Allah Escribió El Destino De Sus Siervos Cincuenta Mil Años Antes De Crear Los Cielos Y La Tierra

 
'Abdullah Ibn Mas'ud  narró que el Mensajero de Allah dijo: "Cuando os gestáis en el vientre materno, primero sois un huevo por cuarenta días, luego un embrión por un período de tiempo similar y finalmente os convertís es un conjunto de tejidos en proceso de diferenciación, también por un período similar. Luego de ello, Allah envía un ángel para que sople en vosotros el espíritu y al que le ordena escribir cuatro asuntos que Él decreta para vosotros: Vuestro sustento, vuestros actos, el plazo de vuestra vida y si seréis desdichados [destinados al Infierno] o felices [destinados al Paraíso]. Juro por Quien es el único que tiene derecho a ser adorado que podréis obrar como lo hace la gente del Paraíso hasta que no haya más que un brazo de distancia entre vosotros y él, pero si fue escrito que moraréis en el Infierno, ese decreto prevalecerá haciéndoos obrar en ese momento como lo hace la gente del Infierno y entonces ingresaréis en él. Y podréis obrar como lo hace la gente del Infierno hasta que no haya más que un brazo de distancia entre vosotros y él, pero si fue escrito que moraréis en el Paraíso, ese decreto prevalecerá haciéndoos obrar en ese momento como lo hace la gente del Paraíso y entonces ingresaréis en él". 1
 

Este hadiz menciona las distintas etapas que atraviesa el óvulo desde su fecundación hasta los primeros ciento veinte días, cuando el ángel sopla el espíritu en él y escribe lo que Allah  decreta para su vida.

Allah  menciona en muchos pasajes del Corán las distintas etapas de la gestación: (¡Oh, hombres! Si tenéis dudas de que tenemos poder para resucitaras, sabed que Nosotros hemos creado [a Adán] de barro, luego [a toda su descendencia] de simple esperma que luego se transforma en un embrión, luego en una masa de tejidos, algunos ya formados y otros por formarse; ello es una evidencia [de Nuestro poder y sabiduría]; y preservamos en los úteros maternos a aquellos que decretamos que completen su gestación...) (22:5) (He aquí que creamos al hombre [Adán] de barro. Luego hicimos que se reprodujese por medio de la fecundación, y preservamos el óvulo fecundado dentro de una cavidad segura [el útero]. Transformamos el óvulo fecundado en un embrión, luego en una masa de tejidos, luego de esa masa de tejidos creamos sus huesos a los que revestimos de carne, finalmente soplamos en el feto su espíritu. ¡Bendito sea Allah, el mejor de los creadores! (23:12-14)

Hudhaifah lbn Usaid  narró que el Profeta  dijo: "Cuando el huevo pasa las cuarenta y dos noches, Allah envía un ángel para que le dé forma, cree su oído, vista, piel, carne y huesos. Luego de ello, el ángel pregunta: ¡Oh, Señor! ¿Será hombre o mujer? Entonces Allah decide lo que quiere que sea y el ángel lo registra. Después vuelve a preguntar: ¡Oh, Señor! ¿Cuánto tiempo vivirá? Y Allah decide lo que quiere que sea y el ángel lo registra. Y otra vez pregunta: ¡Oh, Señor! ¿Cuál será su sustento? Y Allah decide lo que quiere que sea y el ángel lo registra. Finalmente el ángel sale llevando en su mano el registro donde escribió todo lo que Allah decretó, sin agregar ni quitar nada". 2

Este hadiz indica que al principio de la segunda etapa ya se empiezan a formar los oídos, la vista, la piel, la carne y los huesos del feto.

Especialistas en el campo de la medicina dicen que el huevo se desplaza desde la trompa a la cavidad uterina, este proceso se denomina migración y dura aproximadamente siete días. Luego de llegar a la cavidad uterina, donde se nutre de las secreciones endometriales, comienza el proceso de nidación. En esta etapa empieza a formarse el embrión y después se originan las diversas estructuras del nuevo ser, y así comienza a esbozarse sus extremidades.

También dicen que el período mínimo para que se forme el varón es de treinta días, y el promedio de tiempo para la hembra es de treinta y cinco días, pudiendo llegar a los cuarenta y cinco. Ellos afirman que no encontraron en los abortos ningún feto de sexo masculino que esté completamente formado antes de los treinta días, y ninguno de sexo femenino que se haya formado en menos de cuarenta días. Esto confirma el hadiz narrado por Hudhaifah Ibn Usaid anteriormente mencionado que señala que el feto empieza a formarse en la segunda etapa.

