CAPITULO VIII

La  teoría de la 'Ilusión Religiosa'



Ya que los problemas en la teoría de la ''Ilusión religiosa" coinciden perfectamente con los presentados por la "teoría subconsciente" deberemos tratar ambas teorías juntas.

    Ambas teorías asumen que el Corán había emanado del conocimiento, imaginación, experiencias y medio ambiente de Muhammad, a pesar de que él mismo no estaba conciente de ello. La dificultad que se antepone a la aceptación de estas teorías consiste en el hecho de que hay numerosos pasajes del Corán que no pueden haber emanado de su conciencia o su inconsciente. citaremos ejemplos que tienen que ver con eventos históricos, eventos futuros y algunas consideraciones sicológicas.

    Un ejemplo es el capítulo 18 del Corán, que fue revelado a manera de respuesta a las tres preguntas que los idólatras de La Mecca, en consulta con la Gente del Libro (Judíos y cristianos), habían hecho al santo profeta para probado; estas fueron :

1.  ¿Quiénes fueron "Los durmientes de la caverna" ?

2.  ¿Cuál es la historia real del Aljidr?

3.  ¿Qué es lo que sabes acerca de Dhul Carnáin?

    Siendo que estas tres preguntas concernían a la historia de los judíos y los cristianos, y eran desconocidas en el Hiyaz ( Mecca, Medina y Jeddah), fueron seleccionadas para comprobar sí es que el santo profeta poseía una fuente de conocimiento de las cosas invisibles y ocultas.76

Cuando las tres preguntas le fueron hechas dijo: "Mañana os diré", pero no dijo : "Sí Dios quiere". Cuando los incrédulos vinieron por las respuestas él tuvo que posponerlas (T. Porque no se le habían revelado); y asi pasó día tras día hasta que pasaron 15 noches y él aún no recibía revelación alguna ... La gente de Mecca se burlaba de él y se encontraba sufriendo por lo que le decían y grandemente entristecido por no haber recibido la ayuda que esperaba. Fué entonces que el Arcángel Gabriel le trajo una revelación reprochándole por su desespero a causa de lo que su gente le decía y, diciéndole las respuestas a sus Preguntas, la larga espera que soportó fué explicada en las siguientes palabras:

Y no digas respecto a algo: Lo haré mañana, a menos añadas: si Allah quiere.77

Discutiendo la importancia de esta larga espera Martin Lings dice:

    "pero el retraso de esta revelación, a pesar de ser doloroso para el profeta y sus seguidores, fué en realidad un aumento de su fuerza.
    Sus peores enemigos rechazaron sacar conclusiones de ello. pero para aquellos Curaishíes que se encontraban en duda fué una poderosa corroboración de su anuncio de que la revelación le venía del cielo; y de que él no tenía parte en ella ni control sobre la misma.  ¿Era concebible que, habiendo "inventado" las primeras revelaciones, Muhammad tardase tanto en "inventar" estas últimas, especialmente cuando tanto parecía estar en juego?
"78

    Es digno de considerarse aquí que Muhammad fué preguntado acerca de eventos específicos. Es díficil de entender cómo ''ilusiones religiosas" podrían haberle ayudado a dar las respuestas correctas que silenciaron completamente a sus detractores. Lo que es aún más impactante es que, mientras relata la duración del sueño de los durmientes en la caverna, el Corán dice:


Habían estado en su caverna  trescientos años y nueve  más.79

    Las palabras usadas en la aleya son bastante significativas. el verso no dice "trescientos nueve años" sino que utiliza la aparentemente extraña fraseología de "Trescientos años y nueve más". ¿Por qué "Y nueve más"?. Esto es porque su estadía fué de 300 años si uno cuenta en el calendario solar; y 309 años en el calendario lunar. el año lunar es 11 días más corto, ahora; 11 días por 300 años dividido entre 365 da 9 años. El argumento de que tales sorprendentemente precisos cálculos brotaron del "subconsciente", ó de que son "meras alucinaciones" no parece ser una  explicación satisfactoria.

    Otro ejemplo puede ser encontrado en el capítulo 89 del Corán, que tiene un verso (T. Aleya) que menciona una antigua ciudad llamada Iram:

¿No reparaste,  ¡Oh Apóstol !, en como tu Señor procedió con los adíes, de Iram, de sólidos pilares. Que no fue creada otra igual en toda la tierra?80

    Aparte de esta mención coránica, no había ningún registro histórico acerca de esta ciudad; el nombre mismo era oscuro, aún en el tiempo del profeta; esto condujo a un sinnúmero de explicaciones acerca de su posible posición geográfica. Algunos comentaristas del Corán llegaron incluso a sugerir que "Iram" era probablemente el nombre de un héroe epónimo (T. Personaje que da nombre a una ciudad) de los adíes81.

