Islam Para Niños – Segunda Parte - 2) Cómo Lavarse Para La Oración

Un día Laila preguntó a su madre: -“¿Cómo aprendió la gente la forma en que debían rezar?”-

Su madre le contestó: -“El Profeta Muhammad les enseñó”-. –“A mi también me gustaría rezar”-, dijo Laila, -“¿podrías enseñarme?”-

-“Por supuesto que sí”-, dijo su madre, -“te enseñaré y te contaré también cómo el Profeta Muhammad se lo enseñó a la gente. Muy pronto sabrás cómo se hace. Todos los musulmanes rezan de la misma forma, tal como lo hacía el Profeta, para que puedan rezar juntos al mismo tiempo. Si no fuera así, cada uno estaría haciéndolo de una manera distinta. Decimos la oración en árabe para que todos digamos lo mismo y no que cada uno diga algo distinto. Nosotros queremos poder rezar juntos, pero si uno dice la oración en árabe, otro en español y otro en inglés, entonces sería imposible. Por esto, decimos las oraciones en árabe, tal como el Profeta Muhammad nos ha enseñado-.

-“El Profeta Muhammad ha dicho que debemos lavarnos para así estar limpios antes de hacer la oración”-, siguió diciendo la madre de Laila. --Es como si al lavarnos con agua clara y limpia estuviéramos también limpiando nuestros pensamientos. No es bueno rezar estando sucios”-, -“Ahora os voy a enseñar a lavaros-“, dijo la madre. –“En primer lugar, nos lavamos las manos con agua, luego nos enjuagamos la boca y la nariz, y nos lavamos la cara. Después, nos lavamos los brazos, primero el derecho y luego el izquierdo, empezando desde los codos. Una vez hecho esto, nos mojamos la cabeza pasando simplemente las manos mojadas sobre el pelo. Y por último, nos lavamos los pies, empezando por el derecho y luego el izquierdo. Ahora ya estamos limpios y listos para hacer la oración"-.

-“Realmente, esto es muy fácil”-, dijo Laila. –“Primero me lavo las manos, luego me enjuago la boca y la nariz, después de eso, me lavo la cara y luego...-“Laila se paró. Ya no se acordaba de qué venía después.

Parecía disgustada, pero su madre sonrió y le dijo: -“No te preocupes, casi lo sabes ya todo. Después de la cara vienen los brazos y ¿sabes cuál te tienes que lavar primero?-

-“Sí lo se”-, dijo Laila, -“primero el derecho y después el izquierdo, empezando desde los codos, y luego con las manos mojadas las paso por encima del pelo. Y, por último, me lavo los pies, primero el derecho y luego el izquierdo, y entonces ya estoy limpia”-.

-“¿Cuáles son las palabras de la oración?”-, preguntó Laila.

-“Todavía no las he aprendido"-.

-“No aún no”-, dijo su madre, -“pero lavarse es primero y es muy importante. Creo que ya es bastante por hoy. Mañana os mostraré como el Profeta nos enseñó la oración-“.

 
 

Se encuentra usted aquí