Existen otras versiones del hadiz narrado por Ibn Mas'úd que mencionan que el ángel primero escribe lo que Allah  decreta y luego sopla el espíritu. En la versión registrada por Al Bujári dice:

"Entonces un ángel es enviado para escribir cuatro asuntos y luego soplar en él el espíritu". Y según otra versión registrada por Al Baihaqi dice:
"Luego un ángel es enviado para soplar en él el espíritu y escribir los cuatro asuntos que Allah decreta en ese momento". 3

Zaid Ibn 'Ali relató: "Cuando el feto completa los cuatro meses, un ángel es enviado para soplarle el espíritu". 4

El Imám Ahmad opina que si el feto muere después de haber completado los cuatro meses, se le debe realizar la oración fúnebre debido a que ya era un ser con espíritu.

Algunos especialistas en medicina dicen que si el feto se forma en treinta y cinco días, se moverá a los setenta días y nacerá a los doscientos diez, los cuales son siete meses, pero puede tardar o adelantarse unos días más o unos días menos, tanto en su formación como en su nacimiento. Y si se forma dentro de los cuarenta y cinco días, se moverá a los noventa días y nacerá a los doscientos setenta, es decir nueve meses. Y Allah  sabe más.

Según algunas narraciones registradas de varios compañeros del Profeta , el ángel escribe el decreto de Allah  en la segunda etapa. 'Abdullah Ibn 'Amr Ibn Al 'Ás narró que el Profeta  dijo:

"Cuando el huevo pasa cuarenta días en el vientre, un ángel asciende hacia el Clemente y Le ruega: ¡Oh, Creador! ¡Crea una nueva vida! Entonces Allah decreta lo que quiere, y luego el ángel pregunta: ¡Oh, Señor! ¿Abortará o cumplirá todo el período de gestación? Y Allah le responde. Otra vez el ángel pregunta: ¿Cuál será su período de vida? Y Allah le responde. Finalmente Le pregunta: ¿Es uno solo o son gemelos? ¿Es de sexo masculino o femenino? ¿Será desdichado o feliz? Cuando todas estas preguntas son contestadas, el ángel ruega: ¡Oh, Señor! ¡Desígnale su sustento! Y Allah decreta su provisión. Entonces el ángel toma los designios divinos y desciende con ellos. Juro por Quien tiene mi alma en Sus manos que nadie podrá alcanzar en este mundo más de lo que ya esté destinado para él". 5

Ha sido transmitido que el ángel escribe entre los ojos del feto lo que Allah  decreta para él. Ibn 'Umar  narró que el Profeta  dijo: "Cuando Allah crea a una persona, el ángel encargado de los vientres maternos le pregunta si será hombre o mujer y si será desdichado o feliz. Entonces Allah decreta todo, y el ángel escribe entre los dos ojos del feto el designio divino, incluso las desgracias que sufrirá". 6

También se registra que el ángel escribe las cualidades de la persona. 'Á'isha  narró que el Profeta  dijo: "Cuando Allah quiere crear a una persona envía a un ángel que entra en el vientre y Le pregunta si será hombre o mujer, desdichado o feliz. También Le pregunta cuánto tiempo vivirá, cómo será su físico y su personalidad. Todo es decretado, y el ángel lo registra mientras el nuevo ser se está gestando en el vientre materno". 7

Lo que registra el ángel cuando el feto está en el vientre de su madre no se refiere al destino ya escrito antes de la creación y que se menciona en el Corán: (No os sucede ninguna desgracia en la tierra ni a vosotros mismos sin que esté registrada en un libro [el Libro del Decreto] antes de que la hayamos causado...) (57:22)

'Abdullah Ibn 'Amr  narró que el Profeta  dijo:

"Allah escribió el destino de Sus siervos cincuenta mil años antes de crear los cielos y la Tierra". 8

'Ubádah Ibn As Sámit  narró que el Profeta  dijo: "Lo primero que Allah creó fue el cálamo, y luego le ordenó escribir todo lo que sucedería hasta el Día del Juicio" 9

'Ali Ibn Abú Tálib  narró que el Profeta  dijo:

"Para cada ser Allah ha creado un lugar en el Paraíso o en el Infierno. Está escrito en el Libro del Destino si será desdichado o feliz en la otra vida", Entonces un hombre dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! Ya que está todo escrito, ¿podemos dejar de lado las acciones? Pero él le respondió: "Debéis obrar igual [pues nadie conoce su destino], y por cierto que cada uno de vosotros realizará las obras que lo conduzcan hacia lo que le ha sido decretado. Aquellos destinados a bienaventuranza realizarán las obras que lo hagan merecedor del Paraíso, y aquellos destinados a la desdicha realizarán las obras que lo hagan merecedor del Infierno". Luego recitó: (A quien cumpla con lo que Allah ha prescripto y se aparte de lo que Él ha vedado, y crea en lo más sublime [que no hay nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Allah], le allanaremos el camino del bien. Ya quien sea avaro y crea que puede prescindir [de Allah], y desmienta lo más sublime, no le impediremos transitar el camino del mal y no le beneficiarán sus bienes cuando muera.) (92:5-11) 10

