porque él o ella es con quien tenemos más contacto cotidiano e interacción.


[1] Relatado por Al Bujâri en Al Adab Al Mufrad, 1/198, Bâb tahdî ilâ aqrabihim bâban.

Se encuentra usted aquí