Los hallazgos de la investigación publicada por la revista oficial de la "Sociedad Geográfica Nacional" americana en diciembre de 1978 han demostrado definitivamente que Iram era una ciudad. En 1975 el Doctor Paolo Mathiae de la Universidad de Roma, director de la Misión Arqueológica Italiana en Siria, encontró un tesoro arqueológico. En las ruinas de un palacio, aparentemente construido en el siglo XXIII antes de Cristo, descubrió el más grande archivo del tercer milenio AC ya desenterrado. Más de 15.000 tablas cuneiformes fueron descubiertas. Entre los valiosos detalles revelados por las tablas estaba el hecho de que Ebla solía tener relaciones comerciales con Iram:

"También está incluida Iram una oscura ciudad a la que hace referencia la sura 89 del Corán."82

    ¡Es inconcebible que el subconsciente o las ilusiones religiosas puedan haber sido la guía que ayudó a Muhammad a describir tan detalladamente en el Corán las características físicas y el nivel arquitectónico de gentes que vivieron en una ciudad antigua que fue destruida 3.000 años antes de que este naciera!

    Más aún, el Corán mismo afirma en varios puntos que ni Muhammad ni su gente sabían acerca de alguna de esas historias antes de la revelación:

Esto forma parte de las historias referentes a lo oculto que nosotros te revelamos. No las Conocías antes tú, ni tampoco tu  pueblo. ¡Ten paciencia, pues!  ¡El final es para los que temen a Allah!83

    Es significativo que nadie se haya detenido para decir "Tu estás tremendamente equivocado ¡Oh Muhammad! Yo soy un árabe como tú y ya sabía acerca de estas historias aún antes de esta revelación".

    También parecería que Muhammad estaba tomando un riesgo innecesario y suicida al recitar el verso anterior. Aún asumiendo que él conocía estas historias con anterioridad y que estaba simplemente fingiendo ignorancia; en ese caso, él no sería el único en conocerlas. ¿Cómo podía él estar tan intrépidamente seguro de la ignorancia de los demás? Y aunque lo relatado de las historias fuera verdad; sus enemigos podían haber aprovechado fácilmente la situación para desmentirle; ya que la anterior declaración (Los versos citados recientemente) vino después de que él les recitó la historia. ¡ Y a pesar de eso nadie aprovechó la oportunidad ! . El subconsciente, según el "Longman Dictionary of Contemporary English", es:

    "El nivel oculto de la mente y los pensamientos que ocurren en ella, que van más allá del conocimiento consciente"

    La declaración coránica anterior es conciente, intrépida y precisa. ¿Cómo pudo Muhammad saber con tanta precisión y de antemano que, aunque hiciera tan intrépida declaración, nadie, incluyendo sus enemigos, podría pensar alguna vez en usarla contra él?

    Una segunda dificultad en esta teoría es el hecho de que el Corán contiene declaraciones específicas sobre eventos futuros, todos los cuales se cumplieron. Esto debilita aún más la idea de que el Corán es el producto de los conocimientos de Muhammad. A manera de ejemplo tenemos lo siguiente. :

    En el capítulo treinta del Corán, versos del uno al siete (1-7)(Revelados en el año 613 DC) se anuncia claramente que el Imperio Romano de Oriente fué derrotado, por los persas, y que sería victorioso en unos pocos años. La palabra árabe utilizada para describir "unos pocos años" es: " BIDH'I", que significa :'Entre tres y nueve años,(3-9). Y así sucedió; siete años después de esta profecía, los romanos derrotaron a los persas. Lo que es igualmente importante es que la profecía también dice: "En aquel día los creyentes también serán victoriosos" ; y simultáneamente los musulmanes celebraban su victoria sobre Curaísh en la batalla de Badr; como lo dice Hingora:

    "Cabalmente, esta profecía se cumplió al pie de la letra cuando Heraclio, derrotó a los persas en la decisiva batalla de Issos en el año 622 d.c. y los romanos entraban victoriosamente en el corazón de Persia el año 624 d. c.. Exactamente en el mismo año los musulmanes obtuvieron la victoria sobre los paganos de Meca en Badr y los creyentes "se regocijaron aquel día", tal y como fué profetizado en el Corán."84

    Otro ejemplo aparece en el capítulo 111, versos del uno a cuatro, Donde el Corán declara explícitamente que Abu Lahab , tío del profeta, moriría como un incrédulo. En lo concerniente a Abu Lahab, Thomas Patrick Hughes dice:

    "El era uno de los más acérrimos enemigos del profeta y se opuso a la difusión del Islam con todo su poder ... cuando Muhammad recibió la orden de amonestar a sus familiares, los reunió a todos y les dijo que él era un advertidor enviado a ellos antes de un castigo severo. Abu Lahab rechazó su misión Y clamó: ¡Que perezcas! ¿Nos has reunido a todos para esto? y tomó una piedra para arrojársela; fué entonces que la sexta sura del Corán fué revelada."85

    Abu Lahab murió siendo incrédulo once años después de aquella revelación coránica. Tomando en cuenta que él era el peor enemigo de Muhammad, la lógica y la experiencia nos sugieren que suponiendo que Muhammad fuese el autor - fué poco inteligente hacer tal declaración; porque Abu Lahab podría haber desmentido al Corán pretendiendo creer en él. ¿Por qué desperdició Abu Lahab esta dorada oportunidad? ¿Qué dejó a Muhammad tan seguro de que, aún en once años, Abu Lahab no aprovecharía esta tentadora oportunidad? . De ninguna manera la experiencia incluye el conocimiento del futuro.

    También hay consideraciones sicológicas que debilitan ( T. Aún más ) la teoría del subconsciente, es tendencia del subconsciente suprimir ó atribuir a otros ciertos sentimientos incriminantez ó inaceptables. Si el Corán fuese el producto del subconsciente no hubiera contenido censura y reproches contra Muhammad mismo. Los primeros diez versos del capítulo 80 del Corán, por ejemplo, reprochan al profeta su actitud para con lbn Umm Maktum. Describiendo el incidente, Sayyed Outub dice:

    "El profeta - La Paz y Bendiciones de Allah sean con él - estaba ocupado con unos dignatarios de la tribu de Curaish, explicándoles el mensaje del Islam, cuando Ibn Umm Maktum, un ciego  pobre, lo interrumpió. Sin darse cuenta que el profeta estaba ocupado con esas personas, el ciego le pidió repetidas veces que le enseñe algunos versos del Corán. El profeta - La Paz y Bendiciones de Allah sean con el - no estuvo complacido por esta interrupción; frunció el ceño  y dió la espalda a lbn Umm Maktum.  esta sura se inicia  criticando el comportamiento del profeta en aquel incidente.86"

    En el capítulo ocho, versos 67 y 68, el Corán también reprocha al profeta por la decisión tomada con respecto a los setenta prisioneros
de guerra capturados después de la batalla de Badr87. Estos no son los únicos ejemplos. Es inconcebible que tales reproches sean el producto del propio subconsciente de Muhammad.

    Otros aspectos sicológicos muy difíciles de explicar incluyen el hecho de que, normalmente, cuando la persona se disgusta, le toma algún tiempo calmarse. A pesar de esto encontrarnos en el Corán que el reproche y el perdón están en la misma frase. Aparte de las anteriores referencias, otro ejemplo aparece en el capítulo 9, verso 43, donde el reproche está precedido por el perdón:

¡Que Allah te disculpe! Por qué les diste dispensa antes de que se hiciera claro quiénes eran los sinceros y antes de saber quiénes eran los que mentían?

    Nuevamente fueron los hipócritas que, esta vez, difundieron un maligno rumor contra la castidad y la integridad moral de la esposa del profeta, Aisha. El profeta estaba muy consternado por el rumor, pero lo ocultó por un mes sin decir una palabra, eventualmente, la revelación vino y expuso las malvadas intenciones de los hipócritas y absolvió a Aisha.88

    Aquella revelación coránica no podría acabar con la consternación del profeta si él mismo hubiese sido el autor; y si el Corán hubiese sido un producto de su subconsciente no hubiese tardado tanto en llegar.

    Es también significativo que el profeta no haya podido defender la razón de firmar el Tratado de Alhudaibía hasta que su coherencia fuese revelada más tarde89

    Otra dificultad que no podría ser resuelta según la teoría del. subconsciente, es que Muhammad haya hecho muchas otras afirmaciones y que estas no forman parte del Corán. Y, muy significativamente hay mucha diferencia entre estas y las que si forman parte del Corán, es mas; no existe comparación. Mientras que el Corán lanza desafíos a la humanidad para que esta produzca algo parecido a él; los dichos del profeta (T, Los hadices) no lo hacen. A pesar de ser altamente elocuentes, los hadices no son inimitables. Sobre este hecho nos dice A.A.R. Gibbs,  en su libro "Mohammedanism: A Historical Survey" :