'Imrán Ibn Husain  relató que un hombre dijo: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Ya está escrito quiénes serán los moradores del Paraíso y quienes los del Infierno? Él respondió: "¡Sí!" Y el hombre preguntó: ¿Entonces por qué las personas realizan las acciones? A lo que el Profeta  respondió: "Porque cada uno de vosotros realiza las obras que lo conducen hacia lo que le ha sido decretado". 11
"Juro por Quien es el único que tiene derecho a ser adorado que podréis obrar como lo hace la gente del Paraíso hasta que no haya más que un brazo de distancia entre vosotros y él, pero si fue escrito que moraréis en el Infierno, ese decreto prevalecerá haciéndoos obrar en ese momento como lo hace la gente del Infierno y entonces ingresaréis en él. Y podréis obrar como lo hace la gente del Infierno hasta que no haya más que un brazo de distancia entre vosotros y él, pero si fue escrito que moraréis en el Paraíso, ese decreto prevalecerá haciéndoos obrar en ese momento como lo hace la gente del Paraíso y entonces ingresaréis en él."

Sahl Ibn Sa'd  narró que el Profeta  dijo: "Las acciones más importantes son las últimas". 12

Abu Hurairah  narró que el Profeta  dijo: "Por cierto que una persona puede realizar durante mucho tiempo las acciones de la gente del Paraíso, pero finaliza su vida actuando como la gente del Infierno, o puede realizar durante mucho tiempo las acciones de la gente del Infierno, pero finaliza su vida actuando como la gente del Paraíso". 13

Ái'sha  narró que el Profeta  dijo: "Una persona puede realizar las acciones de la gente del Paraíso, pero si está escrito en el Libro del Destino que pertenecerá a la gente del Infierno, entonces antes de morir cambiará y actuará como la gente del Infierno, y terminará ingresando en él, o puede realizar las acciones de la gente del Infierno, pero si está escrito en el Libro del Destino que pertenecerá a la gente del Paraíso, entonces antes de morir cambiará y actuará como la gente del Paraíso, y terminará ingresando en él". 14

Uno de los compañeros del Profeta lloró antes de morir, cuando estaba agonizando, y al ser preguntado por el motivo, dijo: Escuché al Profeta  decir: "Allah tomó a las personas en dos puños y dijo: ¡Éstos morarán en el Paraíso y éstos otros irán al Infierno!" Y yo no sé en cuál de los dos grupos me encuentro”. 15

El Profeta  solía rogar frecuentemente: "¡Oh, Señor mío! Tú que tienes el poder de cambiar los corazones, afirma el mío en Tu religión". Los compañeros le dijeron: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Acaso temes por nosotros a pesar de que creemos en ti? y él respondió: "¡Sí, pues los corazones están entre dos de los dedos de Allah y Él los puede cambiar cuando Le plazca!" 16

Umm Salamah  relató: El Profeta  solía rogar lo siguiente: "¡Oh, Señor mío! Tú que tienes el poder de cambiar los corazones, afirma el mío en Tu religión". Un día le pregunté: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Acaso los corazones cambian? Y él respondió: "¡Sí! El corazón de cada persona está entre dos de los dedos de Allah, y Él los puede mantener firmes en la fe o extraviarlos cuando quiera. Por eso debemos pedirle a Allah, nuestro Señor, que no permita que nuestros corazones se desvíen del camino recto luego de habernos guiado, y que se apiade de nosotros, pues ciertamente Él es el Dadivoso". Luego dije: ¡Oh, Mensajero de Allah! ¿Podrías enseñarme alguna súplica? Y él dijo: "¡Sí! Di: ¡Oh, Señor del Profeta Muhammad! Perdona mis pecados, haz que no sienta ira en mi corazón y protégeme, mientras viva, de los desvíos y las sediciones". 17

1 Al Bujári (3208) (3332) (6594), Muslim (2643).
2 Muslim (2645).
3 Al Baihaqi 7/461.
4 Ibn Kazír 5/461.
5 AL LáLaká'i (1236).
6 AL Bazzár (2149), Abú Ia'La (5775).
7 Al Bazzar (2151).
8 Muslim (2653), Ahmad 2/169, At Tirmidhi (2156).
9 Ahmad 5/317, Abu Daud (4700), At Tirmidhi (2155).
10 Al Bujári (1362), Muslim (2647).
11 Al Bujari (6596), Muslim (2649).
12 Al Bujári (6493) (6607).
13 Muslim (2651).
14 Ahmad 6/107 Y 108, Abu Ia'la (4668).
15 Ahmad 4/ 176 y 177.
16 Ahmad 3/112 Y 257, At Tirmidhi (2140).
17 Ahmad 6/302.
Ibn Rayab Al Hanbali
Traducción: Sirhan Ali Sanchez

Se encuentra usted aquí