    "Un ejemplo más impactante nos lo da su discurso en "La peregrinación de despedida", cuando visitó La Meca por última vez. Pues este tampoco está en el Corán, a pesar de su contenido religioso y la solemnidad de la ocasión, ... cualquiera que sea la explicación, es difícil resistirse a la conclusión de que el término revelación estaba limitado a  aquellas palabras que no eran emitidas concientemente ni controladas por el profeta y que parecieran haber sido puestas en su  boca por un agente externo"90

    Hemos intentado demostrara, por lo menos hasta aquí, que la primera posibilidad lógica formulada en lo concerniente a la autoría del Corán          -Que Muhammad fue, consciente ó inconscientemente, el autor del Corán- es racionalmente insostenible. debemos examinar ahora la posibilidad lógica; en la que Muhammad no sería el autor del Corán, si no simplemente lo copió de otros autores o fuentes.



76- S.A.A. Maududi, "The Meaning of the Qurán" , Nairobi , The Islamic Foundation, 1984, parte 7, p. 4.

77-Martin Lings , ob.cit.,cap. XXVI, p. 77 Los versos coránicos aparecen en la sura 18:23-24 Es de estos versos que los musulmanes aprendieron a decir '' In sha Allah" siempre que prometen algo para el futuro. (T. Que después enseñaron a otros pueblos en la Andalucía musulmana aparecen: ''Oxalá" en portugués y "Ojalá'' en español; ambos significando :"Y quiera Allah... '')

78- Martin Lings, ob.cit., p. 77. Para más detalles acerca de las tres preguntas ver: Martin Lings, ob.cit, pp 77-78.

79-Corán 18:25.

80-Corán 89:6-8.

81-Ver: Abdullah yususf Ali, (Trad.) "The Holy Qurán: Text, Translation and Commentary", Jeddah, Islamic Education Centre, 1946. Notas de pie, Nro. 6114, p. 1732

82-Howard La Fay, "Ebla : Splendor of an Unknown Emipre". National Geographic Magazine, Washington, National Geographic Societv. Dec. 1978. Vol. 154, Nro. 6. pp. 731-759. La cita mencionada está en la p, 737. Los hallazagos confirmaron tamibién la posición tornada por los estudiosos musulmanes de que el épico viaje de Abraham ocurrió cerca del año 2300 AC , a diferencia de la fecha de 1800 AC mantenida por los estudiosos bíblicos. Interrogado acerca de la importancia de las tablas de Ebla, el Dr. Giovanni Pettinato, anterior epigrafista de la Misión Arqueológica Italiana, dijo: "Tengan presente esto : Todos los otros textos de este periodo recuperados hasta hoy no son ni un cuarto de los encontrados en Ebla". p. 735.

83- Corán 11:49.

84- Q.I. Hingora , "The Prophecies of  the Holy  Qurán", Lahore, Sh. Muhammad Ashraf, 1976 . p, 48. Para más detalles, ver la traducción de Abdullah  Yusuf AliÍ del Sagrado Corán al inglés. Apéndice X pp. 1069-1076, Otras profecías incluyen aquellas en 54:45 sobre Badr, las de 44:10- 16 sobre la hambruna, en 68: 15- 16  sobre Walid bin Mughirah siendo golpedo en la boca y vanas otras,

85- Thomas Patrick Hughes, "A Dictionary  of  Islam"  London , W.H, Allen and Co., 1895, p. 8, Otra muestra de enemistad se vió en el caso de la lealtad tribal, que bajo el mando de Abu Tálib protegió al profeta , a pesar del rechazo de la tribu hacía la religión que predicaba. Abu Lahab fué  el único del Clan Háshim (T. El clan del profeta) que se negó y se alió a los cIanes enemigos. También ordenó a sus dos hijos romper con los dos hijos de Muhammad, con las que se habían comprometido antes que Muhammad anuncie la profecía: todo para ejercer sobre él una presión sicologica. Ver la traducción del libro de Sayyid Qutub, "In The Shades of The Qurán", London, MWH Publishers , 1979,  Vol. 3 0 , pp. 344-345.

86-Sayyid Qutub, ob. cit, , (Trad.) Vol. 30,  p. 39.

87-Para un relato más detallado ver: S.A.A. Maududi, ob. cit., The Islamic Foundation, 1982, parte IV, Nota explicatorio 49, pp. 150-15 l.
88-Para detalles adicionales ver el libro de Martin Lings, ob. cit., pp. 240-241. Ver t ambién el C o rán, 48:1-6. (T. O cu alq uie r Biografía completa de Muhammad)
89- para más detalles acerca del acuerdo, ver: Martin Lings,  ob. cit., pp. 252-255

90-H. A. R. Gibbs. "Mohammedanism: A Historical Survey", London, Oxford University Press, 1961, pp 43-44


Atrás Principal Adelante